CRÓNICA OBÚS + SILVERANTO (SEVILLA 2021)

OBÚS + SILVERANTO
SALA X, SEVILLA, 17 DE ABRIL DE 2021

Y por fin me doy mi primer homenaje musical en esta dichosa pandemia.

Ha pasado ya para mi mucho tiempo desde aquel pedazo de bolo en Madrid viendo a mis queridos One Desire, teloneando a la banda de Björn Strid y David Andersson junto al gran Sharlee D’Angelo, The Night Flight Orchestra .

La situación en el país era complicada, y como pasó unos días después, todo cambió.

La vuelta de la música ha traído consigo muchas restricciones que son necesarias para el buen funcionamiento de los eventos en directo, pero a las que lógicamente cuesta un poco acostumbrarse. Espero que todo vuelva a la normalidad muy pronto.

403 días después, y con un sábado primaveral a puertas de lo que debería ser la fiesta de la ciudad con la Feria de Sevilla, aquí estamos, en el barrio de la Macarena a las 13:30 en la puerta de la Sala X, donde encuentro al gran Luisma Hernández (Santelmo, Jorge Salán, Arwen) y actualmente dirigiendo junto a Carlos Mirat la sala de máquinas de los señores de Obús, con el que departo durante un rato y aprovecho a invitarlo a un programa del Condensarock. Dentro, está terminando Silveranto la prueba de sonido y es cuando me doy cuenta de que esa tarde por fin volvería a lo que más me gusta, la música en directo. Desde mi primer concierto de Bon Jovi en la gira del New Jersey o aquel conciertazo de Judas de la gira del Painkiller en el velódromo con Annihilator y Legión, nunca había estado tanto tiempo sin ver un concierto.

Después de una comida cojonuda con la familia Silveranto nos acercamos a la sala con una sensación de hormigueo en el estómago.

Para abrir nada más y nada menos que el 50% del Condensarock de Fluzo, el señor Kubero que junto a Josemi Cassani, Enrike Rodriguez y Josemi alias “El Niño” forman esa máquina perfectamente engrasada llamada Silveranto.

En esta crónica me toca hablar de mi “hermano” Kubero y voy a intentar ser objetivo, aunque desgraciadamente no sé si podré.

 

 

Desde que vine hace ya 19 años a Sevilla siempre lo admiré. Un vocalista nacido para comandar a cualquier banda grande, hecho que sin duda podría haber sucedido ya, hay queda…

Kubero es un grande de la escena sevillana al frente de bandas como Opera Mannet, Perversión, Cadena Perpetua, Bella Bestia, Master Evil, Wild Chain y por fin estos Silveranto. Toda una vida dedicada a la música.

Para mí era la única razón por la que acudía a dicho concierto, además de por intentar plasmar lo que he aprendido de los superhéroes de Rock Angels, capitaneados por los grandes Carlos Destroyer y Jesús Alijo (Raúl Blanco, Pibe, Laura, Miriam Martín, Samu Bodom etc y mi gran amigo y Consigliere Iñigo Ortuñez).

Sé que son palabras mayores y uno no tiene la capacidad de prosa de estas señorías, pero me dispongo a hacer un esfuerzo.

Muy buen ambiente por los alrededores con muchos míticos de la escena sevillana y donde pude saludar al gran Larri de Katie King o Vándalus en la actualidad, o al mago de las 4 cuerdas Sergio Martinez, bajista de Ankhara, Mago de Oz, Leo Jiménez y muchas más bandas y que siempre tiene tiempo para saludar, charlar o hacerse una foto con todos. Un gran músico, y mejor persona.

A las 16:30, con puntualidad británica, y después de una intro espectacular salen los Silveranto y nos sueltan de golpe “No Money” y “On the Road”, sus dos primeros singles y con los que nos demuestran que no han venido a pasar el rato. Dan ganas de levantarse y ponerse a saltar por que estos tíos dan cera de la buena. La sala comienza a caldearse porque además juegan en casa.

Continuarían con “Let Me” que será uno de los nuevos single y que en directo suena espectacular y aquí llega el momento de resaltar la calidad del señor Josemi Cassani, un guitarrista espectacular y que hace llorar a su guitarra con unos solos bestiales.

Sin dejarnos respirar y después de darnos las gracias por acudir al evento suena “How Long”, mi tema favorito desde que hace ya un año y medio lo escuchara en un audio que me mando el mismo Kubero y que tuvo el detalle de dedicarme, no sin que se me saliesen unas lágrimas de emoción. No hay nada mejor que ver a tu amigo donde más disfruta que es en un escenario.

“Tears Have Gone Away” se sucede como otro temazo, otro adelanto que al sonar ya me deja con las patas colgando.

 

 

Lo que está claro es que estos Silveranto suenan brutal y mucha culpa de ello la tiene esa base rítmica formada por Enrike Rodriguez bajista con mucha calidad y que le da un plus a la banda y Josemi “El niño” (que me perdone el maestro Joaquín Arellano por usurparle el mote) tras los parches, batería muy joven con mucha calidad y experiencia con un gran Groove y una pegada que le ha dado un punto extra a esta banda.

Los pies se nos mueven en las sillas y siento la necesidad de ponerme de pie y acercarme a las primeras filas, pero rápidamente nos viene la cruda realidad y sus necesarias responsabilidades a la cabeza.

Otro nuevo adelanto en forma de single que será “The Girl of the Curve” o el temazo “Can´t Stop Rock on Roll” ponen la guinda al show, dejándome con la sensación de que he disfrutado y he sido feliz, a partes iguales, viendo a este pedazo de banda. Pero en ese momento y cuando ya pensé que había terminado el espectáculo, comienzan los acordes de “Living after Midnight” y no puedo dejar escapar una sonrisa porque conociendo a Kubero, su tío Halford y sus amados Judas Priest, sabía que no podían quedarse fuera de esta fiesta de Rock y Metal que estábamos viviendo en Sevilla.

A pesar de que el sonido fue en algunos momentos un lastre para la banda, su entrega y actitud hicieron que el bolo no bajara de un sobresaliente bien merecido.

Apunten este nombre porque van a patear culos. Iñigo Ortuñez también persona multitarea, contable y miembro directivo de la Asociación Burgos Heavy Metal tendría que apuntarlo en la gloriosa agenda que tienen para sus programaciones. Unos grandes estos de Burgos que coincidiendo con la misma tarde de este bolo estaban disfrutando del primero de sus conciertos del ciclo “La cultura Heavy es segura” y en el que tocarían los magos de la guitarra Robert Beade o José Rubio (otro gran amigo de Kubero).

 

 

Después del descanso y con todo el mundo en sus butacas aparece el logo de Obús, Tras la intro de rigor, comienza la batería de Carlos y el bajo de Luisma demostrando por qué son la base rítmica por excelencia, en mi humilde opinión, más grande y con más bagaje del Rock y el Metal español, con permiso de Barón Rojo.

Aparece el tío Paco, con su Jackson negra y seguidamente sale el Señor Fortu Sanchez, el hombre más chulo y con más morro del rock español. Un animal escénico que brilla con su sola presencia.

Llevaba sin verlos desde aquella gira de reunión que dio paso a aquel discazo llamado “Al fondo del Abismo”, y ya tenía ganas, no os voy a engañar.

El sonido en ocasiones se hacía una pelota difícil de digerir. Un día después aún tengo la caja de Carlos machacando en mi oído, pero ellos salen a por todas y es que este par de “sinvergüenzas” llevan 45 años dándolo todo en los escenarios y su actitud ya está ligada por completo a su ADN.

“No me lo digas más” y “La Raya” suenan a tope con un gran estado vocal del señor Fortu. Interactúa con el público y se sabe el rey del cotarro. ¡Como domina este tío!

 

 

Continúan con “Necesito más” y “El que más”, que siguen rodando muy bien para el “setlist” elegido por la banda para esta ocasión. Lástima de que el sonido no dejara lucirse a las bandas como debieran, visto su imponente estado de forma sobre el escenario. Creo, personalmente, que sonaron demasiado fuerte, lo que hacía que la sonoridad general se convirtiese, como bien comenté anteriormente, en una pelota que hacía que no se pudiese disfrutar como es debido

“El que más” y “La muerte” serían los siguientes temas en sonar demostrando, nuevamente, que la banda está tremenda. La base rítmica tiene más kilómetros que un taxi, hay mucha y muy buena calidad, y que decir de los primos, dos auténticos “cracks” con más tablas que el Arca de Noé.

Antes de encarar otro temazo como “Que te jodan”, Fortu charla un poco con la gente porque no solo es un cantante brutal, si no que como “frotman” podría hacer una tesis.

“Autopista” en directo suena, a pesar de las condiciones, espectacular, y no puedo dejar que me asalte la memoria aquel mítico concierto de Obus liándola, haciendo el pino y demás locuras que realizaba el mago de Vallecas.

 

 

En este repertorio no podía faltar “Complaciente o Cruel” o “Juego Sucio”. Dos buenos temas en los que siguen demostrando que en ilusión y morro no tienen rival.

Había oído hablar de Carlos Mirat y había visto algún video, pero si lee esto le pido perdón de antemano por no haber disfrutado de algún otro directo suyo antes. ¡Vaya pegada señor! Una locomotora descontrolada a la par que un batería muy, muy bueno.

Y aunque recala mi pensamiento en el tío Luis y en Fernando, no puedo dejar de pensar que estos Obús son una formación sobresaliente. Que no piense la gente que Luisma o Carlos son meras comparsas, ¡NO!, son miembros con su protagonismo real y que, como no, con estas mimbres hacen que estos Obus suenen así.

“Pesadilla Nuclear”, “Dinero Dinero” con mensaje del señor Fortu incluido y “Prepárate” serían los temas finales antes de que abandonasen el escenario para volver en un bis que comenzaría con la canción “Whisky con Hielo” en la que Fortu invitaría a Kubero a cantar con él y es que ambos se entienden a la perfección porque son eso, animales de escenario.

Llegado el momento es hora del lucimiento de Luisma y Carlos con un solo en el que sería por unos momentos Fortu quien se sentara en la batería para que Carlos hiciese percusión con una escalera, ¡qué tío más grande!

Después del lucimiento de Paco llegan “Vamos muy bien” y “Sangre de Rock and Roll” que servirían para dar por terminado este bolo, mi primer concierto desde que se declarase el estado de alarma y todo se fuese a la mierda.

 

 

Sabor agridulce por el sonido general, pero el poder haber disfrutado de este concierto sirve para que se me olvide este hecho aislado que no puede empañar esta vuelta de los conciertos a Sevilla .

Un placer haber tenido la oportunidad de escribir esta crónica para Rock Angels, para lo que necesiten ustedes hermanos aquí tienen al Doctor Emmett Brown del Condensarock de Fluzo.

A Marta Grimaldi, vocalista de la banda Devil in You y batería del tributo a Manowar, Aguiwar, así como colaboradora de nuestros amigos Sevilla Metal he de agradecer junto a Laura Quiles Fotografía las fotos cedidas para nuestro medio.

Espero que disfruten este reportaje tanto como yo escribiéndolo porque la proposición de pasar de contador de historias a crack de la prosa como el equipo A de Rock Angels es difícil, pero como decía Marty Mc Fly “Nadie me llama Gallina”.

 

Doctor Emmett Brown (Condensarock de Fluzo)

Fotos: Laura Quiles – Marta Grimaldi

Comments are closed.