BARRICADA – Recuerdos de juventud (Homenaje a Boni)

Diez pesetas costaba escuchar una canción. Un par de ellas. En el salón de ¨la cacharrera” había una máquina de discos, de singles, donde un brazo robótico de primera generación pinchaba un par de temas por dos duros. Los míos solían ir a BARRICADA : “Okupación”, “Písale”, “Aun queda un sitio”… Eran los primeros acordes que yo escuché de los Barri. ¡¡ cómo me gustaban!! Letras molonas, riffs cañeros, solos pegadizos, baterías contundentes, y mucha cera. Hoy en día todo es muy diferente pero allá por los 80, en el mundo del Rock, cuando crecía esa mezcolanza de Rock Duro, Punk, Rock Urbano y Heavy Metal creo que BARRICADA supo sacar jugo a todos los estilos y llegar a un público diverso y travieso, que no hizo sino crecer desde sus comienzos.

Mi primer disco, junto a uno de ROSENDO, fue “No Hay Tregua”. Ahorré la paga y me los compré. ¡”Campo Amargo”, “Contra la Pared”…que discazo! ¡Eso es tener una identidad! La que más me gustaba era “Mal Humor”. El guitarreo del final es acojonante. Aún conservo el disco. Con esa portada tan rara y la mano de Rosendo en producción. 

Desde chaval me gustó conocer la vida y obra de los grupos que escuchaba, (igual que a todos vosotros, ¿verdad?) Así que enseguida indagaba en lo poco que había, unas revistas rockeras y el boca a boca. Eran enigmáticos: ¿Les han censurado una canción?, ¿cuántos cantan?, ¿son de Pamplona?, ¡hay uno que le llaman el Drogas!, ¿qué uno murió en el escenario?. Y a su vez me llegaban casettes grabados del “Noche de Rock & Rol”. ¡Que burros los de Iruña! Así se presentó BARRICADA al mundo. Con una carcajada brutal y condenándose a la silla eléctrica. ahí estaba “Esperando en un Billar”, que sigue siendo mi canción favorita. Cuantas litronas habrán caído escuchando “Picadura de Escorpión” y comentado que debían tener otro, que se llamaba “Barrio Conflictivo”. Alguien lo consiguió y lo paso a toda la comparsa Rockera del pueblo, entre ellos yo. Otro álbum que no tiene desperdicio. “Lentejuelas”, “Algún día rodará tu cabeza”, “Noche en la ciudad”, “Barrio”….

 

 

Después de esto no quedó más remedio que formar un grupo que se llamaba TRINCHERA. No teníamos ni guitarras, pero el nombre, sí. Para entonces ya conocía cómo se había formado el grupo, que los que más cantaban eran dos: El Drogas y el Boni. Yo soy de esos que siempre le ha gustado un poco más como lo hacía el Boni. Era la voz rockera que a mí me hubiese gustado tener. También comprendí por que cantaban eso de “Pon esa música de nuevo” y que a veces las leyendas urbanas , son verdad. Lo guapa que es la peña de la Txantrea, lo que vivieron allí en aquellos años y la juerga que hay en ese barrio lo descubrí años después.

Y mientras me empapaba de toda su discografía, BARRICADA editaba un LongPlay que, en mi opinión, mostraba que BARRICADA le iba a dar no una, sino muchas vueltas de tuercas a esto del Rock Nacional. “No sé qué hacer contigo”. Esos toques en las primeras cuerdas, las contras de la batería…”De Refilon”, “A toda velocidad”, “Una lata de gasolina”, “Con tesón”…parecía que Barricada podía tocarte un poco más adentro. Andaba yo ojeando el Discoplay cuando vi una página roja. Y al poco salieron en Tocata presentando “Rojo”. Iban de bien en mejor. Se nota perfectamente que el grupo está en total sintonía. Para mí es el mejor álbum de aquella época. Hoy en día sigo tarareando muchos temas de los primeros discos pero cuando me viene a la cabeza “La hora del carnaval” se me siguen poniendo los pelos de punta.

Siento mucha lástima cuando pienso en el resto de la banda. Creo que al Drogas se le queda una espina clavada de las que no salen y me gustaría darle un fuerte abrazo. BARRICADA no merecía este final, y sé que hubiésemos disfrutado otra vez viéndoles juntos en muchos escenarios. Ahora Boni estará contándole aventuras a Mikel mientras se toman unas galimbas. Gracias Boni por todo lo que me has dado. Gracias.

Daniel Moral (Bajista de PON UN KACHI)

 

Adolescencia, energía, ganas de comerme el mundo, rebeldía, rabia, música… BARRICADA. Es escuchar cualquiera tema de sus 10 primeros discos y me traslado a mis años mozos, a salir con mis amigos, a la época en la que descubrí la música ruidosa y me enamoré perdidamente de ella. Cualquiera de sus píldoras de 3 minutos de sencilla y contundente eficacia musical, es capaz de sacarme la sonrisa y devolverme a esos años (“pon esa música de nuevo… son un montón de recuerdos”). Actitud y mala leche a partes iguales. ROCK.

Con 13 años escuché por primera vez la cassette de “Pasión por el ruido”, que le habían dejado a mi hermano. Me pilló justo cuando había descubierto el “Appetite for destruction” y acababa de caer rendido antes los poderosos brazos del rock y el heavy metal. Y me marcó. La colección de éxitos, uno tras otro, no tenía quizás el mismo veneno que sus anteriores discos, pero canciones como “Tan fácil”, “Situación límite”, “Objetivo a rendir” y sobre todo “Pasión por el ruido”, me enamoraron y me han acompañado toda la vida. 

Con 15 años y ya propina, ahorré y no dudé en comprarme “Por instinto” y a pesar de que algunos criticaron algo su sonido, me conquistó, quizá porque con esos años tendría máximo 10 discos que desgasté de tantas vueltas. Ya no había nadie que no les conociera, fueron hasta disco de platino. Las canciones tenían más melodía y más texturas, pero a mí me seguía cautivando la energía de temas somo “Salta”, “Ninguna bandera” o “Vieja satisfacción”. No comento “En blanco y negro”, lo mismo que no he comentado su disco “Doble directo” del 90. No soy digno. Historia viva de nuestro ROCK.

Siguieron con su prolífica carrera con “Balas blancas”, ya siendo super ventas y con un single homónimo absolutamente bestial y brillante. Revisad el vídeo otra vez y veréis que 30 años después seguimos igual. La alternancia de voces entre El Drogas y El Boni seguía funcionando de maravilla, y aunque habían perdido su versión más punk y reivindicativa, seguían teniendo una imagen y un sonido muy potente, y eran la referencia del Rock duro en España. El resto de los 90 vio caer algo su popularidad, quizás por esa pérdida de su identidad inicial, quizás por la explosión del Grunge, quién sabe… a pesar de ello, su álbum “La araña” del 94 fue disco de oro y tenía joyas como “Problemas” (mítico video), “Difícil” o “El pan de los ángeles”.

Por méritos propios, los navarros BARRICADA siempre tendrán un hueco en mi corazón y siempre me sacarán mis mejores recuerdos. Grande BARRICADA, grande Boni. DEP. Dale fuerte ahí arriba con Lemmy y compañía. Sigue pateando los culos de los que ya sabes.

 

Iñigo Ortúñez (ASOCIACIÓN BURGOS HEAVY METAL)

 

Tras el vacío que deja Boni, uno no puede sentir más que añoranza por aquellos tiempos en los que esperábamos con ansias un nuevo disco de BARRICADA o un concierto de ellos que pasase cerca de nuestra ciudad. Sin adulterar en mi mente, aún siguen grabados aquellos momentos de mi niñez con el Walkman a todo trapo y mis cintas de cassette de “Por instinto” o “Balas blancas”. BARRICADA se convertirían, desde aquellos tiempos y hasta ahora, en mi grupo favorito del Rock nacional junto con LOS SUAVES, incluso un peldaño por encima de estos últimos. No creo que haya un grupo de música en este país con tanta cantidad de himnos como BARRICADA (se pueden contar por veintenas).

Pero me pongo ya en situación: Año 2000… BARRICADA venía de dos discos, en mi opinión flojetes, y cuando comenzamos el nuevo milenio, van y nos cascan “Acción directa”. Un disco en el que recuperaban un poco de esa caña Punk Rock que habían apartado un poco y que nos devuelve a unos BARRICADA más fuertes y con unas letras más agresivas. Desde la mítica “Víctima” con escarceos raperos y con estribillo inmenso, pasando por las geniales “De una u otra dirección” o “Espérame” hasta llegar al final del disco tras mucha rabia y mucha mala leche.

Ponían la primera losa del camino que les devolvería a lo más grande del ámbito nacional y que se materializaría en su siguiente disco de una manera exquisita.

 

 

“Bésame” (2004) fue la confirmación de que BARRICADA eran el grupo de Rock más importante del país después de los de Ourense. Dos años después los de Iruña seguían con la misma rabia, pero esta vez en mi opinión, mejor elaborada. Un disco lleno de canciones vibrantes pero que respondían a más melodía y estribillos más pegadizos. Aquí se esconden unos temazos soberbios: “Echa a correr”, la barbaridad de “Voy muriendo”, “El trompo” con un Boni increíble (posiblemente una de mis canciones preferidas de ellos), “La marea”, “Como yo a ti” (quien no lo flipe con esta canción no tiene sangre en las venas), … El disco es una barbarie de principio a fin, y tocaba demostrar que habían llegado para no irse con su tercer disco del nuevo siglo.

Y vaya si lo demostraron. Si “Acción directa” era el retorno y “Bésame” la confirmación”, “Hombre mate hombre” (2009) fue la culminación de una trilogía absolutamente soberbia. BARRICADA no hacían más que sacar canciones inmensas disco tras disco, no parecía que se agotase jamás su “fuente de la eterna juventud”. Quizás, otro paso más de lo que venían haciendo, e Igual sin tanta mala baba como los anteriores, pero sí más compensado en términos globales. Entrar con “Sofokao” es sofokarse desde el mismo inicio, “Sean bienvenidos”, “De mis párpados se cuelga”, “El sapo del cuento”, el himno grandioso que es “Y ya no estás” o la espectacular “Las paredes del pozo” que hablamos de una canción maravillosa en todos los matices de la música. “Hombre mate hombre” era el paso lógico a dar antes de que pariesen la obra maestra del grupo. 

Y hablaba de trilogía antes, porque para mí, “La Tierra está sorda” (2012) es otro mundo, otra historia, otra vida. Sin lugar a dudas, mi disco favorito de BARRICADA, en el que creo que alcanzan el mayor grado de madurez compositiva y el que dejó en mí una huella imborrable. Es una OBRA MAESTRA tanto musicalmente, como letrísticamente, y cualquiera que tenga el disco en original verá que es maestra hasta la incorporación del libro y lo que su interior contiene. De este disco se respira “ARTE”, da igual que te gusten otros estilos de música, esto es lo que es, y es un regalo para los oídos y la mente hecho doble CD. No puedo más que expulsar barbaridades de elogios ante este disco, no en vano fue mi principal disco influyente en uno de los discos que grabé con ESLABON. La producción de Iker Piedrafita es sencillamente lo mejor que se ha grabado en este país, en este estilo, es un ejemplo. Además, como profundo defensor que soy de unos valores inquebrantables tanto en lo político como en lo humano, este disco me “llega”, todavía si cabe, aún más. Podría enunciar todas y cada una de las canciones que componen esta obra: “Sotanas”, “Por la libertad”, “Los maestros”, “Es una carta”, “Pétalos”, “Llegan los cuervos”,… os juro que es hablar de ellas y se me pone la piel de gallina. Soberbio, extraordinario, magnífico, es el alma hecha Rock.

 

 

Luego, parece que sabían que habían llegado a lo máximo, y todo se torció. El Drogas abandona el grupo y Boni se queda como vocalista principal compartiendo algo con los Piedrafita. En 2012 sacaron “Flechas cardinales” ,y si algo ha caracterizado a BARRICADA ha sido siempre la tremenda adecuación de sus voces principales: El Drogas y Boni, que dejan patente la tremenda variedad de gusto para la música que tienen. No escuchar a uno de ellos detrás de la palabra BARRICADA, se hacía raro. Quizás pueda ser un disco infravalorado solo por ese hecho, culpa nuestra, pero lo que está claro es que no se degusta con el mismo sentimiento y predisposición que toda la discografía anterior. Guarda canciones impresionantes como “Punto de mira”, “El muelle”, “Como el invierno” o “La balanza” (una de sus mejores canciones del nuevo siglo para mí), pero esa losa tan pesada que dejó la ausencia de El Drogas, pesó demasiado en muchos de nosotras y nosotros. En este caso, estuvo bien tener dos discazos como “Flechas cardinales” y “Azulejo frío” de TXARRENA, pero creo que todas y todos hubiésemos preferido que no se hubiesen desmembrado.

Por desgracia, BARRICADA ya se ha desmembrado para siempre y no hay posibilidad alguna de que vuelvan a ser lo que fueron. La vida se escapó de las manos de Boni y nos dejó huérfanos del rock nacional, nos dejó con un vacío musical enorme. Pero lejos de estar tristes hay que pensar lo que también nos dejó, y son 15 discos de una de las mejores bandas de rock patrio, la banda que despertó siempre simpatías, la que despertó también rabia con quienes tenía que despertarla, la que firmó himnos que no caben ni en 8 horas de disco. La banda que para muchos fue nuestros inicios, nuestra continuación y lo que seremos. 

HASTA SIEMPRE BONI, HASTA SIEMPRE BARRICADA!!!!

Samuel Arnaiz (batería en ESLABON y PERROS DE PAJA)

Comments are closed.