BON JOVI – Burning bridges (2015)

Sentarse a escribir sobre un nuevo trabajo de Bon Jovi en los tiempos que corren es una ardua tarea, sobre todo en mi caso que llevo siguiendo a los de New Jersey durante varias décadas y que año a año han ido haciendo que pierda la fe.

Los cambios de look, de sonido, de formación de una banda siempre requieren un cambio de “chip” por parte de los seguidores: quitarse los prejuicios, abrir bien los oídos y entonces analizar.

La historia que rodea a los de New Jersey ha sido muy convulsa en los últimos años, con las idas y venidas de Richie Sambora, ausentándose en parte del tour 2011 en un principio y ya definitivamente en el tour 2013, siendo sustituido por Phil X (Alice Cooper, Triumph, The Drills). Mientras tanto Jon ha seguido actuando en directo para audiencias “selectas” con su grupo paralelo Jon Bon Jovi & The Kings of Suburbia, grupo fundamentalmente dedicado a interpretar versiones.

En uno de esos últimos conciertos ha sido donde Jon ha explicado en qué consiste este Burning Bridges que llega al mercado: temas incompletos, de las sesiones de grabación de Bounce, Have a Nice Day, The Circle y What About Now, que han sido completados para realizar este álbum, así como un tema nuevo “We don’t run”.

En palabras del propio Jon «Burning Bridges es un álbum para fans hecho para acompañar nuestro tour internacional de 12 fechas. Son canciones que no habíamos terminado, que terminamos, y algunas nuevas como la que lanzamos como single We Don’t Run. Es una especie de pista de hacia dónde nos dirigimos musicalmente pero el nuevo álbum, el nuevo álbum real, va a ser lanzado a comienzos del año próximo.»
«Burning Bridges es nuestro último disco, pero no es el siguiente. Es el fin de un ciclo y no el comienzo de otro. No odio Burning Bridges de ninguna manera, pero algunas de las canciones tienen 10 años, sí, hay canciones que nunca usamos anteriormente. “We Don’t Run” es una nueva pero “Saturday Night Gave Me Sunday Morning” tiene, probablemente, 8 o 10 años. Pero está bien, estoy contento de que lo hayamos hecho. Es el fin de una era. Probablemente no puedo decirles mucho más que eso. Lo entregamos en una bolsa de papel marrón, que es la portada, no hay letras, no hay créditos, no hay fotos, no hay vídeos, no hay entrevistas, fin. Burning Bridges saldrá… y luego tengo un gran álbum.»
El revuelo llega al saberse que las guitarras han sido grabadas íntegramente por John Shanks, el productor del disco, no dejando muy claro si Sambora las había grabado previamente y se ha descartado su participación en el disco por un tema de “royalties” o si había partes de guitarra ausentes que requerían una regrabación completa.

Pasando al análisis del disco (y haciendo un tremendo esfuerzo de abstracción), nos encontramos con 10 pistas, a las que se une un extra en la edición japonesa.

El álbum se abre con “A teardrop to the sea”, un medio tiempo que se inicia con unos coros muy al estilo Coldplay.  Influencias actuales y más cercanas al pop. Para mi supone una declaración de intenciones de por donde va el sonido de los Bon Jovi del siglo XXI.  Un tema aburrido, sin ningún elemento que capte la atención.

En segundo lugar nos encontramos “We don’t run”, el único tema de nueva creación, quizás el que nos pueda dar pistas sobre cómo sonará ese gran disco que nos promete Jon para 2016.  También comienza con un sonido muy moderno, con arreglos electrónicos, cercano a bandas de actualidad como pueden ser los Young Guns, pero sin ningún elemento reconocible de los Bon Jovi “clásicos”, a excepción de la voz de Jon.
El tercer corte fue el primero que se filtró de este nuevo disco, “Saturday night gave me sunday morning”, un tema pegadizo muy en la onda de los discos anteriores y que destaca por su enorme parecido con “Gotta be somebody” de Nickelback.  Probablemente sea un descarte de The Circle o de What About Now, muy en la onda del sonido de estos dos trabajos.

En “We all fall down”  encontramos otro medio tiempo, con las 6 cuerdas acústicas de Jon haciendo acto de presencia.  Tema lineal, como suele ocurrir con este tipo de canciones, muy similar a otras que podemos encontrar en Bounce o The Circle, por citar algún ejemplo.

Con “Blind love” llega la balada del disco. Para mi gusto se trata de un tema excesivamente lento e intimista. La voz de Jon y poco más. Un fondo musical ligero, con predominio de las teclas de David Bryan. Me recuerda mucho al “You want to make a memory”, primer single del Lost Highway.
“Who would you die for” es otro tema que comienza de una manera extremadamente intimista y donde nuevamente la voz de Jon es la única protagonista en las estrofas, cogiendo más fuerza al llegar el estribillo.  Un buen solo de guitarra y más “garra” que en otros temas. Para mi gusto, de las mejores del disco.

En “Fingerprints” nos encontramos a los Bon Jovi más cercanos al nuevo country americano, probablemente se trate de un descarte de Lost Highway, ya que por su sonido podría haber estado encuadrada perfectamente en su trabajo de 2008.

En la misma línea sigue “Live is beautiful”, con mucha presencia del sonido de la guitarra acústica a cargo de Jon y probablemente reforzada por el ya omnipresente Bobby Bandiera.

“I’m your man” es una de las más cañeras del disco, quizás la más cercana a lo que Bon Jovi puedan representar, con mayor presencia de guitarra eléctrica y con un estribillo más pegadizo, con algún toque “stoniano” con unos coros, que nos pueden traer ciertas reminiscencias del “Gimme Shelter” que varias veces han versionado los de Nueva Jersey.

El disco se cierra con el tema que da titulo, “Burning bridges”. Aquí si que encontramos sonido country puro y duro. Otro tema bastante pegadizo y que hará las delicias del mercado estadounidenses. Lo que más llama la atención de este tema es su letra, sobre la que ya corren ríos de tinta acerca de si trata sobre un ataque a la discográfica, con la que supuestamente romperían lazos tras 30 años, o si estas frases van dedicadas a Richie Sambora y a su salida de la banda:

“Check the box, yeah mark this day, there’s nothing more to say,
After 30 years of loyalty, they let you dig the grave,
Now maybe you cold learn to sing or even strum along,
Well i’ll give you half the publishing, you’re why I wrote this song,
Everybody, sing along”
Sayonara, adios,
Auf wiedersehen, farewell
Adieu, goodnight, guten abend
Here’s one last song you can sell,
Let’s call it Burning Bridges,
It’s a singalong as well,
Ciao, adieu, goodnight, guten abend,
Play it for your friends in hell”

En definitiva nos encontramos, como dice Jon, ante un álbum solo para fans. Y para grandes fans o para los de la nueva hornada.
Un disco que pasará sin pena ni gloria y que permanecerá en las estanterías de muchos cogiendo polvo.

Para aquellos que estéis buscando escuchar algo nuevo de los de New Jersey esperad a 2016 a ver qué nos ofrecen con el nuevo disco de estudio y si queréis escuchar buenos descartes compraros la caja especial del New Jersey  que salió el año pasado a la venta o la editada en 2004 “100.000.000 fans can’t be wrong”.

 

Alba Dawn

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Dirección y Webmaster - Carlos Destroyer
ROCK ANGELS Hard, Heavy & Melodic rock web & radio show