SAFFIRE – Taming The Hurricane (2022) Review

Cuarto álbum de los suecos SAFFIRE, donde demuestran una vez más su personalidad forjada en el Hard Rock de los años setenta con un amplio abanico de recursos gama RAINBOW y un tono épico que no oculta su admiración por el eterno DIO.

Pero sería poco ortodoxo reducir a estos términos su magnificencia ya que, entre medias, avanzan con una brújula que no les hace perder el norte de sus carismáticas composiciones entre riffs potentes más contemporáneos y una distintiva predilección por unas melodías épicas que en más de una ocasión se fusionan perfectamente con el Rock melódico en unos estribillos de gancho más que asegurado.

Victor Olsson sabe sacarle partido a su aguerrida guitarra en las rítmicas de tal forma que los pasajes más heavies quedan endulzados perfectamente con el dotado y profuso telón de teclados retro que ejecuta Dino Zuzic, tan necesario como creativo, creando entre ambos un balance perfecto para que la contundencia no esté reñida con una comercialidad que le sienta como anillo al dedo a las diez canciones que componen este excepcional Taming The Hurricane. Temas directos con intensidades animosas y que recalan en medios tiempos (Read Between The Lines, Silver Eyes) que hacen brillar las directrices de un estilo que, tan elegantemente drenado, se antoja completamente natural y no como un mero tributo de influencias.

Tras la salida de su batería original, el nuevo integrante tras los parches es Efraim Larsson quien otorga una poderosa pegada y un Groove rejuvenecido a una formación que con Magnuss Carlsson al bajo, desprende un poder poco usual para bandas de este calibre y que dejan bien reflejado en temas enérgicos como Taming The Hurricane, un verdadero himno, así como en Triumph Of The Will que abre el plástico resumiendo perfectamente todo lo que vamos a encontrar en él, o en Mr Justified entre otros y sin desmerecer ni uno solo de ellos, como por ejemplo el exótico Wendigo y la nórdica belleza de Roses (Electrified).

En las labores solistas se abren dos frentes a cada cual más elaborado. Por un lado, la magia de las seis cuerdas de Olsson tanto en los solos más virtuosos como en los que más feeling desprenden, así como en sus trabajados ornamentos que desde van desde el Funk tras la salida del solo de la ya mencionada Triumph Of The Will hasta el Metal más tradicional o el neo clásico menos encorsetado. Por otro lado, la espléndida y hora rabiosa, hora melódica voz de Tobias Jansson quién, flanqueado por unos maravillosos coros de Olsson, Larsson y Zuzic, desata su pasión a la hora de arremeter contra cualquier lienzo que desplieguen los instrumentistas en un soberano ejemplo de complementación anímica.

Para acabar esta más que destacable obra y remarcando que una vez más aciertan en su paso a consolidarse como referentes generacionales de la actualidad, encontramos una hermosa Flight Of A Thousand Wings, cuya sensibilidad envuelta en un manto de misticismo, nos aleja de la realidad para darnos alas y soñar libremente. Este tema está dedicado al amor y la perdida del abuelo del propio Olsson, lo que le añade un plus de nostalgia y que enmudece el albedrío como si de una ceremonia sacra se tratara.

Finalmente, y no por ello menos importante, he de mencionar que los detalles de este disco están más medidos que una dosis de alcohol en Inglaterra, meditados y con un halo de refuerzo altamente enriquecedor, sobresaliendo gracias a la producción del mismo Olsson y la mezcla y masterización con la ayuda del gran Thomas “Plec” Johansson en los estudios Panic Room.

No dejes pasar este Taming The Hurricane porque para regresar al futuro tendrás que rendir cuentas a un pasado en el que dejaste cabos sueltos.

Jesús Alijo Lux

 

Comments are closed.