LORDS OF BLACK – Alchemy of Souls Pt. I (2020) Review

El nacimiento de LORDS OF BLACK en 2014 fue anunciado a bombo y platillo por todos los medios musicales del género y aún recuerdo que causó cierta división entre los que veían a una nueva banda con un tremendo potencial y los que pensaban que había mucho marketing detrás. Lo cierto es que la banda prometía con Tony Hernando a las guitarras y Andy C. a la batería, quienes formaron parte de la tercera gran encarnación de SARATOGA entre 2007 y 2013; a los que se añadía Ronnie Romero, quien venía de deslumbrar en el tremendo disco “Nova Era” de José Rubio. 

Su debut “Lords of Black” de 2014 acaparó muchos titulares pero también tuvo algunos detractores. Yo me encuentro entre los que disfrutaron muchísimo del disco y de temazos como “Nothing left to fear”, “At the end of the world” o la épica “When everything is gone” que cerraba un disco largo, contundente y melódico, con un regusto oscuro y unos temas, que aunque no entraban a la primera, cuando se abrían, tenían una majestuosidad y un nivel de ejecución, impecables. 

Con buen ojo, Frontiers les fichó y su continuación “II” de 2016 continuó la senda ascendente, manteniendo su sello de identidad basado en la tremenda base rítmica dominada por Andy, sobre la que brillan las guitarras marca de la casa de Tony y las voces de Ronnie, con su sello Dio. Incluía algunas partes de piano de Andy, que le sentaban de maravilla, como en “Everything you are not”, y brillaba un single como “Merciless” que a día de hoy sigue siendo uno de mis temas favoritos de HEAVY METAL (con todas las mayúsculas) que se han escrito en España.

Terminaban una especie de trilogía inicial con el sobresaliente “Icons of the new days” de 2018, dónde siguieron puliendo su sonido inicial, dirigiéndolo hacia un sonido más parecido a lo que estaba triunfando mucho en Europa, un Metal melódico con la suficiente potencia y complejidad técnica, para no sonar a producto enlatado. La banda ya era conocida mundialmente, habiendo participado en eventos de la relevancia del Loud Park japonés, o el Prog Power americano, más en los principales festivales españoles. Ayudaba por supuesto que en noviembre de 2015, Ritchie Blackmore anunciara que Ronnie sería el nuevo cantante de los míticos RAINBOW para una serie de conciertos, ahí queda eso.

Tras casi 2 años con un nivel de actividad mucho más bajo, LORDS OF BLACK se vuelve a reunir en torno a la dupla Tony y Ronnie (quien ha estado casi 2 años fuera de la banda) y con un nuevo batería, Jo Nuñez, quién ha tocado en bandas como FIREWIND o KAMELOT y ha estado de gira con MARTY FRIEDMAN. La pareja que ha formado con Dani Criado al bajo, quien parece ya asentado en el puesto, realmente suena como una tormenta de otoño, atronadora y embaucadora.

Los dos primeros singles de adelanto, “Dying to live again” e “Into the Black”, nos devuelven a los Señores del Negro más en forma, dos temas pletóricos llenos de todas las virtudes de la banda: tremenda base rítmica, con Jo reventando los parches y llenando todos los huecos, y sobre estos sólidos cimientos, Tony brillando en los riffs, en las harmonías, en los solos y Ronnie demostrando por qué se le rifan todos los guitarristas. Dos cortes potentísimos y con unas melodías que cuando se te incrustan en el cerebro, no salen durante días. Algo menos explosivo y con un regusto más clásico, “Closer to your fall” nos muestra a unos LORDS OF BLACK más alejados de su sonido original y que siguen ajustando su propuesta hacia terrenos más manidos (¿será el “efecto Frontiers”?). En todo caso, sigue sonando de lujo.

En “Deliverance lost” se produce una batalla fratricida entre la contundencia y la suavidad. A pesar de algunos intentos de dulcificar un poco el tema, por parte de Tony y de Ronnie, finalmente la pegada se impone sin compasión, en un tema explosivo y lleno de virtudes. Misma batalla y mismo resultado en “Shadows kill twice”, dónde tras una preciosa intro a piano y suave guitarra, se despierta furioso un tema potentísimo que contiene un solo espectacular de Ronnie. Realmente todos los temas tienen unos solos muy destacables, llenos de melodía y de buen feeling.

El inicio de “Sacrifice”, es más relajado, con unos teclados muy evocadores y la voz de Ronnie llevándonos por senderos más rockeros y pausados. Un tema más accesible, pero a la vez, lleno de matices, que da más variedad al disco. “Brightest star” aún baja más las revoluciones, pero para nada sucumbe a la inmediatez del azúcar. Un tema intenso, emotivo y perfectamente ejecutado. Un potente y cálido rayo de luz que se hace hueco en la tormenta.

La potente “Disease in disguise” y la más rockera “Tides of Blood”, mantienen un nivel altísimo y nos dejan en las puertas de “Alchemy of souls”. En todos los discos han metido un tema de unos 10 minutos, épico, progresivo y heavy, a partes iguales. Guitarras españolas, pianos, dobles bombos, ritmos cortantes… todo tiene cabida en este fantástico tema. A mí personalmente, me encantan este tipo de temas, que si bien son difíciles de llevar al directo, pues pueden cortar un poco el ritmo, son espectaculares para disfrutar en el coche o en casa.

Cierra el disco un breve tema a piano, “You came to me”, y el cuerpo pide darle al play otra vez, para volver a desmelenarse con la potencia de “Dying to live again”. ¡Y así llevo ya no sé cuántas vueltas! 58 Minutos de disfrute musical que me dan para hacerme un auténtico Rock Star, tratando de imitar las voces de Ronnie, calcar los solos de Tony, o reventar los parches de mi batería imaginaria (de doble bombo, claro) como Jo.

Espectacular renacimiento de una banda que parecía que había perdido algo de inercia, pero que vuelven por todo lo alto, en el que es para mí su mejor trabajo hasta la fecha. Manteniendo sus señas de identidad habituales, las realzan añadiendo un registro algo más amplio a su paleta y mirando ya desde arriba a los grandes discos de Metal melódico que se han hecho en los últimos años por el mundo.

Palabra de Metalson


RATE/NOTA: 9,2/10

Iñigo Metalson (The Lux Team)

 

 

 

 

 

Comments are closed.