VANDEN PLAS – The Ghost Xperiment: Illumination (2020) Review

Prólogo:

Uno de los últimos discos que ha visto la luz este 2020 ha sido la nueva entrega de los alemanes Vanden Plas. The Ghost Xperiment es un álbum doble cuya primera parte, Awakening, se publicó a finales del 2019. Por tanto, este The Ghost Xperiment – Illumination es la continuación de la historia cuyo personaje protagonista ya conocimos en la anterior entrega.

La banda de Kaiserslautern sigue así con su tradición de publicar discos que prácticamente son obras literarias. De hecho, varios de ellos han sido llevados a los escenarios convertidos en funciones de teatro. Otro dato curioso es que la banda, después de 25 años de carrera, sigue exactamente con la misma formación que grabó el primer disco allá en 1994: el guitarrista y principal compositor Stephan Lill, su hermano Andreas Lill a la batería, el vocalista y compositor de todas las letras e historias que nos cuentan los discos de Vanden Plas, Andy Kuntz, el bajista Torsten Reichter y el afamado teclista y productor Günter Werno. Si bien en su primer disco eran evidentes las influencias de un grupo tan americano y hard rockero como Dokken, ya en The Good Thing, su segundo trabajo de estudio, se decantaron claramente por el Metal Progresivo, y eso es exactamente lo que siguen haciendo a día de hoy. 

 

La historia:

Efectivamente, The Ghost Xperiment es una historia de fantasmas. Fantasmas que acechan la existencia de nuestro protagonista, Gideon Grace, desde que siendo niño sufre la terrible y traumática pérdida de su querida Ivy al intentar escapar de la institución en la que se encuentran recluidos. Tras largos años dedicados al estudio y perfeccionamiento de técnicas parapsicológicas secretas, nuestro amigo Gideon adquiere los conocimientos para intentar reunirse de nuevo con Ivy y por fin enfrentarse a esos fantasmas que le atormentan y que quizás no son exactamente lo que aparentan ser.

 

Las canciones:

Tanto When The World Is Falling Down como Under The Horizon, los dos primeros temas del disco, son dos canciones que mezclan Metal Melódico y Metal Progresivo en parecidas proporciones. Son dos canciones fáciles de guardar en la memoria, sobre todo sus estribillos, y sin demasiadas complicaciones. No falta algún cambio de ritmo y algún toque de virtuosismo, pero en general son las dos canciones más directas y asequibles del disco.

Las cosas se complican un poco con Black Waltz Death. Ahora ya sí que vamos a escuchar una canción que empieza de forma lenta y tranquila para ir progresando con el paso de los minutos, añadiendo cada vez más sonidos, como violines o un coro lírico, más intensidad en los teclados, distorsión a las guitarras y potencia a la batería para acabar en una preciosa apoteosis final.

The Lonely Psychogon es un tema compuesto por el teclista Günter Werno y se nota. Los teclados aquí llevan el peso de la canción tanto o más que las guitarras, compartiendo protagonismo, solos y adornos para acabar siendo los protagonistas del final del tema en otro crescendo genial para luego cerrar el tema con un melancólico y solitario piano. 

Fatal Arcadia es el tema más progresivo del disco; combina los riffs más heavys de todo el trabajo con otras partes donde la voz de Andy Kuntz y el piano son los únicos protagonistas. Los cambios de ritmo son constantes y la parte de los solos de guitarra y teclado son brillantes. Acabando ya la canción, escucharemos incluso algunas voces guturales.

Y ahora llegamos a la que para mí es la canción más importante de este Cd; The Ouroboros. Con 13 minutos de duración pero perfectamente cohesionada, de nuevo combinamos un principio lento con la voz y el piano como protagonistas principales para poco a poco subir la intensidad, llegar a un estribillo excelente y épico, para volver a caer bruscamente en la estrofa y volver a subir hasta el infinito en la repetición del estribillo. A partir de los 7 minutos, la canción da un giro radical y la banda nos deleita con 5 minutos de absoluta excelencia musical. Aquí es inevitable que los mejores Dream Theater te vengan a la cabeza. Sin duda, este es el punto álgido de todo el disco. Solo por esta canción, en general, pero más concretamente por su parte final, vale la pena pagar para tener este disco en la colección. Realmente brillantes y emocionantes Vanden Plas en este pasaje.

 

Cuando más es menos:

Pues sí, a veces más es menos, y además, que yo sepa, en ningún sitio está escrito que un disco de Metal Progresivo tenga que durar 60 minutos irremediablemente. Por desgracia, los dos últimos temas a mí personalmente me resultan completamente prescindibles; sobre todo la penúltima Ghost Engineers, que es una especie de epílogo acústico que pone final a la historia de los protagonistas, pero que no encaja para nada con el resto de temas del disco, y que además dura cerca de 5 largos minutos. 

El trabajo se cierra con Krieg Kennt Keine Sieger; que es una versión del grupo alemán de Folk Metal, Saltatio Mortis; una especie de Mägo de Oz a la alemana, que sin ser tan tedioso como el tema anterior tampoco aporta gran cosa. 

 

En resumen:

Si estás familiarizado con la banda y sueles comprar sus discos, este es un disco más que añadir a la colección, ni mejor ni peor que sus últimos lanzamientos.

A mí me ha parecido un disco algo irregular, con momentos que te harán darle al ‘repeat’ para volver a escuchar esa canción que te acaba de dejar tan buen sabor de boca, o ese solo de guitarra y teclados tan flipante, pero en cambio también hay otras canciones que cuando hayas escuchado dos o tres veces el disco entero las saltarás, o al menos así me ha pasado a mí. De las ocho canciones que componen este trabajo, una me parece excepcional, dos muy buenas, otras tres buenas pero dos me sobran por completo.

Luego está el tema del vocalista Andy Kuntz. Como cantante siempre me pareció el punto débil de esta banda, aunque eso es una opinión personalísima, que no creo que sea muy compartida. Su voz es tan y tan alemana, tan nasal, a lo Klaus Meine para entendernos,  que a mí siempre me ha costado digerir. Al final te acostumbras, pero siempre he pensado que esta banda hubiera llegado más lejos con otro cantante. Aunque claro, por otro lado Kuntz es el autor de todas las letras, melodías vocales, etc. y además es la cara más visible de la formación, así que ese planteamiento difícilmente se va a dar nunca.

 


RATE/NOTA: 7/10

Alberto Lozano
https://www.facebook.com/alberto.lozano.750

 

 

 

Tracklist:

1- When The World Is Falling Down
2- Under The Horizon
3- Black Waltz Death
4- The Lonely Psychogon
5- Fatal Arcadia
6- The Ouroboros
7- Ghost Engineers
8- Krieg Kennt Keine Sieger (bonus track)

 

Line up:

Andy Kuntz – voz
Stephan Lill – guitarras
Günter Werno – teclados
Andreas Lill – bateria
Torsten Reichert – bajo

 

Comments are closed.