THE OCEAN – Phanerozoic II: Mesozoic / Cenozoic (2020) Review

Cuando uno lleva muchos años escuchando todo tipo de rock/metal, llega un momento en el que para que una banda o disco te enganche lo primero que tiene que hacer es sorprenderte, y para ello tiene que sonar diferente a todo lo que hayas oído con anterioridad.

Es en ese momento en el que uno se adentra en el farragoso mundo de lo “post” , “avantgarde”, o experimental, donde tienen cabida un amplio abanico de propuestas de lo más variopintas, a la par que interesantes, para mentes abiertas.

Uno de los colectivos que juegan en ese terreno son los alemanes The Ocean, difíciles de encasillar en ningún estilo (“Progressive/Atmospheric Sludge Metal” aparece en metal-archives), pero con algunas obras maestras a sus espaldas, la última de ellas Phanerozoic II: Mesozoic / Cenozoic, sacada a la luz en el también extraño 2020.

Como su título indica, se trata la continuación de Phanerozoic I, editado dos años antes. Ambos forman un disco conceptual dedicado al eón del mismo nombre, con cada tema inspirado en un periodo geológico diferente, y por orden cronológico. Casi nada, oiga.

En lo estrictamente musical el álbum comienza con Triassic, una pieza hipnótica de más 8 minutos de duración que te va enganchando lentamente. En una época donde los algoritmos de Spotify nos acostumbran a beber las canciones de manera inmediata, las huestes del guitarrista y compositor Robin Staps esperan minuto y medio hasta que empiezan los primeros acordes de bajo, otro más para comenzar a oír las primeras voces de Loïc Rosetti, y no es hasta pasado el minuto 3 cuando se produce la primera explosión de Sludgecore. Sublime. Incluso podemos degustar reminiscencias orientales en los medios tiempos. 

En el siguiente corte, Jurassic-Cretaceous, nuevamente el bajista Mattias Hägerstrand es el que lleva la batuta, esta vez con unos acordes apocalípticos que sirven de base a lo que podría ser la banda sonora del fin del mundo. No en vano, fue en este periodo cuando se produjo la última gran extinción de nuestro planeta.  La primera mitad de este temazo de más de 13 minutos tiene partes que me recuerdan a Gojira, aunque me resulta especialmente adictivo un fragmento electrónico a partir del minuto 8 que podrían haber firmado los mismísimos Muse. Jonas Renkse de Katatonia colabora en algunas voces.

Tomas Liljedahl (Breach) es el cantante invitado en Palaeocene, que suena más Post-hardcore. The Ocean nos otorgan un descanso con Eocene, y sobre todo con la instrumental Oligocene, que fue lanzada con un igualmente bizarro videoclip rodado en una estación soviética abandonada cerca de la montaña Aragats de Armenia (no confundir con el monte Ararat).

La voz desgarradora de Loïc Rosetti vuelve en Miocene | Plioscene, un tema a medio tiempo, aunque se vuelve a lucir especialmente en Pleistocene, otra de las joyas del disco. Aquí los teclados de Peter Voigtmann acompañan de genial manera a un ritmo hipnótico que va progresando hasta explotar en un éxtasis de puro metal extremo para lucimiento de Paul Seidel en la percusión. Otro desasosegante vídeo fue rodado en súper 8 para esta canción. 

El broche final lo pone la más electrónica Holocene, en la que volvemos a oír sonidos orientales, esta vez al teclado, todo ello conducido nuevamente de manera magistral por las líneas de bajo de Hägerstrand, concluyendo uno de los mejores trabajos de 2020, al igual que el Holoceno cierra la era Cenozoica.

Rodrigo Trascasa (The Lux Team)

 

 

 

 

Comments are closed.