PERROSDEPAJA – Silencio Orgánico (2021) Crítica

“Si consigues evocar a nombres tan dispares como METALLICA, SOEN, MR BIG, SOUNDGARDEN, ALICE IN CHAINS, RUSH, THE VINTAGE CARAVAN O RIVAL SONS, por poner algún ejemplo porque seguro que a ti se te ocurren otras 50 bandas diferentes, sin perder en ningún momento una sola gota de identidad propia, innata a tu presente y a la vez heredada de la actitud rockera de los años setenta y, además, exprimes tu compromiso para bombardear a la conciencia general con mensajes explícitos de refinada escritura, solo puedes llamarte PERROSDEPAJA. Únete a esta manada combativa y deja de ser un número más en el rebaño popular”.

INTRODUCCIÓN:

Que el Rock estatal goza de una salud envidiable en cuanto a versatilidad se refiere es un hecho, aunque esta situación no repercuta demasiado en los éxitos dentro (sorprendentemente) y fuera de nuestras fronteras, o al menos así se manifiesta en los euros que entran en la hucha de los músicos que se parten el lomo por renovar el aire que ha de correr para ventilar los rincones menos vistosos de la escena. Triste e incomprensible realidad que se enfrenta a la universalidad que la música debiera transmitir y más aún cuando en el idioma de Cervantes nos habríamos de sentir más cómodos e identificados.

Son muchas las alineaciones que pelean por hacerse un hueco entre los nombres consagrados de este país muchas veces aupados más por el mito y la promoción sin escrúpulos que por la calidad, lo que repercute en que un nutrido y selecto club de desconocidos se mantengan en los bordes de una marginalidad que no les hace justicia.

Tan solo deseo que el nuevo trabajo de PERROSDEPAJA no corra esa mala suerte que parece ser la tónica habitual de nuestra bandera frente a corrientes sobresaturadas provenientes de otros emplazamientos que rozan ya el agotamiento de la lucidez.

Formados en Burgos en 2014 con miembros de conocidas bandas del circuito local y con el deseo de llevar sus ansias musicales más allá de lo que sus respectivas agrupaciones les permitían, editan en 2017 su ópera prima titulada “Homónimo”. Y es que aquí y ahora, con su siguiente paso en el camino bautizado como Silencio Orgánico es cuando, con siete canciones y una versión de otro referente nacional como son VETUSTA MORLA, se puede hallar un ticket sin caducidad para envolvernos en la esencia del buen gusto y la pasión por la unión de la música sin encorsetar junto a unos textos plenos de profundidad, necesarios como para reconocerse especiales, distintos, apremiantes.

NUDO:

Silencio Orgánico consigue evocar a nombres tan dispares como METALLICA, SOEN, MR BIG, SOUNDGARDEN, ALICE IN CHAINS, RUSH, THE VINTAGE CARAVAN O RIVAL SONS, por poner algún ejemplo, sin perder en ningún momento una sola gota de identidad propia innata a su presente, con un “Groove” heredado de la actitud rockera de los años setenta y exprimida con compromiso para bombardear a la conciencia general a través de mensajes explícitos de refinada escritura, lo que no bloquea la filtración de atmósferas grisáceas que embellecen con nostalgia la potencia de sus formidables riffs y mimados detalles técnicos.

Grabado en los estudios de La Puerta Negra bajo la experta batuta de Jorge Matute, consigue que la generosidad de matices y efectos precisos que rodean a las canciones seleccionadas, véanse en coros femeninos (Otra Morada) u orquestaciones que activan capas que abrigan a una base instrumental netamente natural (Lenta De Cadencia), resulten un elaborado plan de conquista basado en una simplicidad de cuarteto con las ideas claras, adornadas para el consumo reposado y que no son imposibles de imaginar en directo con mayor desnudez. Sinceridad se llama a este agradecido ejemplo de no ampararse en ampulosas sobreproducciones que embadurnan el mercado y que después saquean las arcas de las ilusiones frustradas del espectáculo “in situ”.

Todo aquí suena cohesionado con rotundidad (la base rítmica es crucial en botas de Jesús Urizarna al bajo y Samuel Arnaiz a la batería, ambos componentes de ESLABÓN) hasta transformarse en una sólida bola de demolición cultural afinada para embriagarnos en confianza y sin distracciones innecesarias, pero, aunque todos los miembros están soberbios en sus funciones, no podemos dejar de caer rendidos ante la imaginación y destreza de su guitarrista Álvaro Ahíta (ex PLANK) quien se erige como protagonista absoluto del plástico con numerosos recursos extraídos de las seis cuerdas que parecen ser una extensión de su ingenio y pericia tanto en la composición como en la ejecución.

Las iniciales La Edad Del Sol, el primer single electo llamado El Odio Perlado, Lenta De Cadencia (con detalles SOUNDGARDEN) o el tremendo alegato feminista de Otra Morada, abren de manera sorprendente tanto con sus versos infrecuentes como con la densidad de sus intensidades (en consonancia SOEN) y sus secuencias de interpretación perfectamente meditadas y ambientadas (los crudos años 70 con su explosión de inquietudes y la cercanía al Stoner Rock de la actualidad), potentes y delicadas a la vez, perfectamente balanceadas.

Conversos por su parte recuerda en la magia de sus guitarras a MR BIG o BADLANDS, con ese espíritu rockero de fusión adherido a su concepción de expansión generacional (con cierta teatralidad RUSH en sus compases más intrincados) y donde una vez más hemos de remarcar la labor instrumental comandada por las guitarras.

Diasinertes florece en un Blues distinguido con mucha alma, bajando las revoluciones y añadiendo una desazón extra muy propia del pretérito heroico con un “crescendo” final totalmente justificado.

La Palabra Os Cura, más metálica o METALLICA, como quieras sentirla, revitaliza la dirección de sus últimas balas dejándonos con ganas de más antes de cerrar el disco con Golpe Maestro, adaptación a su inclasificable estilo del tema de VETUSTA MORLA y donde caemos en la cuenta de la labor tan necesaria de David Oter (ANTECESSOR, SEXMA) como presto narrador y conductor de estrofas y estribillos en la duración de Silencio Orgánico con su monocromático estilo melódico en un cierto paralelismo a la banda homenajeada, salvando las distancias entre tonos y escuela, pero remarcando las voces como incisivo calado emocional, lo que sumaría una nueva influencia a meditar ante el escaparate al que no renuncio a que os paréis a contemplar.

DESENLACE:

Un disco que merece codearse con las frontales líneas de las nuevas generaciones de primeras espadas del Rock sin etiquetas que fluyen por entre las grietas de los acomodados sonidos que ya ni perturban, ni en muchos casos aciertan y que, dado este hecho, debieran resquebrajar los límites impuestos por un consumismo demasiado guiado por gurús exentos de riesgo. Únete a la manada y deja de ser un número más en el rebaño. PERROSDEPAJA son presente y futuro.

Postdata:

Homenaje de escritura a nuestro fabuloso redactor Samu Bodom y su estilo tan personal como entretenido.

https://perrosdepaja.bandcamp.com/

https://www.facebook.com/PerrosdePajaRock

Jesús Alijo «LUX»

 

Comments are closed.