ANGELUS APATRIDA – Entrevista / Interview

«Tras la salida del 5 de Febrero del disco homónimo de Angelus Apatrida, nos ponemos en contacto con Guillermo Izquierdo  para hablar sobre el disco y varios temas interesantes más, en una conversación fluida y con mucha miga social”. Lean, tomen conciencia y disfruten.

 

Samuel Arnaiz (S.A.): Muy buenas Guillermo, lo primero en nombre de Rock Angels esperamos que vosotros y vuestras familias os encontréis bien en estos tiempos convulsos. Y lo segundo, enhorabuena a todo Angelus Apatrida por ofrecernos una séptima obra de Thrash Metal para hacernos estallar la cabeza.

Guillermo Izquierdo (G.I.): Gracias a ti, gracias a vosotros por tomaros la molestia de hablar con nosotros. Estamos todos bien.

 

S.A.: Pues vamos al turrón, ¿Por qué ahora titularlo “Angelus Apatrida”?

G.I.: Y..¿Por qué no? La verdad es que tampoco hay mucho trasfondo en esto. Nos pusimos a currar mucho en el disco, a estar inmersos en él, a hacer buenos temas, buscar una buena producción, que cuando acabamos no teníamos todavía un título del disco. Otras veces sí tienes una idea, pero esta vez estábamos al 100% con el disco y cuando nos dimos cuenta dijimos: ¡Qué hostias! Muchas veces el disco homónimo del grupo suele ser un disco muy importante en su discografía y ya veíamos que este álbum era mucho más potente, más técnico, habíamos cambiado de productor, y veíamos que este disco iba a ser especial. También sabíamos que, por primera vez, se iba a promocionar mucho en Estados Unidos y sabíamos que el nombre del grupo es difícil de pronunciar,  y titularlo igual era una manera más fácil para acordarse.

 

S.A.: ¿Cómo ha sido el proceso de composición de este disco? ¿En qué os ha afectado todo lo que vivimos a la hora de su elaboración?

G.I.: El proceso de composición ha sido igual que los anteriores. Nos mola componer en casa separados, es como mejor trabajamos. Alguna vez hemos intentado componer todos juntos en el local, pero no termina de venirnos esa inspiración. A parte vivimos en ciudades diferentes y desde siempre ha sido igual. Es verdad que todo ha sido más forzado, teníamos muchos planes para 2020, muchos conciertos, pero todo se fue a la mierda. Y claro, nos vimos en casa por el tema de la pandemia, sin nada más que hacer pero con mucho tiempo para sentarnos a escribir, a producir los temas, darlos mil vueltas, buscar sonido, y al final es lo que ha conseguido que el disco suene tan contundente. 

 

S.A.: La verdad que el sonido de este disco es una absoluta barbaridad, todo suena muy contundente, muy limpio y a la vez suena muy natural. Algunos discos de hoy en día suenan como si lo tocasen robots, todo suena tan perfecto que aleja la esencia que debe proyectarse en la música. Entiendo que buscáis que esa esencia no se pierda a la hora de grabar, ¿no es así?

G.I.: Sí, siempre hemos intentado que nuestra música sonase lo más natural y orgánica posible. También es cierto que hemos tenido otras veces un presupuesto más limitado y hemos hecho maravillas con lo que teníamos, intentando que nuestros discos sonasen lo mejor posible con Daniel Cardoso que era quien nos mezclaba y masterizaba, y bueno, sí se utilizaba software claro, pero somos bastante anti-Trigger, anti-software a la hora de tocar y grabar. Bien es cierto que cuando tienes ese presupuesto limitado al final hay muchas cosas que hay que arreglar en postproducción: menear cosas o reamplificar guitarras para buscar el sonido que se quería,… Esta vez tuvimos mucho tiempo para buscar ese sonido en baterías, bajo y guitarras que sonase todo ello de manera acojonante, sin prisas. Cuando hablamos con Zeus le dijimos que queríamos la mayor naturalidad posible en el disco, que no queríamos entrar en esta guerra estúpida de masters y volúmenes a tope (que por culpa de algún disco así, me cargué los altavoces de mi coche) (risas). Él dijo que estaba de acuerdo, que se buscaría todo muy orgánico: la voz y los coros casi no llevan efectos, los solos igual, la batería solo está microfoneada y mezclada de puta madre, y al final suena tal cual lo hemos tocado. Creo que es una de las cosas que más está gustando, el 100% de la gente está de acuerdo en que el sonido es impecable, que está brutal y eso es gracias a Zeus, gracias a Juan.

 

 

S.A.: “Angelus Apatrida” se nota más rabioso, con más mala leche que otros álbumes anteriores. ¿Ya teníais en mente hacer algo así antes o ha sido fruto de la rabia y frustración del 2020?

G.I.: Pues un poco de todo. Desde luego lo que nos envuelve siempre nos influencia muchísimo, pero había muchos riffs ya compuestos desde finales de 2019 y desde principios de 2020 antes de que empezara esta mierda. Riffs como “Indoctrinate” o canciones como “Bleed the Crown” ya estaban hechas. Riffs más old-school, de las primeras raíces de Angelus Apatrida como de la época de “Give ‘Em War” ya nos salían, nos apetecía hacer algo más directo, más hardcore, y por ahí hemos ido. Luego bien es cierto, que cuando comenzó la pandemia y nos vimos encerrados dimos la vuelta a muchas cosas, bajamos medio tono, descubrimos que todo sonaba mucho más potente aún si cabía y decidimos dar esa vuelta. La situación de la pandemia ha dado mucho de sí, claro, ya desde el ámbito personal como en el ámbito de la sociedad. Lo puedes ver en la calle, la gente está muy quemada, está muy polarizada, hay peña que se está volviendo muy extremista, y todo esto ha dado pie a muchas letras, finalizar las canciones mucho más cañeras, más enérgicas, con más mala hostia. Y a la hora de grabar, igual: estás a gusto pero no puedes evitar sentir la frustración de cuándo va a acabar esto, si mis padres se van a contagiar, si yo voy a contagiar a alguien, si mi novia va a quedar exhausta en el hospital trabajando, si va a cambiar la situación política, si va a estallar una guerra… Evidentemente estás muy cabreado y eso queda implícito en el disco en la manera de tocar la batería, en la manera de cantar, etc.

 

S.A.: Si echáis la vista atrás, ¿qué cambios técnicos o matices personales hay en este disco que nunca antes hayáis hecho?

G.I.: Nada que haya sido buscado a posta. La experiencia que cogemos en los instrumentos, la evolución lógica de la técnica, lo que te da estar mucho tiempo en carretera, tocar con muchísimas bandas…todo eso hace que madures. Al final, canciones que te parecían ultra-difíciles antes de tocar en directo hacen que después de tocarlas tantísimas veces te salgan casi instintivas. De un disco para otro, subes mogollón de peldaños, ahora eres capaz de tocar determinadas cosas que antes parecían imposibles, hace que no te cueste nada. La diferencia mayor es la técnica. Aprendemos de lo que nos rodea. Somos una banda que tenemos los pies en la tierra, que no nos flipamos, que somos bastante humildes en ese sentido y sabemos que nos queda mucho por aprender, y eso es lo que ocurre de un disco para otro: nuevos aprendizajes. También teníamos 12 temas y hemos metido solo 10 en el disco porque no nos cabían los otros dos. Es la primera vez que desechamos en un disco algún tema y supongo que se quedarán para otro momento futuro. Eso demuestra que hemos hecho los deberes bien, porque muchas veces hemos ido al estudio con algunos temas sin acabar terminándolos allí mismo, y esta vez pues hemos podido elegir y grabar 10 temas de 12, que son los que hemos creído que mejor se adaptan al estilo del álbum. 

 

S.A.: Canciones como “Indoctrinate” o “Into the well” poseen unas voces más graves de las que nos tenías acostumbrados. Personalmente, pienso que son un gran acierto, ¿Seguiréis explorando esas voces en futuros discos?

G.I.: Sí, ¿por qué no? Yo estoy muy cómodo con ese tipo de voces, y lo primero, es fruto de la afinación. Parece que no, pero es un cambio grande bajar un semitono. Antes estábamos en Mi bemol, ahora en Re estándar, y eso hace que el cambio a la hora de ejecutarlo sea grande. Mi voz tiene que ser más grave, y de hecho es que mi voz natural es así. Me siento mejor y a la vez tengo un registro más amplio. Puedo seguir tirando de los agudos que tiraba antes, de hecho hay partes en “Into the Well” que me dejo el higadillo (risas), o en otros temas como “We Stand Alone” que es más Heavy hay un mayor rango de voces, por ponerte unos ejemplos. Estamos muy contentos con ello y probablemente exploremos más en un futuro.

 

 

S.A.: Sí, hacen que el disco sea variado. Además pueden funcionar muy bien en directo, que esperemos lleguen pronto porque es una absoluta vergüenza el poco valor que se le da a la cultura. Parece que durante el confinamiento nadie estaba en sus casas leyendo libros, viendo series o escuchando canciones, ¿no?

G.I.: Sí, la verdad es que es complicado. Todo es fruto del poco valor que se le ha ido dando a la cultura en estos últimos años. No damos el valor que se merece a las cosas. Las plataformas streaming son muy guays y es una cosa muy positiva, pero mucha gente tiende a pensar que todo es gratis. Estás pagando Netflix o Spotify por 3 pavos al mes y tengas absolutamente todo, pero tienes que tener claro que eso no viene de la nada, que hay mogollón de trabajo detrás. Cuando ocurre una pandemia como ésta que nadie veía venir y destroza absolutamente todo lo preconcebido,…que seamos el único sector que no se ha reactivado del todo explica el valor que se nos da. Muchos sectores se han podido reactivar aunque haya sido unos pocos meses, pero el nuestro sigue sin reactivarse desde Marzo. Nosotros, salvo contadas excepciones, no hemos podido tocar porque en salas en las que estabas acostumbrado a hacerlo hay que reducir tantísimo el aforo que no es rentable para nadie. No ha habido ayudas directas a la cultura, y seguimos así, es lamentable. Simplemente nos pudimos acoger a las pocas ayudas que dieron al principio, pero ahora es imposible. ¿Cómo aguanto yo Enero, Febrero, Marzo, Abril….? Existe ahora una medida de ayudas que es imposible coger, con unos requisitos que no los puede cumplir nadie. Deniegan las ayudas, pero nosotros, como el 99% de trabajadores, seguimos pagando nuestros impuestos. 

Ahora en breve, podremos anunciar algo en una sala tocha con todas la medidas de seguridad y distanciamiento, a ver qué tal. Pero aquí por ejemplo, en Albacete, en una sala de 700 te dejan meter 100…y así es imposible. No puedes, ni aquí, ni en Valencia, ni en Barcelona,… ¿Quién se puede permitir esto? Pues los grandes artistas que te pueden llenar el Wizink Center u otros pabellones, que aunque la reducción de aforo sea brutal, aún así les compensa porque hay mucha gente y muchas entradas vendidas. Y los grandes artistas lo son por la cantidad de técnicos que llevan detrás. Pero una banda como nosotros que estamos ahí en el limbo, que ni somos tan grandes ni tan pequeños, pues en salas de aforo de 800 con la reducción y tal, al final palmamos pasta. No sé qué pasará pero se están lavando las manos y no creo que nos olvidemos de esto. Por otro lado, no me sorprende ya que nunca se le ha dado a la cultura el valor que se merece. No nos han ayudado jamás, no va a ser ahora cuando lo hagan. Una empresa como la nuestra, con 4 trabajadores, cualquier autónomo que lea esto sabe que hay que hacer malabares para llegar a fin de mes. Entonces, ¿qué haces? Programas para después de verano porque crees que se va a pasar, pero ¿y si luego no puedes? Pues te comes todo el dinero invertido en publicidad. Ahora mismo estamos en números rojos, entonces no nos queda otra que esperar, y esperar que nos dejen trabajar. Joder, que se ha demostrado que ha habido 0 rebrotes en los conciertos, no ha habido ni uno solo. Necesitamos otro tipo de medidas para que nos dejen currar. No han paralizado los putos vuelos desde el minuto 0, ni los autobuses, ni los trenes, (y no hay límite de aforo, ¿eh?  que es cojonudo), pero sin embargo los bares y los espectáculos tienen límites de aforo brutales. Y se está demostrando que con mascarilla y con medidas de seguridad no pasa nada. Igual si permites que la gente pueda reunirse en un bar, en un concierto, en un parque o en un gimnasio, no hace falta que la gente se reúna en las casas, se quiten las mascarillas y pase lo que pasa, que es ahí donde está el mayor problema.

 

S.A.: Totalmente cierto. Bueno, cambiando de tema, supongo que a nadie habrá pasado desapercibido vuestro nuevo logotipo mezclando esa “A” rollo anarquista con las siglas de vuestro nombre. Me da la sensación de que somos camaradas en cuanto a ideología política. Así que si nos puedes explicar cómo surgió la idea y ¿Por qué?

G.I.:  Bueno, no es por ideología política. A la gente le gusta poner etiquetas políticas a Angelus porque somos muy activos, apoyamos determinadas causas sociales, denunciamos injusticias, pero todo más que ideología política se basa en que para nosotros los Derechos Humanos son el camino a seguir. Cualquiera que sea nuestro amigo, evidentemente, sabe qué pensamos cada uno de nosotros cuatro, pero Angelus Apatrida no está en la música para hablar de política y todo eso. 

En principio que las “A’s” se parezcan al símbolo anarquista es más una cuestión de estética que otra cosa, no hay nada oculto. Todo fue idea del portadista. Logos como el de Ministry o Arch Enemy nos molaban mucho, pensó en nuestras letras reivindicativas, revolucionarias, antifascistas,..(quizás eso pueda ser un nexo en común de muchas cosas), y vino con esa idea del logo. Visualmente nos flipó, y tampoco hay que verlo como una ideología política sino como algo más filosófico.

 

S.A.: Sí, quería contextualizarlo más a lo que dices, porque creo que el término “política” parece que siempre va unido a los políticos de traje y corbata; cuando la política es todo: es lo que se piensa de la desigualdad social, de la injusticia que vive aquel país, del color de piel de una persona, de con quién se acuesta aquella o aquel,… A eso me refería.

G.I.: Sí, evidentemente aquí no hay fascistas, y tratamos de hablar de esos temas: racismo, homofobia, xenofobia, cosas que creemos que están fuera de la democracia. Nunca hemos hablado de un partido político en concreto ni nunca lo haremos, tenemos claro que hay que ser más amplios, hablar de desigualdades sociales e injusticias, y tener la carta de Derechos Humanos como guía. 

 

 

S.A.: Exacto, si hay algo que me gusta especialmente de vosotros, es vuestra actitud en cuanto a que sois activos ante las injusticias sociales. Me parece que como músicos, tenemos un importante altavoz para tratar de concienciar a la gente sobre temas de injusticia y desigualdad en nuestras letras, que es una herramienta perfecta. ¿Sentís que es una obligación moral tratar de estos temas para ayudar a los oyentes a pensar en valores humanos? 

G.I.: Puede ser. Ahora hay mucha gente que polariza muchas cosas y te encasilla. Somos antiracistas, pro derechos humanos, ¿qué más me da a mí a quién te follas o te dejas de follar? Que piense que Trump es un puto loco no quiere decir que sea del partido demócrata a ultranza. Aquí en España, si decimos que ojo cuidado con partidos fascistas que están entrando no quiere decir que seamos de un partido determinado, no seamos tan idiotas, ¿me entiendes? ¿No hay otro punto de vista? No homenajeamos a ningún líder de ninguna ideología. 

Por ejemplo, en un contexto actual: Si dices abiertamente que lo que le está ocurriendo a Pablo Hasél es injusto (aunque no me gusten sus letras o no esté de acuerdo en la manera de decirlas), ya la gente te llama “proetarra”. Menuda estupidez, ¿Qué tendrá que ver una cosa con la otra? Pero luego ves que el 99% de bandas se callan por miedo a que les critiquen. Pues estamos perdiendo la batalla, amigos. Por ejemplo se ha hecho una lista de firmantes en apoyo a Pablo y me da mucha pena que de bandas como tal hayan firmado muy pocas. De Metal de aquí: Angelus y poco más. Da rabia esto, cuando hay muchas bandas de fuera como Lamb Of God, Anthrax, Arch Enemy, Sebastian Bach, Danko Jones, Slipknot… que se mojan mucho con movimientos como el “Black Lives Matter” o en contra del fascismo. Les llueven hostias, pero es que al final es lo que hay que hacer. Si el asesinato de George Floyd fue una absoluta barbaridad, si en Estados Unidos hay supremacía blanca, si aquí en España se trata a los temporeros como basura, si en París queman a un transexual..…joder, habrá que decirlo. ¿Por qué estamos en estas movidas? Porque creemos que es de recibo estar contra cualquier injusticia. Algo estaríamos haciendo mal si nos callásemos solo porque esta vez le ha tocado a un estilo de música diferente al nuestro. Ya vendrán a por ti. 

Nosotros somos de un barrio humilde, de padres y madres trabajadoras, somos clase obrera y nos han educado que todo el mundo es exactamente igual independientemente de tu país de origen, de tu color de piel, de tu religión o de tus preferencias sexuales. Si es que es todo lo mismo. Repito, hay un pilar que son los Derechos Humanos y eso es inviolable.

 

 

S.A.: Nada más que añadir a tus palabras, pienso lo mismo. Para acabar, creo que también es un deber de los músicos el abrir la mente a otros estilos musicales para recibir influencias de todo tipo que sin duda enriquecen las composiciones. Supongo que los últimos discos de Testament o Death Angel están a todo trapo en vuestros coches, pero ¿podrías descubrirnos algunas bandas fuera del Rock y el Metal que te hayan sorprendido en los últimos años? 

G.I.: Pues si te digo la verdad, hace meses que no escucho más que este disco (me enseña, evidentemente, “Angelus Apatrida”) y he estado inmerso en él mucho tiempo, así que poco tiempo para lo demás. Pero no suelo escuchar mucho Metal cuando estoy en casa e intento escuchar otros estilos a la hora de grabar un disco. El Metal lo dejo para cuando lo ponemos a todo trapo en los viajes a los conciertos (risas). En casa me gusta más relajarme y escuchar otras cosas: consumo mucho Rap como SHO-HAi, ToteKing,… artistas como Adele, Amy Winehouse,… Soy muy fan del rock de los 50 y 60 de Elvis o Little Richard, por ejemplo. Y escucho muchos mixes en el Spotify. Así que variadito.

 

S.A.: Pues nada más. Muchísimas gracias Guillermo, ha sido un placer el hablar contigo y desde Rock Angels os agradecemos enormemente vuestra atención. Esperemos que sigáis bien y poder veros pronto en el escenario. Un abrazo, chaval. 

G.I.: Muchas gracias a ti Samu, muchas gracias a Rock Angels por la atención, y ahora vas a flipar para transcribir todo esto (risas). Un abrazo, tío.

Entrevista realizada por: Samu Bodom (The Lux Team)

 

 

 

 

Comments are closed.