BODY COUNT – Carnivore (2020) Review

Cantante de Rap + banda de Metal = Rap-Metal. ¿Rap-Metal = Nu-Metal? Siempre me ha parecido que es perfecto que el Metal se diversifique y vayan saliendo nuevos subgéneros que lo refresquen y actualicen. Por supuesto, eso no quiere decir que me gusten todos los estilos que salen, como no me gustó el Nu-Metal y por eso quizás dejé de prestar atención a algunos grupos. Bueno, COAL CHAMBER sí que me gustaba…

La cosa es que nunca había prestado mucha atención musical a BODY COUNT, más allá de sus polémicas cuando salieron, por sus controvertidos temas como “Cop Killer” o su agitado concierto en Milán cuando Ice-T se peleó con unos fans que les estaban escupiendo. ¿Racismo o Punkies pasados? Me preguntaba una vez un amigo, alejado de nuestro mundo, si el Heavy Metal era racista y aunque yo creo que en general no (racistas desgraciadamente hay en todos los sitios), también es cierto que hay muy pocas bandas reconocidas con músicos de color.

La cosa es que el “capi”, Jesús Alijo Lux, me pasó hace un año y pico el disco “Bloodlust”, quizás porque mi adorado Dave Mustaine colaboraba en un tema. Y joder… el disco me voló la cabeza. Ice-T dice en uno de los temas que montaron la banda por su amor a bandas como BLACK SABBATH y SLAYER. Y lo cierto es que el disco rebosa de temas contundentes y oscuros, comandados por una base de ritmo muy potente, y de otros temas mucho más rápidos y thrasheros, todo perfectamente cubierto por el manto y el carisma de Ice-T. Contó con una nominación a los Grammy y todo. Un auténtico descubrimiento para mí.

Así que cuando me enteré que salía este nuevo “Carnivore”, me lo pedí para reseñar, como una humilde manera de reconocimiento. ¡Y el disco no me ha decepcionado para nada! Sigue en la misma senda con la que les descubrí, contundencia y velocidad, de la mano de la manera tan peculiar de cantar de Ice-T, que aunque no quiera rapear, tampoco puede escapar de su esencia. La portada deja ya claras las intenciones: no están para hacer prisioneros (“They shoot first and then ask”).

Carnivore”, como no podía ser de otra manera, empieza oscura y con sirenas de fondo. Ritmos marcados y un buen solo, muy metalero. Los coros durante el estribillo parecen sacados de una película de terror. El disco tiene algunas colaboraciones, como la de Riley Gale, voceras de los thrashers Americanos POWER TRIP, que aporta su toque más thrash-hardcore al tema

Point the finger”. Un tremendo puñetazo de violencia inusitada.

No todas las colaboraciones funcionan tan bien para mi. “Another level” con Jamey Jasta, es también lenta, pesada y con un estribillo bastante repetitivo y sin mucha garra, siendo en mi opinión el peor tema del disco. Mientras que “Bum-rush”, del que han sacado un video, cuenta con unos sonidos de guitarra muy interesantes, que hacen del tema uno de los más distintos y originales, y de los que mejor funcionan.

Si en su anterior disco versionearon a SLAYER, en este disco se decantan por el conocidísimo “Ace of Spades” de los añorados MOTÖRHEAD. No se separan mucho de la original, pero subiéndole un poco más, si cabe, la intensidad. También hacen una versión, pero de un tema suyo: “Colors – 2020”. La original la grabaron inicialmente en 1987 para la banda sonora de la película del mismo nombre. En mi opinión tiene un estribillo tan repetitivo que casi consiguen cargarse la canción, porque el rapeo de Ice-T le queda perfecto al tema y tiene un final metalero acelerado muy potente.

La otra colaboración del disco, es tremenda. La gran Amy Lee (EVANESCENCE) pone su melódica voz al servicio de “When I’m gone” y por raro que parezca este tipo de voz en un disco de estas sonoridades, la verdad es que queda perfecta debido a la carga emocional que tiene el tema, dedicado a su amigo Nipsey Hussle, rapero que murió a los 33 años de edad, tras recibir un disparo en la calle. Es realmente un canto al amor y a decir te quiero a quien queremos, antes de que se vayan.

Pero en general, en el disco hay pocos cantos al amor y mucha crítica social, sobre todo centrada en la comunidad negra, la vida de los jóvenes en las calles… En temas como “Thee critical beatdown” y “The hate is real”, vierten toda su energía, su mala leche y su agresividad musical, con grandes trabajos al bajo y la batería, de Vincent Price e Ill Will. Mencionar que ambos músicos colaboran en la composición de casi todos los temas, mientras que el guitarra Earnie C, habitual colaborador en la composición, no participa en ningún tema.

No es un disco para todo tipo de público. Pero si te gustan la velocidad y los ritmos más contundentes y pesados, y no le tienes miedo a salir de los sonidos más clásicos de la vieja escuela, creo que disfrutarás mucho de este “Carnivore”. Potencia y ritmo. Para mi amigo Raúl, gran conocedor de casi todos los palos del metal, firme candidato a su “Top 10” del 2020.

Palabra de Metalson


RATE/NOTA: 8,5/10
 

Iñigo «Metalson» (The Lux Team)

 

 

 

 

 

 

Comments are closed.