KING SAPO – Entrevista a Jesús Trujillo

Foto: Daniel Arriero

Ha pasado solo 1 año desde la última vez que me puse en contacto con mis queridos KING SAPO, pero 1 año en la vida de unos sapos tan rockeros da para mucho, aunque haya sido este año asqueroso de Covid. Así que pongo en contacto con Jesús Trujillo, cantante de la banda (también toca la guitarra, teclados…) y una de las mejores voces que tenemos en el rock patrio. Una auténtica bomba en el escenario, un melómano y un tío majísimo. 

El tiempo pasa volando cuando tienes en frente a una persona a la que admiras tanto. Charlamos sobre su nuevo EP “Lengua Púrpura”, sobre cómo le influenciaron cosas tan dispares como MANOWAR, THE BEATLES u OTTIS READING y sobre el papel que jugó el padre de un compañero de cole en sus inicios musicales. ¡Pasen y lean!

 

Iñigo Ortúñez (I.O.): Muy buenas Jesús, un placer volver a contactar contigo, sabes que para mí siempre es especial ponerme en contacto con vosotros. ¿Qué tal estás?

Jesús Trujillo (J.T.): El placer es nuestro también. ¡Estoy muy bien! Hace tiempo que no te veía y escuchaba.

 

I.O.: Pues lo primero, enhorabuena por vuestro nuevo EP “Lengua Púrpura”. La verdad es que está muy chulo y es algo distinto y ciertamente inesperado. ¿Cómo surgió la idea de hacer un EP acústico en mitad de la pandemia? Lo cierto es que con las restricciones actuales, será más sencillo de ser presentado en directo, ¿No?

J.T.: Teníamos la idea desde hace tiempo de hacer algo en acústico, como se hacían los Unplugged en los 90. Estaría bien recuperar ese formato porque creo que fue un momento muy brillante de la historia del rock. Con la pandemia y que Javi (Planelles, batería) tuvo una lesión en el hombro, pues empezamos a hacer cosas en acústico y finalmente llevamos a cabo esa idea que teníamos en mente haber sacado adelante en un futuro inexacto. Las canciones que teníamos sonaban bien y nos lanzamos.

 

I.O.: Cuatro temas nuevos y una versión de “Lume”, que precisamente era el tema más cañero de “Niño Gurú” y al que la versión más desnuda le queda también genial. ¿De dónde ha salido la inspiración para estos temas?. Hay bandas que componen las canciones con las acústicas y luego las llevan al eléctrico, ¿Sois de esos? 

J.T.: Yo siempre estoy escribiendo y componiendo canciones, todo el tiempo. Y de 50 que puedo escribir, a veces puedo elegir 3-4 o alguna más. Teníamos muchas canciones e hicimos una criba, una votación y finalmente elegimos trabajar un poco más en esas. “Lume” es quizás de mis favoritas, aunque sea difícil elegir, pero precisamente porque le hemos podido dar una cara nueva, reinterpretarla, parece otra. 

Nosotros estábamos componiendo para lo que pudiera haber en el futuro. Se compone a veces con una acústica, otras con un piano, otras andando por la calle… o abriendo un periódico. Siempre estás componiendo, si estás en un proceso creativo, lo normalizas tanto que estás siempre con las antenas puestas. Nos hace sentir vivos el estar creativos, con ideas, da de alguna manera, un sentido a nuestra existencia, si me permites la frase filosófica, jaja…

 

 

I.O.: Muchas veces, creo que nos gusta escuchar canciones en inglés porque no sabemos lo que dicen… ya que otras veces escuchamos canciones en español con unas letras tan “obvias” y simplonas, que no nos dicen nada. Pero de vez en cuando alguna banda como vosotros es capaz de crear letras más curradas, más potentes a nivel sensorial, de las que te invitan a pensar… ¿Qué me puedes decir de vuestras letras? ¿Quién escribe las letras?

J.T.: El tema del inglés, creo que todos nos hemos aburrido de hablarlo en las barras de los bares. El inglés es muy monosilábico y parece que todo encaja muy bien. Esto no quiere decir que el español, o el italiano o el portugués, no suenen bonitos cantados. Últimamente escucho mucho a un grupo ruso que se llama KINÓ (que es cine en ruso), que al principio se hace duro escuchar, pero cuando haces el oído y sobre todo puedes traducir las letras, ¡está genial, te lo recomiendo! Los padres del rock n’ roll son Estados Unidos e Inglaterra, es normal que muchos lo usen.

Yo creo que se puede ser profundo y también coloquial en una canción. Con una canción puedes decir muchísimo en poco tiempo y sin necesidad de ser rebuscado o críptico. No quiero que el oyente tenga que esmerarse demasiado en saber de qué estás hablando, aunque sin ser demasiado obvios. Si lees “Lengua púrpura” ves que tiene también algo de brumas y nieblas, pero la forma de expresar es bastante directa.

 

I.O.: Te voy a reconocer una cosa… odio el famoso Unplugged que grabó NIRVANA en su momento, me pareció aburrido a más no poder. Aunque hay otros que sí que me gustan mucho, como lo que grabó TESLA u algún otro… ¿Cuál es tu acústico o unplugged favorito y qué banda te gustaría que sacara uno?

J.T.: Favorito sería muy complicado, hubo cosas muy gordas ahí. Me identifico con lo de NIRVANA, porque cuando salió, yo también lo odiaba. Con ese disco llegaron a la cúspide de su popularidad y les gustaron a mucha otra gente… y a mí me daba hasta un poquito de rabia; era más chaval y tenía esos prejuicios. Con el tiempo me he reconciliado, pero no es de mis favoritos.

Los Unplugged de los 90 volvieron a poner de relieve a Eric Clapton, Neil Young o incluso a Bob Dylan, 3 viejos “hippies” que volvieron a la palestra, de manera totalmente merecida porque hicieron una música fantástica. En los 80 estuvieron algo más confusos, pero en los 90 tuvieron un resurgir creativo increíble, que influyeron en la juventud. Me gusta el Unplugged de STONE TEMPLE PILOTS, el de REM… 

Y alguna banda que me hubiera gustado… así a bote pronto diría a GUNS N’ ROSES, es una banda que duró muy poco y que tenía una química especial (Nota: en ese momento no puedo más que hacer un corazón con mis manos, pues son la banda con la que empecé en esta música). Pero las químicas duran lo que duran… Hubieran podido hacer algo muy bonito, porque tenían muy buenas melodías y eran muy emocionales. En su música hay muchos clichés de los 80, con los que yo por cierto estoy muy a gusto, y hubiera estado genial que se hubieran despojado de ellos en un Unplugged, como hizo mucha gente.

 

Un momento de la entrevista

 

I.O.: Son la banda con la que empecé, unos referentes para mi y el “Appetite for Destruction” es mi disco. Es cierto que duraron muy poco… Recuerdo que en una de sus últimas giras antes de que se fuera cada uno por un lado, hacían una parada a medio concierto, sacaban unos sofás y se hacían media horita en acústico. Les quedaba muy curioso. 

J.T.: Tenían esa faceta ahí que nunca la llegaron a explotar del todo. Este grupo, a pesar de todo lo hablado, era un gran grupo, un grupo de canciones. Estamos todos algo saturados de escuchar “Sweet Child o’ mine”, pero es una canción que ha perdurado al tiempo y eso no lo puede decir cualquiera. “Appetite for Destruction” yo lo rayé de tanto escucharlo, pero lo pones a día de hoy y sigue siendo lo que es: un artefacto descomunal. Es más, los “Use your Illusion” me encantan… siempre han estado más expuestos a la crítica y me parecen unas obras majestuosas, impecables. Si quieres criticar, podrías criticar hasta el “IV” de LED ZEPPELIN, que es un disco perfecto.

 

I.O.: Vuestro primer disco “Niño Gurú” salió al mercado en 2019 (podéis leer la reseña aquí) y aunque le pudisteis presentar por muchas ciudades de España, seguro que con la dichosa pandemia os quedasteis a medias de lo que os hubiera gustado. Es un auténtico discazo que merecía ser escuchado en todos los rincones. No olvidemos que fuisteis nominados en los Grammy Latinos en las categorías de “Mejor nueva banda” y “Mejor disco de Rock”. ¿Cómo lo ves con la perspectiva del tiempo?

J.T.: El disco se quedó un poco a medias por la pandemia. Pero ya empezamos a salir de eso e iremos presentando no sólo el EP “Lengua Púrpura”, si no también “Niño Gurú”. Yo sigo estando muy orgulloso, aunque soy de los que graban un disco y luego no lo escucha, jaja… Me parece un disco asequible, fácil de digerir, de los que cuando acaban te dan ganas de ponerlo otra vez. ¡Creo que eso fue un acierto!

 

I.O.: Yo era de los que le daba siempre al play otra vez, jajaja… KING SAPO nació justo antes del Covid y tendríais vuestras expectativas sobre lo que queríais conseguir como banda. ¿Cómo lo ves ahora? ¿Qué futuro le ves a la banda viendo la situación actual y la que nos viene en los próximos 2 años?

J.T.: No sé si es cuestión de la edad que tiene uno, pero yo ya sé que la vida está llena de cosas sobre las que no puedo actuar y sobre esas, me preocupo poco. Trabajo sobre las que puedo cambiar. No sé qué expectativas teníamos nosotros: hacer buena música, grabar un buen disco y luego ir viendo. En este mundo, por muy bueno que pueda ser un disco, no te garantiza absolutamente nada. El placer es saber que estás en una buena banda y que lo estás haciendo bien. Tener grandes expectativas de la música hoy en día, no es muy realista. Aún así nosotros hemos seguido tocando y haciendo cositas, y nunca nos hemos sentido decepcionados por lo que ha ocurrido. Aquí lo triste ha sido las personas que han enfermado y las que han fallecido. 

 

I.O.: Una duda… Me da la sensación de que con vuestra anterior banda, mis queridos ELDORADO, tocabais menos en directo, mientras con KING SAPO estáis mucho más activos tocando en un montón de sitios, incluso ahora durante la pandemia. ¿A qué se debe este cambio?

J.T.: Pues yo no tengo esa impresión, creo que con ELDORADO tocamos un montón y es algo de lo que mejor recuerdo guardo de aquella época. Tocamos en un montón de sitios cutres, en otro montón que estaban bien y en otros tantos que estaban del carajo de bien. Me quedo con los sitios cutres… que nos hicieron “banda” y me hicieron músico; tener que sacar adelante sitios que no suenan bien o dónde no hay mucha gente, eso te curte. El abrir para ALTER BRIDGE o THIN LIZZY son más experiencias personales.

Con ELDORADO tocamos muchísimo fuera, en Europa, en EEUU, mientras que con KING SAPO por ahora estamos centrados en España, igual por eso te parece que tocamos más. Además siempre hemos pensado que no hay que “quemar” los lugares, no puedes estar tocando en Madrid 2 veces al mes, porque la gente ya se aburre y se quema. Yo además de los discos, tengo buenísimos recuerdos de las giras de ELDORADO, por Alemania, por Francia…

 

I.O.: Tengo curiosidad por quién es el artífice de vuestra “imagen” de la banda, me refiero a las carátulas de los discos, carteles promocionales… Tienen todas un sello propio, muy vuestro y un aire especial. ¿Surge de algo concreto?

J.T.: Rodillo Estudios es el que generalmente hace los carteles. Nosotros les habíamos explicado lo que queríamos y él refleja lo que le transmite la música. Estoy muy contento con todo el arte de la banda, en general y además como has dicho, lo ves y sabes de quién es, y eso es importante que lo hayamos conseguido.

 

 

I.O.: Recuerdo con muchísimo cariño vuestro concierto especial de Navidad que retransmitisteis por streaming. Fue uno de mis primeros conciertos en streaming y mientras lo veía, tenía a mi familia en el sofá viendo la TV y diciéndome que dejara de mover las piernas y la cabeza… Recuerdo que allí tocasteis algunas canciones nuevas, no estoy seguro si todas las del EP, pero algunas estoy seguro que sí. ¿Qué me puedes contar de aquel concierto?

J.T.: Era un momento en el que nos sentíamos algo “débiles” o con menos energía, porque Javi había tenido el problema del hombro, habíamos estado separados mucho tiempo por el confinamiento… Además cuando una banda ha estado mucho en la carretera juntos, como hemos estado Andrés, Javi y yo con ELDORADO y KING SAPO, parece que cuando paras, te oxidas un poco. Así que recuerdo muchos nervios, además el rollo del streaming era totalmente nuevo para todos nosotros. Pero al mismo tiempo estábamos muy ilusionados, porque teníamos canciones nuevas y la banda seguía viva, después de un periodo socialmente tan oscuro. Salimos de allí contentos y sabiendo que teníamos un futuro y algo por lo que luchar.

 

I.O.: ¡De verdad que estuvo muy chulo! Me imagino que veréis con preocupación que en el momento en el que se abra la veda de los conciertos sin grandes restricciones, esto va a ser una avalancha… Como siempre me imagino que los que ganarán serán las bandas más grandes, que querrán girar todos y llenarán salas en cuestión de minutos. ¿Cómo crees que será la situación para las bandas pequeñas como vosotros? Conseguir un hueco en algún Festival mediano-grande, será absolutamente imposible durante igual 2-3 años…

J.T.: Te voy a hablar de lo que me preocupa primero. Creo que hay muchas salas y locales que conformaban el circuito español que han cerrado. No sé si cuando pase todo esto, nos vamos a encontrar con un descampado, aunque yo espero que no, porque si algo podemos decir, es que hay un montón de gente entusiasta de la música en directo, del rock, que son los que mantienen los locales a pico y pala. Seguro que con el tiempo se abrirán otros también. 

Por otro lado, si todo esto va a generar que esté todo petado de conciertos y la gente vuelva a ir a los conciertos y que, aquí voy a ser un poco cándido, la gente valore lo que es ir a un concierto, con amigos, disfrutando de la música, pues bienvenido sea. Es bueno para todos.

 

I.O.: Nosotros desde la Asociación Burgos Heavy Metal hemos empezado a hacer un Ciclo de conciertos en un Salón de actos, como un regalo para los Socios y para nosotros mismos y como una manera de aportar nuestro granito de arena a la escena, las bandas, técnicos, etc. Y estamos viendo que están teniendo muy buena aceptación y que la gente está a deseo de ver música en directo.

J.T.: Claro tú eres un ejemplo de esto… Tú estás en una Asociación de Burgos promoviendo la música y lo haces sólo porque te gusta. Para mi eso, como músico que soy, es una riqueza excepcional. Hay veces que los propios promotores piensan más en la música que los propios músicos. Esperemos que podamos pasar esto y podamos continuar con nuestra vida y nuestras pasiones, porque la vida sin pasión, ¿qué carajo es?

 

I.O.: 100% de acuerdo… es como la música, sin pasión, ¿qué le queda?

Bueno, para ir acabando, algo un poco más personal, ¿quién es Jesús Trujillo? ¿En qué momento un chiquillo de las islas pasó a querer ligar su vida a la música y al rock en concreto?

J.T.: Joder, ¡nunca me habían hecho esa pregunta! ¡Jesús Trujillo es el hijo de Suso y de Tere! Mi gran pasión cuando era niño no era la música, si no la literatura, leer. En el confinamiento redescubrí lo mucho que me gusta leer. Escribir y leer son actividades solitarias, mientras que hacer música, estar en una banda de rock con amigos y que la banda esté cohesionada, es un tesoro colectivo. Tener buenas canciones está muy bien, pero tener una banda de rock con la que te sientas bien, es un gran tesoro. 

Yo me marcho de Las Palmas porque ocurrió lo que hablábamos antes, el gran descampado. Por determinados temas políticos se cerraron un montón de sitios y llegó un momento en el que en una ciudad de más de 300.000 habitantes, ¡había solo 2 sitios dónde tocar! Así que me fui para Madrid, porque necesitaba tocar y aquí he hecho vida. 

 

I.O.: ¿Qué 2 bandas dirías que son las que te marcaron en tu adolescencia y por qué? ¿O quizás fue algún músico concreto?

J.T.: En mi infancia sólo leía y en mi adolescencia descubrí el Heavy Metal y me di cuenta que MANOWAR y Conan no eran tan lejanos. Siempre estuve expuesto a un montón de música y llegaron LED ZEPPELIN y un montón de grupos de rock duro. Pero un día, viendo la serie de “Aquellos maravillosos años” sale el “I wanna hold your hands” de los BEATLES, que yo les conocía pero pensaba que eran como la “La chica Ye Ye” y a un niño de 12-13 años no le interesaba la chica ye-ye… Pero al escucharla me encantó y no era una canción dura, era una canción pop sesentera. 

Fui al colegio al día siguiente sabiendo que el padre de un compañero era fanático de los BEATLES y tenía sus discos, así que le llevé una cinta y le pregunté si me podía grabar algo. Al día siguiente volvió el chico y me dijo “no te lo grabé… mi padre dice que vengas para casa”. Cuando fui a su casa y vi el festín de vinilos que tenía allí, se me abrió un mundo y fui avanzando… hasta que acabé tocando la guitarra (en mi casa siempre había habido guitarras, un órgano…). 

 

 

I.O.:  Pregunta difícil: ¿serías capaz de decirme 3-4 discos que te hayan marcado y la razón específica? Intenta ser concreto en la respuesta, aunque sé que es difícil…

J.T.: Son muchos pero podría decir:

– “The White Album” de los BEATLES, que es la Biblia del Rock, ahí está todo.

– “Nevermind” de NIRVANA, que me cogió en un momento que era perfecto para mí… lo rayé de escucharlo y me sigue encantando. Disco redondo.

– Diría también que la música soul… Ottis Reading. Cuando me abrí a ello descubrí un montón de música de los 70 y me influyó muchísimo, aunque no esté presente en la música que yo hago.

– Te podría decir el “Appetite for Destruction”, o el “IV” de LED ZEPPELIN… el “Dark side of the Moon” de PINK FLOYD… Igual soy un poco abuelo cebolleta, pero es algo que echo de menos en las nuevas generaciones, que escuches algo que te pica y te pongas a indagar todo lo que puedes en dicho grupo. 

 

I.O.: Bueno Jesús, ha sido un auténtico placer. El tiempo pasa volando cuando estás a gusto, pero no quiero robarte más tiempo. Espero que tú también te lo hayas pasado bien. Desde Rock Angels os deseamos toda la suerte del mundo, porque os la merecéis. ¡KING SAPO es una banda tremenda! ¿Algún mensaje final para los fans?

J.T.: Lo primero gracias a ti, me lo he pasado de miedo hablando contigo. Pues nada, emplazar a todo el mundo a buscarnos en las RRSS y a los que nos conozcáis, ¡esperamos vernos en los conciertos pronto y más asiduamente!

Entrevista: Iñigo Metalson (The Lux Team)

Comments are closed.