SURVIVOR – Vital signs (1984) Classic Review

Corría el año 1984 y el mundo del AOR estaba en pleno apogeo. Los americanos SURVIVOR iban a lanzar su obra cumbre Vital Signs tras la marcha de su vocalista original Dave Bickler. En su lugar entra un vocalista llamado Jimi Jamison, quién no era ningún desconocido en la música Rock americana ya que venía de bandas de la talla de TARGET y COBRA, y en ese instante, la historia se reescribió. Este vocalista iba a darle magia a la melodía y la garra oscilante de sus canciones a través de un mayor registro de voz. Si además le juntas con Jim Peterick y Frankie Sullivan, la combinación solo puede definirse como explosiva, ya que reúne todas las condiciones vocales para resultar simplemente perfecto en las composiciones de estos dos grandes músicos. Con el paso de los años Jamison se convertiría en una de las voces más grandes del AOR, un icono que iba forjando su legado con cada disco de SURVIVOR y con su propia carrera en solitario.

Y, ¿qué encontramos en Vital Signs? Pues la respuesta es fácil, uno de esos discos, raras excepciones, en el que todas sus pistas, es decir, sus 9 temas no tienen desperdicio por ningún lado. 

Para empezar ya fuerte tenemos I Can´t Hold Back, un auténtico clásico y primer single del disco. Todo un himno dentro del Aor que reventó las emisoras de radio. Una canción que junto al Eye Of The Tiger, es de las más referenciales de los de Chicago. Desde la sensibilidad de su comienzo hasta la fuerza que desprende en su desarrollo, así como su gancho en el estribillo, la convierten en grande no, grandísima.

Le sigue High On You, el que fuera su segundo sencillo y un tema lleno de frescura, de alegría, de viveza bajo una rítmica con soltura junto a un acompañamiento de teclas estupendo. Jamison bordando cada frase y subiendo, en la justa medida que necesita el tema, la intensidad vocal. ¡Lo bordan!

Nos vamos a encontrar con temas de un calado de dimensiones extremas como First Night que, aunque comienza pausada y melancólica, incluso triste, no tarda en convertirse en un torbellino melódico a 4 marchas con frases precisas de rimas fabulosas y fácil absorción. Acto seguido nos damos de bruces con Broken Promises, una de mis favoritas y en la que nada más apegarnos a su comienzo, a medio tiempo de guitarra, presagiamos algo estupendo, muy melódico. Pieza super pegadiza, con un estribillo colosal y jalonada con excelentes coros apoyados en un gran aporte por parte de Frankie Sullivan. Y, en esta pequeña acotación de sensibilidades, nacen otros temas de escándalo: Popular Girl de detalladas teclas por parte de Peterick o Everlasting, donde de nuevo se llega a límites inusitados de intensidad.

Como no podía ser de otra forma, tendremos tiempo para la emotividad con la estupenda balada y exitazo monumental The Search Is Over, tan emotiva y evocadora que es imposible no derretirse al fuego de los sentimientos. JAMISON lleva al extremo el abatimiento y la expresión máxima de los sentimientos, tocándonos la fibra de una manera escandalosa. También es de ley destacar el gran piano que ejecuta Peterick y que culmina con un solo de guitarra de Sullivan que reza afinidad en su tacto al robarnos la respiración con guante blanco, y así crear un pedazo de cielo en la tierra.  Balada memorable dentro del Rock.

Aun nos aguardan dos temas soberbios como son: 

It´s The Singer Not The Song, lleno de energía y donde sobresale la santísima trinidad de la música (composición, interpretación vocal y ejecución instrumental), atentos al pedazo solo guitarrero en comunión con el teclado y la maestría que emborracha cada silaba de semejantes privilegiadas cuerdas vocales. Esto se llama PERFECCIÓN.

Y cerrando la optimización del círculo, hallamos un tema de mucha carga emocional: I See You In Everyone. Medio tiempo muy melódico con un bridge y estribillo super bien rematados, alta gama de ensueño en constantes rimas que nos dejarán perplejos. La diferencia en quien mima todo el contenido hasta el final y quien coloca temas estratégicamente para llamar la atención, aquí el orden, fuera como fuera, no alteraría el resultado.

Recomendaros este disco, os guste o no el AOR, es mi misión, ya que es una obra de arte musical más allá de géneros. Dadle una oportunidad y te enamorarás a primera vista, mejor dicho, escucha., Por él no pasan los años, mantiene su encanto y su frescura, su emoción desde el primer tema al último.

Para mí SURVIVOR forever. 

Roberto Martínez «Pibe» (The Lux Team)

 

 

 

 

 

Comments are closed.