HEATHEN – Empire Of The Blind (2020) Review

Con un inicio de guitarra que me recuerda a la intro de la famosa serie “La casa de papel”, HEATHEN abre su nuevo disco, «Empire of the blind, con un corte cuyo título asusta mucho más que la música, “This rotting sphere”. Curioso que también cierran el disco con un outro similar en el tema “Monument to ruin”.

Curiosidades a parte, los amantes del Thrash Metal de la mítica Bay Area, estamos una vez más de enhorabuena. La para muchos, banda de culto HEATHEN, edita estos días su cuarto larga duración. Pocos caprichos musicales para una banda que dio sus primeros pasos en 1984, por eso hay que degustarlos bien. Tras dos tremendos discos a finales de los 80 y un demoledor tercer disco en 2009, nos regalan ahora, 11 años después, un nuevo capítulo de su brillante, aunque corta, discografía.

Una cosa que siempre me ha gustado de HEATHEN es que, a pesar de practicar un estilo bastante definido, siempre han sabido ir dándole distintos enfoques. Así su seminal “Breaking the silence” de 1987, recogía la senda de thrash/speed metal que tanto triunfaba a mediados de los 80, mientras que su sucesor, el imprescindible “Victims of Deception” de 1991, contenía unas canciones mucho más elaboradas, más largas, con muchos cambios de ritmo y un enfoque más técnico/progresivo. Para que me entendáis, pasaron del “Kill ‘em all” al “And justice for all” de un solo paso. Este disco supuso la entrada a la banda de Dave White a las voces, uno de los elementos fundamentales de la banda, con su peculiar voz a caballo entre el Thrash y la NWOBHM.

Los innumerables cambios de formación (el guitarrista fundador Lee Altus es el único que ha estado toda la carrera), los problemas financieros, el grunge, la muerte de uno de sus bajistas… o yo qué sé, hicieron que la banda se disolviera en 1993, hasta que llegó el mítico festival “Thrash of the Titans” en 2001. Cuánto tenemos que agradecerle los amantes del Thrash Metal, al famoso festival benéfico organizado para ayudar a dos reconocidos metaleros que estaban peleando con el puto cáncer: el gran Chuck Billy de TESTAMENT y el añorado Chuck Schuldiner de DEATH. Dicho festival sirvió para que grandes bandas de Thrash como mis adorados DEATH ANGEL, VIO-LENCE, FORBIDDEN o HEATHEN, se reunieran para dicho evento, y volvieran posteriormente a la actividad.

Tuvimos que esperar hasta 2009 para degustar el tercer lanzamiento de los americanos, el brutal “The Evolution of Chaos”, quizás el disco que me gusta de HEATHEN. Un disco de thrash del siglo XXI, agresivo, con una producción bestial y un trabajo de guitarras apabullante. Me recuerda muchísimo al también impresionante “Ironbound” de OVERKILL, puntualizando que HEATHEN lo sacó un año antes… El dúo Altus-White funcionaba como una apisonadora y además contaba con la ayuda de Kragen Lum a las guitarras, quién ya conocía a Altus, pues había girado con él en EXODUS durante las ausencias de Gary Holt (recordemos que Altus lleva en EXODUS desde 2005). 

A pesar de los 11 años que hemos tenido que volver a esperar, “Empire of the Blind” mantiene el nivel y sigue golpeándonos con un Thrash moderno y agresivo, aunque no exento de melodía. En este caso han apostado por reducir la velocidad en algunos temas, en aras de conseguir algo más de groove y contundencia, como en “Sun in my hand”. Los riffs gruesos y cortantes en algunos momentos de “Devour” recuerdan al también añorado Dimebag. Pero que no cundan las alarmas, que aquí mandan los riffs rápidos de esos de cansar la mano, como los de “The Blight” o el tema título, “Empire of the blind”, aunque en éste en el estribillo mete un punto mucho más melódico. 

Y es que en este disco también hay mucha melodía y algunas voces no tan agresivas, lo que da mucho dinamismo y variedad al trabajo. Esa balanza entre riffs galopantes perfectos para un buen headbanging y estribillos con el punto adecuado de melodía para poder levantar el puño y la muñequera de pinchos, es para mi gusto uno de los puntos fuertes del disco. Los temas son mucho más directos que en sus 2 discos anteriores, con lo que entran muy bien de primeras. A veces, menos es más.

El tema más distinto del disco es “Shrine of apathy”, muy pausada y que da un respiro a mitad del disco. Es una canción que no acaba de explotar y tampoco me lleva a un nivel de intensidad máximo, como por ejemplo me pasó con el maravilloso “Farewell” de ANGELUS APATRIDA. No soy yo muy amante de los discos instrumentales, pero curiosamente mi favorita del disco es  “A fine red mist”, que cuenta con unas melodías espectaculares, un sonido muy thrasher en las rítmicas y un muy aceptable duelo de solos entre Altus y Kragen. No he podido evitarlo, con este tema, me he marcado unos air-guitar de libro, con caretos de emocionado incluidos…

Cierran con el tema más old-school, el revientacuellos “The Gods divide” escrito por Kragen y que muestra que le han sentado fenomenal sus giras con EXODUS. Tema perfecto para demoler y reconstruir (¿el “circo político”?), ya lo dicen ellos “Destroy, rebuild… a resurrection for mankind… a modern era for the blind”. Que cada uno piense lo que quiera.

HEATHEN vuelven a la palestra con un discazo enorme, cuyo mejor atributo es mezclar un trabajo demoledor a las guitarras, con unas grandes melodías, que hacen que sea un disco muy disfrutable para todos los amantes del metal, no solo para los amantes del Thrash Metal más cañero. ¡Esperemos que no tengamos que esperar otros 11 años para el siguiente!

Palabra de Metalson


RATE/NOTA: 8,5/10

Iñigo Metalson (The Lux Team)

 

 

 

 

 

Comments are closed.