DOKKEN – LONG WAY HOME (2002) Review

Dokken regresaron con «Long Way Home» en el 2002, trabajo que tiene como novedades la partida de Reb Beach y la de Jeff Pilson, esta última la más lamentada por los fans, casi a la altura de la partida de Lynch, Pilson no sólo es un buen músico, compositor y cantante, es uno de los tipos más carismáticos del grupo; y su espacio nunca ha sido del todo llenado por su substituto, Barry Sparks.

Junto a Sparks llega un viejo conocido de los fans de Dokken, John Norum; si amigos, el nuevamente guitarrista de Europe regresaba a los brazos de Don, con el que ya había compartido su disco en solitario «Up From The Ashes» en el año 90.

Por lo tanto, el otrora cantante de Los Angeles, volverá a contar con un guitarrista de elevada reputación, con un estilo que difiere al de Lynch o al de Beach, pero que es al igual que ellos un estilista nato del mástil, elegante y muy técnico.

Sus riffs pueden tornarse oscuros como los que destapa en los últimos Europe, y que en «Long Way Home» pueden virar hacia tendencias más modernas («Sunless Star» o «You») que las mostradas en «Erase The Slate», aunque no abandona, como debe ser, el «Classic Rock» con el cual se engloba a día de hoy a bandas como Dokken; «Under The Gun» es ese aldabonazo que recuerda a la banda que grabó un día «Tooth And Nail».

«Long Way Home» baja ligeramente la calidad con su antecesor, pero es un trabajo muy disfrutable y ameno que sigo recuperando habitualmente; con un equilibrio perfecto entre canciones duras y medios tiempos cantados más que correctamente por un Don Dokken que empezaría a liarla parda con la gira del álbum; la primera realmente en la que sus fans empezamos a cantar más alto que él sus propias canciones.

¿Canciones destacables? Me quedo con dos temas que pueden pasar perfectamente por Power Pop, «Little Girl» y «Everybody Needs (To Be With Someone)», que lucen y de que manera junto al cover de los Yardbirds «Heart Full Of Soul» o el bonus japo «Dancin (The Irish Song)». Por cierto, Mick Wild Brown seguía aporreando los tambores con la clase y contundencia conocidas y reaparece Michael Wagener como ingeniero sónico.

Caído En Little Big Horn
blogdecaido.blogspot.com

 

Comments are closed.