MESHUGGAH – Immutable (2022) Review

Después de la salida en el año 2016 de The Violent Sleep Of Reason, hemos tenido que esperar 6 años a que los extraterrestres suecos sacasen nuevo álbum. Para mí la salida de este álbum es uno de los más importantes de este 2022.

Hablar de Meshuggah es hablar de vanguardia, de técnica, de evolución. Estos suecos consiguieron llevar el metal a otro nivel y eso nadie lo puede discutir.

Posiblemente a la primera escucha este Immutable no sea algo que te vuelva loco, pero soy de los que piensan que gana mucho con cada reproducción. La gente comenta que se han quedado sin ideas, que no hay nada novedoso, pero desde la salida de Chaosphere (1998) y sobre todo con Nothing (2002) empezaron a evolucionar y a sobre escribir el metal; ObZen (2008) o Koloss (2012) son piedras icónicas en su música.

Algo muy a reseñar es la afinación y tensión de las cuerdas, porque esta vez Fredrik Thordendal y Mårten Hagström decidieron bajar todas las escalas clásicas de su música a algo mucho más denso, crudo y oscuro; por así decirlo, regresando a una esencia primaria, un sonido quizás relativo al Doom que con la batería de Tomas Haake me transporta a otra dimensión y que les ha quedado de forma soberbia.

Immutable es un ejercicio de genialidad inventiva, riffs marca de la casa y el sonido más demoledor del quinteto hasta la fecha, con mucha influencia de esa nueva ola de bandas que están surgiendo de países como Australia o Nueva Zelanda. Escucharlo de arriba a abajo supone un auténtico viaje de los sentidos, con 13 canciones y 66 minutos de duración, es el disco más largo de su trayectoria.

Pero sin más rollo vamos a pasar a comentar detalles de sus 13 canciones.

1- Broken Cog

Varios golpes devastadores rompen el silencio, golpes que vuelven a repetirse tras un diminuto silencio. El ritmo es extremadamente mecánico y el riff seco, solamente salpicado por la pegajosa cola que el bajo deja antes de cada silencio. De pronto, surge una inquietante melodía y se queda suspendida en el aire mientras el riff muta y comienza a balancearse como un columpio. Unas voces recitadas añaden aún mayor profundidad a la misteriosa atmósfera. Ya estamos dentro. De primeras, una de las cosas que más llama la atención es el apabullante sonido. Guitarras, bajo y batería forman un muro infranqueable, el primero de los trece golpetazos que prometen reventar nuestros oídos.

 

2- The Abysmal Eye

Tras el primer tema, llega lo que mejor se les da, dejarnos con las piernas colgando, un riff de mayor velocidad que se revuelve sobre el doble bombo y se convierte pronto en un nuevo y pegadizo Groove. Se trata de Meshuggah en estado puro, pero, a su vez, también se abre ante nosotros algo diferente, un conjunto de ritmos menos matemáticos. La sección central vuelve a ofrecernos un pasaje ambiental, con muchas capas de guitarra pululando sobre las sensacionales polirritmias comandadas por el batería Tomas Haake. Es en este momento cuando llega el primer solo de Fredrik Thordendal, miembro fundador que vuelve a la banda tras cuatro años de ausencia. El señor Per Nilsson ha sido un sustituto perfecto, el solo de Fredrik es de otro planeta. Una canción que en su parte final vuelve a dejar claro quiénes son los reyes 

 

3- Light The Shortening Fuse

Después de dos grandes temas vuelven con otro tema marca de la casa. 

Solo llevamos 3 temas y ya podemos sacar nuestras primeras conclusiones. 

Un riff increíble que nos va atrapando y al que después se le va añadiendo el virtuosismo y la melodía para crear lo mejor que saben hacer…. ¡Un temazo cargado de locura!

 

4- Phantoms

Que a estos señores les gustan las complejidades se nota mucho en este tema. Como hacen habitualmente, no se limitan a la búsqueda de la matemática sonora, en este caso la guitarra del señor Marten Hagstrón, que durante partes del tema nos deja ver su verdadero sonido, hasta que el resto de la banda vuelven al punto de inicio sonando de una manera brutal, sobre todo algunos pasajes de bajo y guitarra. Otra locura de tema. 

 

5- Ligature Marks

Otro gran tema con un Groove brutal. En este tema se nota mucho la mano de Thordendal con unos ritmos y melodías espectaculares.

Aunque la gente no le da mucha importancia a la voz, el trabajo de Jens Kidman es muy bueno en la maquinaria de Meshuggah. Da la sensación en este disco que Jens canta en menos partes a favor de una mayor instrumentación. En este tema la melodía es brutal y es que este recurso no estaba siendo muy explotado en este última época de la banda.

 

6- God He Sees In Mirrors

Vuelven los temas más complejos con una estructura de la canción catalogada UFO (De otro planeta). Los rompecabezas musicales y los poli ritmos están de vuelta. Riff denso y con un Thordendal a un nivel excelso.

La locura musical está de vuelta. Guitarras de 8 cuerdas, bajos con cuerdas del tamaño de un bolígrafo Bic y una batería que debería estudiarse en todos los conservatorios pues la forma matemática de Haake es increíble.

 

7- They Move Below

La canción más larga del álbum con diez minutos y que comienza de nuevo con unas guitarras marca de la casa. Dos minutos son los que nos llevan por pasajes luminosos hasta que llegan esos momentos melódicos y esos pasajes rítmicos por los que tan bien transitan estos magos de lo extremo.

Una canción que me ha encantado por ser bastante diferente a las que ya he ido escuchando y es que además de ese toque melódico tiene un toque trágico y melancólico a medida que se va desarrollando el tema.

 

8- Kaleidoscope

Nos encontramos en el tema nº 8 con otro tema de ritmos imposibles, me encanta el sonido del bajo, así como el brutal riff. Salvaje como suenan las guitarras de 8 cuerdas y del Dios Haake que decir… Como dirige desde su Sonor a la banda, con esos ritmos inalcanzables y esos cambios modelo Expediente X, y es que como decían en la serie, “el secreto está ahí fuera”

Nos adentramos en la segunda parte del álbum con un nuevo bombardeo de ritmos irregulares. Llegados a este punto, uno se va fijando en matices cada vez más pequeños y, en esta ocasión, vuelve a llamar la atención el grasiento sonido del bajo, que se hace notar por debajo del riff principal.

 

9- Black Cathedral

Con un Riff de banda Black Metal y con una auténtica bomba sónica empieza este tema en el que la guitarra sigue apretando como si fuese a explotar, como esta gente hace lo le sale de los genitales pues aquí el resultado.

 

10- I Am That Thrist

Volvemos a los temas complejos marca de la casa y es que aquí no hay descanso.

La voz de Jens nos lleva por terrenos tétricos hasta que la base rítmica y las guitarras vuelven a demostrar el nivel de virtuosismo que tienen.

Otra muestra de que son los reyes con sus cambios imposibles y una parte final donde estalla el riff principal y se sacan de la chistera otro riff más que te deja temblando. A medida que termina el disco empiezo a no entender las críticas.

En este disco el I+D funciona a la maravilla.

 

11- The Faultless

Gran comienzo del tema con Tomas dirigiendo la operación destructiva haciendo lo que quiere con su kit. A veces me pregunto si la persona que toca los toms y los platos y la que toca los bombos es la misma persona.

Aunque da la sensación de que el riff es repetitivo no es así. Esa es la grandeza de esta banda con esta capacidad fuera de toda duda para crear matemáticas metaleras. Tienen esa capacidad de meterte en el tema y no soltarte hasta que no termina el disco. Las voces de Jens son para hacer un programa. Sublimes.

 

12- Armies Of The Preposterous

Otro de mis temas favoritos sin duda alguna. El comienzo de este tema es de los que no hace prisioneros. A mí, personalmente, estos últimos temas me dejan sin aliento. En esta ocasión la batería va a un ritmo endiablado acelerando más de lo que normalmente hacen. 

Con un riff brutal en el que toda la banda colabora para conseguir un temazo no queda más que esperar que este tema pase a los set lists de la banda pues es un tema que en directo sonará brutal.

 

13- Past Tense

Cerrar por todo lo alto no es tarea fácil. En el caso de ‘Immutable’, intuíamos que la canción final no sería una más y, efectivamente, Meshuggah vuelve a desmarcarse de todos los esquemas para ofrecer una conclusión estelar. La ambientación para el cierre vuelve a ser intrigante. Los acordes de guitarra son melancólicos y parece perfecto para una peli de suspense.

Sorprendentemente, la canción vuelve a mutar. Se trata de un cambio fabuloso, un soplo de aire fresco y una muestra de que existe luz al final del túnel. Sin embargo, la armonía principal vuelve a retorcerse, otro ejemplo de cómo Meshuggah le da la vuelta a la lógica. 

6 años he tenido que esperar y para mi opinión ha merecido la pena. Los extraterrestres del Djent están aquí. Crucemos los dedos para que la gira venga por España.

Quien ha dicho que las matemáticas y el metal no molan?

Como si de una armada real se tratara, “Armies Of The Preposterous” ataca con uno de los arranques mas letales del disco, similar al inicio del segundo tema, “The Abysmal Eye”. La banda vuelve a incorporar dobles bombos y ritmos más veloces de lo habitual. En ocasiones, el pulso del riff principal recuerda a “Bleed”, una de las canciones más aclamadas de la banda, sobre todo en la sección central, donde el quinteto muestra su destreza para sacar el máximo partido a un mismo riff. Se trata de una perla muy ingeniosa y uno de los temas que debería pasar el corte de cara a las actuaciones de directo, uno puede intuir que será muy disfrutada por el personal.

Doc FFS 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments are closed.