ACCEPT – Too Mean To Die (2021) Review

Podríamos pensar que poco queda ya de los primeros ACCEPT con los míticos UDO

, Wolf Hoffmann, Peter Baltes, Stefan Kaufman y Jörg Fischer, que nos regalaron joyas como “Restless and Wild”, “Balls to the wall” o “Metal Heart”. Pero sí que queda y mucho. El incansable Wolf ha conseguido mantener la llama y el ADN de la banda a pesar de los cambios de formación. Como él mismo me dijo en la entrevista que pude hacerle, “yo soy el único que nunca ha decidido bajarse del barco y tengo que mantener el legado vivo”.

El retorno de ACCEPT hace ya más de 10 años no puede clasificarse más que de glorioso para los amantes del Heavy Metal, sustentado en mi humilde opinión en 3 grandes pilares: 

  • Wolf Hoffmann, como principal compositor y cara visible. 
  • Mark Tornillo, con un trabajo apabullante  las voces, haciendo olvidar por completo al “gran” UDO, lo cual era casi impensable.
  • Andy Sneap, su productor, que ha conseguido darles un sonido completamente actualizado (pero respetuoso con la historia), potente y sobre todo, unas producciones espectaculares. No es de extrañar que sea uno más de la tribu, como me dijo Wolf y que si tienen que esperar a grabar el disco, a cuando Andy no esté con JUDAS PRIEST, pues se le espera.

Debieran ser 4 pilares, pero el legendario Peter Baltes decidió sorpresivamente dejar la banda en 2018, tras más de 40 años en ella. Imposible no echarle de menos. 

Quinto disco de este tridente que mantiene el nivel altísimo, apoyándose de nuevo en las grandes virtudes de la banda. “Too mean to die” nos ofrece más de 50 minutos de nueva música, distribuidos en 11 temazos dónde aunque lo que más prima son los temas netamente heavy-metaleros de toda la vida, también le meten algunas pinceladas más Hard-rockeras en “Overnight sensation”, tema ochentero que siempre me despierto tarareando al día siguiente de escuchar el disco; alguna parte más lenta y oscura como en el single “The Undertaker” (que sorprende al inicio, pero luego se consolida como una de las grandes bazas); un contraste más luminoso y optimista en “The Best is yet to come”, que sería la balada del disco y hasta se permiten el lujo de brillar con el final instrumental de “Samson and Delilah”, dónde la banda suena compacta, melódica e inspirada a partes iguales.

Entre los temas más destacables, mencionaría la inicial “Zombie Apocalypse”, dónde la intro de guitarra nos va calentando hasta que estallan los riffs y el agudo imposible de Tornillo. Tema marca de la casa: riffs potentes y acertados, tremendo trabajo en la base rítmica con final desatado y estribillo de los de puño en alto (es escuchar el tema y ya me veo con mi amigo Isma en un concierto gritando “saaaave meeee…. From the Zooooombie Apocalypse”). Denle al play otra vez, por favor… Brutal también “Too mean to die”, otro tema repleto de los mejores ingredientes del heavy metal y aderezado con un malicioso estribillo (“soy demasiado maligno para morir”), que es su  respuesta al puto Covid. Y tremendo también “Not my problem”, heavy metal muy cañero, muy de la escuela ACCEPT, repleto de riffs y con Christopher Williams exhibiendo pegado y versatilidad a la batería.

No creo que haya nadie que vaya a descubrir a Mark Tornillo a estas alturas. Espectacular el nivel que mantiene a sus 66 años. Vozarrón, cantidad de registros y una presencia en escena todavía muy potente. En el disco, como viene siendo la tónica, le acompañan unos coros muy efectivos en casi todas las canciones. En algunas canciones como “The Undertaker” o “How do you sleep”, los coros adquieren dimensiones grandilocuentes y quedan como un guante en las canciones, dotándolas de mucha épica. También me han encantado las voces dobladas en algunas partes de “No ones Master”, otro tema muy heavy, repleto de guitarras con muchísima melodía. 

Mención especial también para “Symphony of pain”, con un trabajo completísimo a las baterías; tema muy rítmico y potente que destripa riffs como si no hubiera un mañana. Buen trabajo a los coros, discretos pero aportando potencia y sensación de directo. Solo muy melódico y acertado, con guiño “clásico” final.

Realmente el disco está lleno de muchos y diversos solos, gracias a la adición a la banda del talentoso guitarrista americano Philip Shouse (muy activo desde hace años en el mundo KISS y derivados), quien entró para ayudarles en la gira “Symphonic Terror” con la orquesta clásica, y a quien dada su calidad y buena adaptación, se le ofreció el puesto permanente. Hay muchas ganas de verles en directo con los 3 guitarristas, para ver todas las opciones que les puede dar esta configuración.

Too Mean to Die” navega con éxito entre la frescura y potencia de sus últimos discos y la maravillosa nostalgia de sus primeras obras. Un disco que encantará a los fans de ACCEPT y del Heavy Metal tradicional. Cualquier día no necesitarán tirar de sus éxitos más antiguos y harán todo su repertorio de su “nueva” época. Al tiempo.

Palabra de Metalson


RATE/NOTA: 9/10

Iñigo Metalson (The Lux Team)

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments are closed.