PALACE – Rock And Roll Radio (2020) Review

Vuelve Michael Palace tras haber pasado tan solo dos años desde la publicación de su anterior entrega. Encargado el sueco nuevamente de todos los instrumentos habidos y por haber en su tercer esfuerzo llamado Rock And Roll Radio (tan solamente le falta tocar el acordeón  aunque seguro que lo haría si encajara en algún tema, jejeje), demuestra en esta ocasión y con mayor ahínco su conocimiento al dedillo del manual del Hard y el Aor con sonido 80’s, algo que ya lo identificaba en sus dos fantásticos discos publicados, pero que con su tercera referencia no deja duda de como moverse como pez en el agua para sentirse cómodo  y dar a los amantes del género lo que precisan, lo que realmente anhelan.

Empezamos con el tema homónimo del disco y Castaway, con fantásticos idilios entre coros y teclados, muy ochenteros, y con un estribillo más que degustable que van dejando meridianamente claro el sendero que hemos elegido, el del Aor más cálido y con cierto toque de pomposidad. En esta segunda quizás noto un cierto desnivel entre la guitarra y las teclas, siento que algo memorable hubiese tornado con mayor predominancia de las seis cuerdas. 

Llega Way Up Here, su primer single, que pone los pelos de punta en su magnífico estribillo aunque mantenga la magia en cada segundo de su duración.

Cold Ones y una bonita melodía de guitarra nos introduce de lleno en un tema rodeado de muchísima clase y exquisitez gracias a un saxo fantástico y en su punto justo. Tan pegadiza y solvente que podría haber sido un gran hit si sonara en las radios comerciales. 

En Eleanora nos damos un baño de relax en una bonita balada donde Michael Palace saca su lado más sensible con una interpretación que podría codearse con baladas históricas dentro de este género, muy al uso Richard Marx.

¿Preparados? Porque asoma un trallazo llamado Hot Steel con mucha fuerza y tremendas guitarras que nos va hacer mover el cuello sin compasión, además de poseer un impactante estribillo que nos atrapará sin ninguna duda…

Y continuamos buceando por este mar de corales y el turno es para My Grey Cloud, un buen medio tiempo, con buenos coros que son lo más destacable en uno de los temas más sencillos y de menos alardes, pero donde se realza el buen gusto.

Avanzamos hacia Origins Of Love, donde un descomunal comienzo de guitarra nos recibe para crecer en un sólido y potente tema que conecta fácilmente con lo que deseamos a estas alturas. 

 She’s So Fine de comienzo sampleado, bien guapo, no puede sonar más ochentero y rematado con un estribillo de gran atractivo y gancho, directo al cerebro.

Llegando a la recta final nos topamos con Stricity By The Rules algo floja en el cómputo general y que deja hueco para saciarnos por completo con When It’s Over y FightLa primera en claro homenaje a TOTO, pomposa y con evidentes guiños en los arreglos a los de Lukather, y la siguiente y último track del disco, desbordante de energía y frescura con una ambientación de teclados sensacional a la par que su rítmica tan vigorosa, una manera espectacular de echar el telón.

En conclusión, Palace sabe darnos eso que a muchos nos gusta tanto hasta llegar a adorar: una píldora temporal que nos aleja del presente y nos lleva en volandas a los añorados años ochenta y sus sonidos atemporales, refrendado además por una impresionante producción. Un disco que como todo buen recuerdo merece ser enmarcado. Recomendado sin contemplaciones.

 


RATE/NOTA: 8/10
 

Roberto Martínez «Pibe» (The Lux Team)

 

 

 

 

 

Comments are closed.