FM / GUN – Sala Shoko, Madrid (2022) Crónica

Fotos: Raúl Blanco

Si estamos a 2022 estos deben de ser FM, supongo. Aun recuerdo cuando un grupo de locos escuchamos que los británicos FM se juntaban de nuevo para una aparición en el extinto, y muy recordado, Firefest en Nottingham. Allí que nos pusimos manos a la obra para montar todo el operativo logístico y poder estar presente en lo que era una fecha única e irrepetible que ningún amante del AOR debía perderse, si es que podía hacer frente a los gastos originados del viaje mas estancia en las siempre caras islas británicas. Pues bien, estamos a 2022 y mi viejo cerebro es incapaz de recordar hoy en día las veces que he vivido la ocasión única de ver a FM en directo, es más, en distintos países. No seré yo quien se queje de ello, pero, comer caviar todos los días también puede llegar a ser contraproducente, que me lo ha dicho un medico amigo mío.

La ocasión nos traía a Gun como aliciente en un co-headliner tour que se quedo un poco descafeinado por la aparición en directo de los de Glasgow sin un batería, o lo que es lo mismo, en formato acústico a dos guitarras, bajo y voz. Esto es lo de siempre, que difícil es hacer un acústico ¿y por qué? Pues porque ahí es donde se te pueden ver todas las vergüenzas, es como cuando te desnudas y ya no hay forma de ocultar esa barriguita cervecera, pues lo mismo, si no tienes un “buen cuerpo” la foto no luce. No puedo decir que no lo intentaran, ni tan siquiera que la elección de temas fuera equivocada, pero entre la voz de Dante, de la que nunca he sido fan, y un Giuliano justito…pues quedan 55 minutos que se hacen largos, muy largos. En cualquier caso, aunque a ratos era divertido escuchar enormes temas como “Don´t say it´s over”, “Welcome to the real world”, “Word up”, “Inside out”, “Better days” o la solicitada por un fan exaltado “Shame on you”. Vendrán tiempos mejores para Gun…o no, lo cierto es que no se que esperar a estas alturas de una banda que va dando tumbos y se resiste a sentarse a recapacitar. 

 

 

Una vez mas FM, las huestes de Mr. Overland una vez mas llegaban a nuestro país a divertirse y a hacernos pasar un rato mas que agradable.  La banda tiene nuevo disco en la calle de la mano de Frontiers y es lo que venían a presentar, es con lo que abrieron, “Synchronized” pero no tardaron en darnos lo nuestro…pero bien. “Bad Luck”, “Don´t stop”, “Life is a higway” y… ¡al demonio! Me importa una mierda las veces que haya visto al grupo, tanto yo como todos los presentes ya estamos rendido y disfrutando como autentico enanos y gritando junto a Steve y Merv “your way! Your way!” …dadme mil conciertos de FM más. Y a ellos, dadles mil visitas a España, se les nota en la cara, y eso no se pude disimular, lo a gusto y agradecidos que están al publico español desde su regreso, si, el que os comenté anteriormente, y es que sus visitas se cuentan por éxito de publico y critica y no es para menos. 

 

 

Todo aquel que haga llamarse a si mismo seguidor o amante del AOR no puede dejar de acercarse a ver a FM siempre que tenga ocasión y las razones son muy claras y concisas, PERFECCION, tanto a nivel musical e individual como de grupo y de talento individual unido a unos temas que son ya parte de la historia del estilo por méritos propios. Y si le sumas a todo lo anterior una simpatía de esa que te gana desde el segundo cero pues ya estamos de nuevo ante uno de los conciertos del año…otra vez. No recuerdo haberle escuchado ni una sola nota desafinada a la garganta de Sir Overland en las ya incontables veces que he tenido la oportunidad de degustarlo. Pero es que me sucede lo mismo con sus compañeros, y es que mira que es complicado tocar con tanto gusto y que parezca fácil. 

 

 

No creo que nadie de los presentes se fuera defraudado con lo que vio, y menos después de que lo que hace unos años fue una sorpresa se haya convertido en uno de los momentos as esperados de la descarga, ese momento en que la banda abandona el escenario y regresa únicamente un Steve Overland acompañado por Jem Davies a los teclados, y que no molesten mucho, para regocijo, deleite y admiración plena y perpetua del personal escuchando los gorgoritos de una tierna, dulce y brutalmente emotiva “Story of my life”, un tema que apareció en su disco publicado en 2013 “Rockville” y que se ha convertido en uno de los favoritos de sus seguidores por culpa del bueno de Steve. 

 

 

Yo no quiero comer caviar todos los días, odio ese marisco que sabe a agua de mar, si, lo siento, soy más de un tremendo chuletón gallego, o un cachopo asturiano, o unas migas extremeñas, o un cocido madrileño, pero, ojo a lo que digo porque es una amenaza en toda regla y no quiero tener que volver a repetirla, el año, venga os dejo dos, que me dejéis sin mi ración de caviar de Belluga venido directamente de la piscifactoría británica bajo la marca registrada FM me voy a cabrear mucho, mucho mucho, muchísimo muchísimo, he dicho. 

 

 

PD: Padri, que actuación nos regalo una vez mas tu chico, Kirkpatrick, a las guitarras, seguro que allá desde donde lo vieras de nuevo, lo disfrutaste tanto como yo me acorde de ti viéndolo. 

Crónica y fotos: Raúl Blanco

 

Comments are closed.