IRON SAVIOR / DRAGONHAMMER / AQUELARRE / Crónica Burgos 2019

IRON SAVIOR + DRAGONHAMMER + AQUELARRE
Sala La Ciudadela, Burgos, 13 diciembre 2019
Crónica: Iñigo «Metalson» – Fotos: Jhoger Úlfhédinn

Va tocando el año a su fin y el sábado 13 de diciembre, disfrutábamos en Burgos de quizás el último gran evento en cuanto a heavy metal se refiere (el 28 de diciembre, teníamos también un buen evento de death metal para los amantes de lo extremo). La mítica banda de Hamburgo, IRON SAVIOR, paraba en Burgos dentro de su gira “Kill or get killed Tour Spain” dónde están presentando los temas de su magnífico nuevo disco, “Kill or get killed”. Les acompañaban los italianos DRAGONHAMMER y los gallegos AQUELARRE.

La fría noche burgalesa no intimidó al caliente público burgalés (creo que vino también gente de fuera, porque había muchas caras “menos conocidas”). Ya desde el inicio con AQUELARRE, había mucha gente en la sala y eso es de agradecer. Tengo que reconocer que no conocía al grupo, aunque la gran Sole (conocedora como pocas del metal patrio), me habló muy bien de ellos. Y la verdad, es que se lo curraron bastante. Los gallegos demostraron tablas, que seguramente hayan ido ganando con los múltiples conciertos que llevan a sus espaldas, ya con 3 discos en el mercado. Además han acompañado a bandas como RHAPSODY OF FIRE y ahora IRON SAVIOR, lo que avala su propuesta.

 

 

Sus temas se mueven principalmente por el Power Metal, pero también con una buena carga de atmósferas a través de los teclados y programaciones que llevan. El peso del repertorio lo soportó sobre todo su fantástico último álbum “Suevia”, del que cayeron muchos temas, aunque también hicieron alguna mirada al pasado, como en “Guardián” o “Arcilla y barro”. Me sorprendieron con algunas voces guturales al inicio de la potente “Aurora”, un tema con muchos cambios de registro que me gustó mucho. También me encantó “Heroína”, que contaron habla de la dichosa droga que tanto mal hizo en su tierra. “Romasanta” también me gustó, sobre todo por el trabajo a la guitarra principal, muy vistoso y con muy buen feeling. Terminaron por todo lo alto, con “Suevia”, con el cantante ondeando una bandera (que me chivó mi amigo Samu que es del Reino Suevo de Galicia) a lo Bruce Dickinson, y que hasta acompañaron de unas pequeñas explosiones en el escenario. No se les puede negar que lo dieron todo… y el público les premió con una buena ovación. No les acompañó del todo el sonido, la verdad, pero sí las ganas y la energía.

Los italianos DRAGONHAMMER no empezaron con buen pie, porque tuvieron un problema técnico al inicio, lo que hizo que se retrasara algo su concierto y se enfriara un poco el ambiente, a pesar de los esfuerzos de Michael (uno de los organizadores) de calentarlo. He de reconocer que su concierto no me dijo demasiado, me pareció bastante plano en cuanto a variedad estilística. Puede que los puristas del Power Metal no compartan mi visión, pero no fui el único que tuvo esa sensación. Es cierto que los dos guitarristas tuvieron buenos momentos sobre todo en las partes de guitarras dobladas que tanto nos gustan a los heavys… y que a nivel instrumental, dan la talla sobradamente. Basaron gran parte del repertorio en su última obra del 2017, “Obscurity”, como el inicial “The eye of the storm”, “Obscurity” con su inicio lleno de teclados, o el potente “Fighting the beast” con el doble bombo sonando a toda pastilla. Aunque por supuesto tocaron temas más antiguos de sus otros 3 discos, como su homónimo “Dragonhammer” de su disco “The blood of the dragon” con el que cerraron. La verdad es que me dejaron un pelín fríos.

 

 

La noche estaba ya preparada para las grandes estrellas: los tremendos IRON SAVIOR. Antes del concierto tuve la suerte de poder entrevistar al gran Piet Sielck y demostró ser no sólo una estrella en el escenario, sino una persona muy cercana y amable fuera de él. Ya me dijo durante la entrevista que el set-list incluiría gran cantidad de temas más o menos recientes, incluyendo un buen número de temas de su fantástico “Kill or get killed”, que es el que vienen presentando. Siempre he sentido admiración por los grupos clásicos, que son capaces de sacar un buen disco hoy en día y defenderlo en directo, sin necesidad de tirar sólo de clásicos para hacer un buen concierto.

El concierto fue una pasada… y aquí creo que sí que coincidimos todos. Sonó muy potente y aunque en directo Piet y sus colegas no consiguen recrear a la perfección los geniales coros de los discos, creo que esto no le restó méritos a un concierto que nos dejó saciados… y a los de las primeras files, vaciados de energía. Yo, tengo que admitir, que aunque quise mantener las formas para poder luego hacer una crónica detallada del concierto, no pude aguantarme todo el tiempo y al final del show acabé entregado a los saltos, abrazos y empujones de las primeras filas.

 

 

Desde el inicio con “Way of the blade” del magnífico disco “Titancraft”, demostraron que venían a por todas. Algunos de los mejores temas que sonaron, vienen de su disco “The Landing”, uno de mis favoritos. Los coros de “Starlight” sonaron de maravilla… así como el cañonazo de “The Savior”, quizás una de las que mejor sonaron de la noche. De su último disco sonaron “Roaring Thunder”, “Kill or get killed”, dónde más les vi sufrir en la parte vocal. Defendieron bastante bien los majestuosos coros de “Beyond Horizon”, que quizás sea mi tema favorito de los germanos y que me recuerda mucho a los AVANTASIA de los inicios.

Se notó que la gente conocía el vídeo de “Stand up and fight”, porque la locura fue generalizada… aunque por supuesto no tanto como la que le siguió. “Heavy Metal never dies” es su himno por definición. Tema perfecto para el directo que el público coreamos hasta quedarnos sin voz. La banda se enrolló y separó al público en 2 “bandos” para probar a ver quiénes gritaban más, en un momento muy divertido y que nos sirvió para coger un poco de aire. Con este tema se desataron los pogos en las primeras filas, como los de nuestra querida compañera en RockAngels, Laura Grosskopf, que lo dio todo. ¡Grande!

Cuando has tocado ese temazo… cualquier cosa que vaya después siempre desmerece un poco. Pero IRON SAVIOR consiguieron mantener el nivel, poniendo el punto final con “Revenge of the bride” y mirando al pasado con “Break the curse”, que seguro que alegró a los fans más antiguos, que gozarían aún más con el mítico “Atlantis Falling” de su primer disco, que sonó tremendo y que engancharon sorpresivamente con una buena versión del aún más mítico “Breaking the law” de los JUDAS, que de nuevo hizo que sacáramos fuerzas de flaqueza y nos entregáramos a nuestra pasión. Enormes…

 

En resumen, una gran fiesta de heavy metal en las tierras del Cid. Como siempre el ambiente fue inmejorable y se pudo ver a gente de conocidas agrupaciones heavys de la ciudad, como Los Campeadores del Metal y la Asociación Burgos Heavy Metal, acompañando a los organizadores de La Puerta del Gehena. Todos juntos celebrando una gran noche de metal.

¡Por muchas más!

Texto: Iñigo “Metalson” (The Lux Team)
Fotos: Jhoger Úlfhédinn

Dirección y Webmaster - Carlos Destroyer
ROCK ANGELS Hard, Heavy & Melodic rock web & radio show