FIND ME – Lighthing In A Bottle (2022) Review

Cuando escuchas un trabajo por primera vez y te transporta al mejor tiempo de tu vida, ese en el que llevabas la carpeta forrada con tus ídolos, al momento en que volvías a casa porque estrenaban “Yo, el halcón” en la tele o en el que quedabas con tus amigos para tomar tu primera litrona sin que se enteraran tus padres, es porque ese álbum no es bueno, sino muy bueno. Y esto es lo que me ha pasado precisamente con lo nuevo de Find Me: “Lighthing In A Bottle”.

Para quienes no sepan de que hablo, esta experiencia musical viene importada de Suecia de la mano de Frontiers Records y es el resultado de la unión del vocalista Robbie LaBlanc y el multintrumentista Daniel Flores, producido por el propio Serafino Perugino, propietario del sello.

Nos encontramos ante un álbum del AOR más clásico, con una producción muy cuidada, donde la elegancia de la voz de Robbie es coprotagonista con algunos invitados sorpresa. El que Alessandro del Vecchio (colaborador habitual de Hardline, Jorn Lande, Jeff Scott Soto, etc) haya compuesto 10 de los once temas ya hace intuir que estamos ante algo que nos va a dejar muy buen sabor de boca. El dúo está acompañado por Jonny Tobro al bajo, Michael Palace y Rolf Stan Pilloti con sus guitarras y “todo” lo demás lo pone el propio Daniel Flores. Con tres álbumes anteriores que no te hacen bajar la guardia, este mes de marzo han vuelto desde que en 2019 lanzarán “Angel In Blue” para el regocijo de los fans de rock melódico y con clase.

Y empezamos calentando motores con “Survive”, un tema clásico de AOR donde la voz poderosa y melódica de Robbie ya nos deja entrever que estamos ante un gran trabajo de compañeros. Es una canción que emociona de principio a fin. Es ese tipo de obra que en la soledad puede aportar mucho, ya que el estribillo machacón nos invita a salir del agujero donde estemos y sobrevivir, siempre tenemos a alguien que nos tiende la mano y tira de nosotros. Hay luz al final del túnel por muy largo que este sea. 

La joya de la corona de este plástico llega pronto. En la segunda posición esta nueva versión de “Far From Over” en la que colabora el propio Vince Di Cola. No os voy a decir que es parte de la banda sonora de “Staying Alive” porque es obvio (upss, ya lo dije) de que quien ama el AOR está al tanto de todas estas bandas sonoras que forman parte de nuestra juventud, de nuestra vida. La presencia de Di Cola es tal que nos encontramos ante un solo de teclado endemoniado, veloz, en que los dedos apenas se posan en las teclas y parecen batirse en duelo con el propio Flores. Pone los pelos de punta el momento final vocal, mezclado con los sintetizadores. Un tema que deja un listón muy alto y que hará las delicias de los amates del rock melódico.

Más guitarrero, pero sin abandonar la línea de todo este nuevo trabajo es “Sail Away”, mucho más potente en la sección rítmica desde el principio al fin, que conjuga perfectamente con las guitarras de Palace y Pilloti. La producción de Perugino es magistral, que ha conseguido unir lo mejor del AOR con la melodía del Hard Rock.

¿Y qué sería de un disco clásico sin una gran balada? Aquí tenemos “Back To You”. La declaración de amor perfecta cantada por Robbie Le Blanc casi a capella en su primera parte, que poco a poco va creciendo, acompañándose de todos los instrumentos que hacen que nos vayamos haciendo la idea del final apoteósico que nos espera. Un solo de guitarra casi angelical, muy bien entramado, que nos invita a mirar en los ojos de quien tenemos enfrente, sostener su mano y no dejarlo jamás.

Que estos tipos se compenetran a la perfección lo podemos comprobar en “Diana”, un medio tiempo acompasado gracias al ritmo protagonista de la batería que marca el tempo a lo largo de toda la canción. Queda demostrado que Flores es todo un talento que puede encajar en cualquier banda que se lo pida. Su mano se encuentra detrás de cada nota, de cada cambio y se hace imprescindible de principio a fin.

Aunque pueda sonar un poco repetitivo este “Lightining In A Bottle” aquí tenemos un tema que rompe la línea de producción: “Distant echoes” que  quizá sea esa composición que descoloca un poco el esquema. Arranca con fuerza, con las guitarras y batería a tope para calmarse gracias a la voz de LaBlanc. Es tal vez la más completa, musicalmente hablando, con subidas y bajadas de ritmo muy bien orquestadas, donde un solo de guitarra hila perfectamente al final, dándole un toque experimental.

La mano de Del Vecchio está presente en todo el disco, como podemos comprobar en “Remember (It’s Me)». Un medio tiempo digno de la mejor banda sonora de los 80, que es a lo que nos transporta con esas melodías y la voz, unas veces susurrante y otras potente del vocalista. Los riffs que ofrecen Palace y Flores son machacones y pegadizos sin menospreciar el gran trabajo de percusión de principio a fin.

Y entre tanto riff y batería machacona toca tomarse un respiro con la segunda balada de oro incluida en esta obra. Qué más explícito título para una balada que “You And I” donde se nos habla del amor roto, de errores que reparar y que mejor forma de decirlo que con esos coros suaves que llenan este tema. Reproches de pareja que en la voz de Ronnie parecen toda una declaración de amor. Las cuerdas de las guitarras parecen flotar acompañando hasta el final esta canción de “amor-desamor”

Y aquí llega “Under A Bad Sign” para sacarnos de esa nube de pasión en las que nos habíamos quedado. Una vez más nos hallamos ante una pegadiza producción de Perugino. Destaca sobre todo la guitarra de Michael Palace que le da un toque distinguido. Aunque siga siendo una composición Del Vecchio se difiere claramente el sello del guitarrista. Desde luego, no podemos decir que estos chicos hayan nacido con mala estrella, porque la compenetración entre ellos y el buen hacer que tienen convierte notas musicales en himnos.

Casi cerrando puertas, estamos ante otra joya del AOR. Esta “Give My Heart” tiene todos los ingredientes que hacen que una canción te llegue desde la primera nota. El ritmo lo marcan los riffs desde el principio y los teclados de Flores, aunque más en segundo plano, se hacen notar, acompañando la voz de Robbie que alcanza sus notas mas altas al introducir el solo de guitarra. Colofón final con coros angelicales que frenan en seco el tema.

Y como todo lo bueno tiene un final, los chicos de Find Me se guardan este as en la manga para cerrar esta gran obra del Rock melódico. No podrá estar más contento Serafino Perugino de la producción tan redonda que le ha quedado. Medios tiempos potentes, dos baladas que como dirían por mi tierra “quitan el sentío”, himnos melódicos y este broche final de la mano de “On The Run” que hacen que una vez más los suecos se coronen como los reyes de AOR. No se que tendrá esa tierra cuando la bendicen, lo único que se es que es una fabrica de grandes grupos y mejores melodías. Escandinavia es tierra de guerreros y aquí los italianos han sabido sacarle provecho al máximo. Desde luego, Frontiers Music sabe nutrirse de lo mejor de mejor y en cada trabajo que sacan se superan: desde que debutaran como sello discográfico allá por 1998 sacando el doble directo de “Ten” no han parado de sumar grandes artistas a sus filas en los que se encuentran Joe Lynn Turner, Survivor, Toto o los propios Find Me. Un disco este “Lighting In A Bottle” que no puede faltar en la estantería de un fan del AOR. Creo que una nota de 8\10 es bastante significativa de lo que tenemos delante.

Carmen Torres

 

 

 

 

 

 

Comments are closed.