MANU RENO – NocturnA (2022) Review

Hace unos días recibimos el nuevo disco del bajista de la banda Mescaleros, Manu Reno, titulado “NocturnA que es, ahí es nada, su séptima obra de su proyecto en solitario. Y en este caso, nunca mejor dicho, porque él mismo se encarga de tocar todos los instrumentos, de la composición, grabación y producción. La única colaboración que ha tenido en la elaboración de esta obra ha sido la de “rubbetes”, que se ha encargado del artwork.

El disco ha sido grabado en Rusty Soul Studios durante el año 2021.

Todas las críticas son subjetivas. Intentamos dentro de nuestras posibilidades y conocimientos analizar los discos de la manera más objetiva posible. Pero, a veces, no sabemos muy bien el porqué, un trabajo te gusta sin más explicación que lo que te transmite. Y esto es lo que me ha sucedido con esta obra. Quizá es por el momento que llega a tu vida, tus vivencias, tu estado de ánimo, que justo la sensibilidad del artista conecte con la tuya… no sé, pero te gusta.

No hace falta más que una buena base rítmica de bajo y batería, y los primeros compases de “Eternally”, que es la elegida para abrir, para ofrecernos buena muestra de lo que tenemos entre manos. Un disco de hard rock clásico, que se nos manifiesta sutilmente envuelto en una atmósfera oscura y melancólica.

Tristeza, oscuridad e, incluso, me atrevería a decir, nostalgia, que en los primeros segundos de “Breakable” ya no deja lugar a dudas y se nos transmite de forma evidente, en un medio tiempo lleno de sentimiento.  

Y es que si algo caracteriza esta obra, es precisamente eso, el sentimiento. Esas notas cantadas de forma desgarrada, que te atrapan sin remedio y no te queda más opción de caer rendido. De rendirse ante el reino de la noche y sus misterios, es de lo que trata el tercer tema “Hiding from the sun”, de letra disfrazada de tenue optimismo.

Si me dejo llevar por las notas lloradas de la guitarra que nos acompaña en los primeros minutos de “Disappear”, no puedo evitar emocionarme. Este no es  un disco de fácil escucha y desde luego no gustará a todo el mundo. Es una obra muy personal y como tal, habrá para quien pase desapercibido y, como decía al principio, a otros, como es mi caso, a los que nos evoca ciertos recuerdos y vivencias que nos remueve el alma.

Y si hay un tema que ha logrado esto sobre lo que escribo es “When I’m Gone”. Cuántos de nosotros no habremos hecho un alto para reflexionar sobre el camino recorrido. Esas decisiones de las que nos arrepentimos y aquéllas otras que acertamos. Esos momentos que ojalá pudiéramos volver a vivir. Esas personas a las que echamos de menos. ¿Y qué pasará cuando seamos nosotros los que faltemos? ¿Qué recuerdo dejaremos? Creo que con reconocer que es la canción que más ha sonado en mi reproductor en las últimas dos semanas, está todo dicho. 

A lo largo de una larga noche de insomnio hay tiempo para todo y “Lumina Noctem”, primero de los dos temas instrumentales contenidos en este trabajo, nos da unos minutos para coger aire.

Sobrepasamos el ecuador con “There on the Moon”, tema más potente y enérgico. A veces, sin saber muy el porqué, esa luna que habitualmente nos pasa inadvertida, de repente capta nuestra atención. Se nos revela majestuosa e inalcanzable. Cuántas noches, después de un día difícil, sentimos la necesidad de escapar. Quién pudiera observar desde allí arriba las miserias de aquí abajo. 

La soledad es uno de los sentimientos usuales durante la noche y más cuando te encuentras conduciendo lejos de tu hogar y de los tuyos. “Castaway” transmite esos difíciles momentos durante el largo trayecto, en los que  tu única compañía es una solitaria carretera.

Y como en toda noche, hay lugar para los sueños y las esperanzas. Sueños de libertad  en “The land of the Free”, que contrastan con el difícil día a día de la siempre dura realidad.

Cuando termina el día y entramos en la noche también puede ser una metáfora de la vida. Se termina nuestro tiempo. Se escapa entre nuestras manos. “Time” nos recuerda que más que vivir, lo que hacemos en nuestro a día es sobrevivir. 

Llegamos al final con “Nocturna” (Instrumental), tema que da título al disco y que, tras los minutos rebosantes de sentimientos que acabamos de disfrutar, mediante bonitos arpegios y sonidos ambientales, nos va llevando de la mano hacia un estado de relajación.

A modo de bonus track nos encontramos con “Rusty Soul’s Trilogy”, que es la reinterpretación en formato eléctrico de tres temas de su disco Rusty Souls Release, como son el tema que daba título al mismo, “Rusty Souls Release”, además de “Nothing’s Free” y “Inside my grave”.

Manu Reno vuelve con “NocturnA”, un disco íntimo y muy personal, que encantará a unos y seguramente dejará indiferente a otros. Yo estoy, sin duda, entre los primeros y recomiendo darle una oportunidad, relajado, con auriculares, a oscuras y, como no puede ser de otra forma, de noche. ¿Quién sabe? Quizá te llegue a transmitir lo que a mí.

 Daniel Arriero

 

Comments are closed.