Entrevista / Interview – UDO DIRKSCHNEIDER (U.D.O.)

Tal vez el lector no me crea cuando lea estas primeras líneas… Pero puedo asegurar, sin temor ni rubor alguno, que la conversación que acabo de mantener con Udo Dirkschneider (U.D.O.  y ex-Accept) ha sido, por definirla con una única palabra, mágica.

Recuerdo como si fuese ayer la primera vez que tuve ocasión de estrechar la mano de Udo, hará ya más de diez años, en el camerino de una sala de conciertos en Madrid. Allí estaba él, sentado y sosegado, pasando el tiempo hasta la hora de subir al escenario. Y, de idéntico modo, me lo encontré en otras tantas ocasiones en las que hemos podido charlar antes de dar un concierto cuando ha recorrido la geografía española con su banda, U.D.O. Eso sí, siempre me ha recibido con una sonrisa y se ha mostrado muy accesible, dispuesto a firmar fotos, pósters y todos los libretos de CDs y vinilos que le extendía para que los rubricase. Sin duda alguna, Udo es una de esas personas con las que, con el transcurso del tiempo, se forja una buena amistad y, lo más importante, son capaces de dejar una huella indeleble dada la singular energía que desprende.

Esta vez, a través de una videoconferencia, me he vuelto a encontrar cara a cara con el mítico cantante alemán, quien, una vez más, ha tenido a bien concederme unos minutos de su tiempo para charlar de unos cuantos temas. De nuevo, todo un privilegio mantener una conversación con alguien a quien tanto admiro. Hablo de la VOZ del metal: Udo Dirkschneider.

Tras comprobar que micrófonos, auriculares y cámaras funcionan correctamente, comenzamos con un intercambio de afectuosos saludos, mezcla de inglés y alemán (allí hasta donde mis conocimientos de su idioma natal me lo permiten), y unas cuantas risas porque, según me confiesa, no se lleva muy bien con las tecnologías y, gracias a la ayuda de otra persona que se mantiene fuera de la cámara, ha podido establecer la conexión.

Daniel Ortega: En primer lugar, estimado Udo, es un honor charlar contigo durante unos minutos. Gracias por concederme la oportunidad de entrevistarte para Rock Angels…

Udo Dirkschneider: Un placer verte de nuevo.

Daniel Ortega: Voy poner el cronómetro en marcha porque tenemos un tiempo limitado y tienes una agenda muy apretada este viernes.

Udo Dirkschneider: Ok (risas).

Daniel Ortega: Lo primero de todo, Udo, lleváis una racha impresionante en U.D.O. con grandes álbumes como “Steelhamer”, “Decadent”, “We Are One” con el Musikkorps der Bundeswehr (Banda de Música del Ejército alemán), “Steelfactory”… Mi más sincera enhorabuena por estos trabajos.

Udo Dirkschneider: Sí, son grandes álbumes… En especial “We Are One”.

Daniel Ortega: Cierto, “We Are One” es un álbum excepcional. Sé que tenías una gran ilusión en crear este disco tan especial para ti junto con la banda de música del Bundeswehr. Lo has planeado durante mucho tiempo e incluso habéis tocado en directo en Wacken junto a los músicos militares.

Udo Dirkschneider: Sí, lo es… Lo interesante de este álbum es que lo creamos partiendo de cero, compusimos todas las canciones en exclusiva para “We Are One”. Fue un proceso muy instructivo y de constante aprendizaje para mí, en especial en la fase de composición (letras y música). Estoy muy orgulloso de él. Podemos encontrar canciones muy buenas, en definitiva, es un disco que me encanta (asiente repleto de orgullo).

Daniel Ortega: En “We Are One” encontramos verdaderas joyas como la canción que da título al disco “We Are One” o la balada, “Neon Diamond”, que interpretas junto a Manuela Markewitz de un modo excepcional.

Udo Dirkschneider: Sí, buena elección, buen gusto Daniel… (ríe durante unos segundos).

Daniel Ortega: Estamos todavía viviendo una situación de pandemia… El año 2020 ha sido muy duro en muchos aspectos para la población mundial. ¿Cómo estáis viviendo tú y la banda esta complicada fase de nuestras vidas?

Udo Dirkschneider: Empleamos parte de 2020 en la promoción del nuevo disco, “We Are One”, pero también, tanto como pudimos, en la preparación del directo “Live in Bulgaria”. Hubo que hacer muchos preparativos, no fue sencillo, para poder actuar en Bulgaria. El proceso comenzó en el mes de Julio. Desde allí (Bulgaria) nos dijeron que sí, que el concierto podría ser factible, pero no lo teníamos del todo claro dada la situación tan grave ocasionada por la pandemia. Así que nos centramos en “We Are One” y pasamos un verano muy atareados con su promoción en distintos medios. Pero, a comienzos de Septiembre de 2020, volvieron a contactar con nosotros y la banda consideró que sí, que merecía la pena intentar llevar a término el show en Bulgaria. Pensamos, entonces, en un modo positivo porque la pandemia parecía haber dado cierta tregua, por lo que comenzamos a ponernos en marcha dado que todo parecía algo más sencillo. Había que organizar muchas cosas, como los vuelos, el alojamiento, el equipo, el lugar donde dar el concierto…

Daniel Ortega: ¿Qué nos puedes contar sobre el impresionante lugar donde tuvo lugar el show?

Udo Dirkschneider: Sí, el anfiteatro romano de Plovdiv es magnífico. Wow. Ya lo creo. Valoramos también la posibilidad de grabar el concierto. Así que nos preparamos para ello. Uno de los miembros de nuestro equipo técnico vive en Bulgaria y eso facilitó muchísimo las cosas. Una de nuestras preocupaciones fue quién o quiénes se iban a encargar de la grabación… Pero esta persona de nuestro equipo se las ingenió para que la Televisión de Bulgaria se encargase de ello. ¡La Televisión de Bulgaria! ¡Fantástico! (risas). Así que, con este aspecto ya asegurado, acordamos que había que ponerse a ensayar rápidamente (nuevas risas). Claro, había que hacerlo para estar listos de cara a la actuación, ya sabes cómo va este asunto… Así que me puse en contacto con los miembros de la banda… Andrey tuvo que volar desde Rusia, Tilen desde Eslovenia y los demás (Sven, Fabian y Udo) hasta nuestro local de ensayo en Alemania. ¡Por fin nos poníamos en marcha! Ensayamos durante cinco o seis días, con mucha intensidad, y también aprovechamos para hacernos fotos del grupo para próximos trabajos discográficos… Por si acaso… Porque… ¡¿A saber cuándo nos podríamos volver a reunir todos?! (nuevas risas).

Daniel Ortega: Sin duda una locura el asunto de la pandemia… Pero, al parecer, todo fue fluyendo dentro del plan previsto y la banda pudo viajar hasta Bulgaria. ¿Cómo fueron las cosas por allí?

Udo Dirkschneider: La verdad que mucho mejor de lo esperado. Llegamos al aeropuerto, en Sofía, sin ningún problema y quedamos gratamente sorprendidos porque se respetaban las medidas higiénicas de un modo ejemplar. Todo se desarrolló de un modo perfecto, tanto en el hotel como en los distintos lugares donde concedimos entrevistas para la radio y otros medios…

Daniel Ortega: Menos mal… Algo de normalidad entre tanto caos…

Udo Dirkschneider: Bueno… Más o menos… Lo único distinto respecto a otros conciertos, fue algo que nos dijeron cuando estábamos planificando el show. Ellos establecieron una norma que se debía respetar a toda costa. La organización fue muy taxativa al respecto. Se debía mantener una distancia de seguridad higiénica muy grande desde el escenario hasta la primera fila donde se encontraría el público. Imagínate. La sorpresa fue mayúscula. Nosotros estaríamos tocando en el escenario, en medio del anfiteatro, y los asistentes deberían permanecer sentados en los distintos escalones acondicionados para ellos a varios metros de distancia (resopla y ríe). OK. Vamos a por ello, dijimos, ya está todo preparado, así que… ¡Adelante!

Daniel Ortega: Curiosa medida que, dicho sea de paso, dentro de la situación que estamos viviendo resulta comprensible… ¿Hubo algo más que os sorprendiese?

Udo Dirkschneider: Sí. Claro. Preguntamos a la organización que cuánto público asistiría al show, porque, la verdad, no teníamos ni idea… Entonces alguien nos aseguró que se habían vendido muchas entradas y que se esperaban unas 2500 o tal vez 3000 personas. ¡Increíble!

Daniel Ortega: ¡Ya lo creo! ¡Qué gran público el de Bulgaria!

Udo Dirkschneider: Cierto… ¿Cómo podría definirlo…? La atmósfera fue mágica… En mis más de 40 años de trayectoria como músico, te puedes imaginar, he dado muchos, muchísimos conciertos… Pero aquella atmósfera creada por el público fue única y muy especial. Por supuesto que para nosotros también fue muy especial, al ser el único show que pudimos dar en todo 2020, pues te puedes imaginar… Pensamos… ¡Sí! ¡Diablos! ¡Vamos a por ello! ¡Daremos lo mejor!

Daniel Ortega: Es muy comprensible visto el panorama actual. Nosotros, el público, echamos mucho de menos a U.D.O. y vosotros, por descontado, actuar en vivo ante la audiencia…

Udo Dirkschneider: Totalmente de acuerdo. Sí, en serio, aquella noche en Bulgaria fue muy especial. Realmente especial. Una atmósfera increíble. Se puede apreciar a la perfección en el DVD. Fue realmente fantástico. No miento… ¡Ahí quedó grabado en el DVD!

Udo, de nuevo, vuelve a reír con fuerza y me contagio con sus risas pues, a pesar del dramatismo que ha sacudido el mundo en 2020, sabe extraer el lado positivo de una tarde vivida en Bulgaria ante su fiel público. Como siempre, el alemán luce un gran humor a pesar de las adversidades.

Aprovecho la pausa para mostrarle ante la cámara mis distintas versiones de “Live in Bulgaria 2020”, en formato CD, DVD y vinilo. Bien sabe que quien firma esta entrevista es un ávido coleccionista de todos sus discos en tantos formatos y versiones como se han publicado, tanto en España como en otros países. Bromeamos acerca de que, siempre que nos vemos, le hago trabajar más de la cuenta antes de los conciertos para que firme algún que otro libreto…

Volvemos a la entrevista para confirmar lo último que nos acaba de decir…

 

Daniel Ortega: Udo, algo en lo que podemos reparar en “Live in Bulgaria 2020” es que, cuando le damos al “play” y vemos al grupo en directo, en el anfiteatro, es que la banda está a tope. Las guitarras suenan demoledoras, la base rítmica con Sven y Tilen es muy potente y, en tu caso particular, la voz está en un gran momento de forma durante toda la actuación.

Udo Dirkschneider: Cierto, sí, fue un show en el que lo dimos todo sobre el escenario.

Daniel Ortega: Es muy grande veros en ese estado de forma excepcional. Ha sido y es muy importante para los fans, no sólo en Bulgaria, sino para los de todo el mundo que estéis ahí, con vuestra música, en activo, durante tantos años pues nos anima a lidiar con cualquier adversidad. Especialmente con la situación actual que llevamos arrastrando desde comienzos de 2020…

Udo Dirkschneider: Agradezco mucho tus palabras. Sí, esperemos que todo mejore… Por suerte hemos empezado a concretar fechas para Noviembre de 2021 para la gira de Rusia y esperemos que también en Europa. Por desgracia hemos tenido que mover muchas fechas en el calendario. Los tours originales de Rusia, EE.UU., Canadá, América del Sur… Todo se está trasladando a 2022. Esperemos que definitivamente podamos actuar en esas fechas y completemos un exitoso 2022… ¡Ojalá se puedan materializar esos conciertos! Pero de momento… Está casi todo en el aire (se encoge de hombros con un semblante de preocupación).

Daniel Ortega: Menudo panorama más incierto, ¿no crees?

Udo Dirkschneider: Mucha gente, meses atrás, decía que sí, que en 2021 retornaría la normalidad en el plano musical, que los festivales también se podrían desarrollar sin ningún problema… ¡No! Los festivales se están cancelando uno detrás de otro. ¡Incluso Wacken está pendiendo de un hilo! Hay muchos rumores al respecto… Se barajan muchas posibilidades… Pero, si quieres mi sincera opinión, no creo que Wacken llegue a celebrarse este año.

Daniel Ortega: Es una verdadera lástima…

Udo Dirkschneider: Sí. Habíamos planeado una actuación muy potente para promocionar “We Are One” en Wacken, junto con la orquesta militar, pero, por desgracia, no lo veo factible.

Daniel Ortega: Crucemos los dedos para que la situación mejore y todos estos festivales puedan celebrarse, así como las fechas que U.D.O. está fijando en el calendario…

 

 

 

Udo asiente con la cabeza y con cara de circunstancias. Su silencio no puede ser más significativo. Aprovecha para beber y aclarar un poco la voz. Llevamos ya un buen rato de entrevista y se prepara para una nueva tanda de preguntas donde pretendo abordar una faceta más íntima del gran cantante alemán.

 

Daniel Ortega: Udo, he revisado con mucho interés la selección de canciones escogidas para el show de Bulgaria y debo confesarte que estoy encantado con la presencia de grandes clásicos de la banda como “Animal House”, “They Want War” o “Timebomb” pero también de muchos temas actuales del reciente disco “Steelfactory”. ¿Fue dura la decisión a la hora de configurar un setlist potente y atractivo para el show? Aunque me imagino que sí, pero, no obstante, ¿podrías darnos algunos detalles al respecto?

Udo Dirkschneider: Uffff… (Udo ríe a mandíbula batiente). Sí… Hacer un setlist es algo muy complejo. Verás, U.D.O. tiene 16 álbumes de estudio y puede resultar algo parecido a una “pesadilla” lo de montar el setlist. A pesar de ello, fíjate, el promotor en Bulgaria nos solicitó, por favor, que si podíamos incluir algunas canciones clásicas de Accept aunque él ya sabía que no teníamos intención de hacerlo. Pero pensamos que bien, adelante con ello, es una noche muy especial, pensamos que sería buena idea hacerlo y el público seguro lo agradecería también, no sólo el promotor. También valoramos la opción de incluir canciones de U.D.O. que hacía mucho tiempo no tocábamos en directo, así que optamos por temas como “The Wrong Side of Midnight”, “Timebomb”, etc. Quisimos hacer un setlist un tanto diferente a otras ocasiones. Sé que hay algunas canciones que los fans echaron de menos, pero, de todos modos, creo que fue una buena elección.

Daniel Ortega: Cierto. Fue una gran selección para un show irrepetible y que lo hizo aún más grande.

Udo Dirkschneider: Muchas gracias. No fue fácil, pero creo que, en efecto, acertamos.

Daniel Ortega: Sabes, Udo, que soy un fiel seguidor de la banda… Al igual que en mi caso particular, muchos niños que cuando teníamos 11 o tal vez 12 años, te hablo de algo que ocurrió hace treinta años aproximadamente (los dos resoplamos al unísono), escuchamos tu música por primera vez. Entonces teníamos pelo… Ahora muchos estamos calvos (reímos ambos durante unos instantes repletos de complicidad)… Pero, de algún modo, aquella primera escucha nos cambió la vida para siempre… ¡Descubrimos el Heavy Metal gracias a ti! Recuerdo a la perfección que el hermano mayor de un amigo tenía un cassette de Accept, del “Restless and Wild” y nos puso, a su hermano y a mí, el trallazo “Fast as a Shark”. ¡Qué locura! ¡Aquello fue grandioso!

Udo Dirkschneider: ¡Wow! ¡Vaya comienzo por todo lo alto! ¡Ja, ja, ja!

Daniel Ortega: Fue el comienzo de un modo de vida diferente, increíble, que nos condujo después a muchos headbangers a escuchar, además de Accept, a otros grupos como Iron Maiden, Megadeth, etc., y también a muchas bandas alemanas como Rage, Running Wild, etc., pero… Accept y después U.D.O. son muy especiales. Son bandas únicas porque su cantante, tú, Udo, tiene una voz única y como cantante, también eres alguien único. No tienes comparación.

Udo Dirkschneider: Sí, estoy de acuerdo en eso de que poseo una voz única. Por ejemplo, otros cantantes como Bruce Dickinson, Rob Halford, Ozzy Osbourne, Ronnie J. Dio (hace una pausa y efectúa una reverencia cargada de admiración por el difunto cantante)… No sé cómo explicarlo… Todos tienen también una voz única. Pones cualquiera de sus discos y, ¡zas!, ahí lo tienes… Es su voz. Es única también. Se les reconoce a la primera. ¡Qué puedo decir al respecto! Soy muy afortunado de contar con esta voz tan particular.

Daniel Ortega: Resulta increíble que a tus casi 70 años todavía tu voz funciona a la perfección. Aún eres capaz de hacer retumbar los escenarios y consigues que la audiencia vibre en todo momento. Algo que es, bajo mi humilde criterio, muy complicado. Y tú lo consigues en cada show. Eres un cantante agraciado.

Udo Dirkschneider: Muchas gracias por esas palabras. Sobre mi voz… Sí, soy muy afortunado en lo relativo a ella. Algo que confesar… No hago prácticamente nada para mantenerla en forma. Nunca la preparo o caliento antes de los conciertos… Simplemente subo al escenario y canto, sin preparación alguna. Tal vez, lo único que me viene a la mente ahora, es que dejé de fumar hace diecisiete años… Así que, eso es todo, no hago nada en especial. Soy afortunado.

Daniel Ortega: Impresionante. Sin duda eres un cantante agraciado que posee una voz característica.

Udo Dirkschneider: Muchas gracias…

 

Foto ©Severin Schweiger

 

Entre ambos se interpone un breve silencio preludio de nuevas preguntas.

Es en esa fracción de segundo cuando aprecio en su mirada ese brillo carismático del cantante alemán. Percibo en él esa calidez, a pesar de la distancia, que irradia cuando mantiene una conversación con cualquiera de sus seguidores.

Retomamos la entrevista para, ahora, profundizar en los entresijos de la banda, desde el pasado hasta la actualidad.

 

Daniel Ortega: Volviendo a “Live in Bulgaria 2020”… Cualquiera que haya escuchado tus discos, desde los orígenes de la banda, hablo desde el mismo “Animal House”, “Faceless World”… Pasando por “Solid”, que es uno de mis favoritos, hasta los más actuales como “We Are One”, podemos encontrar letras con mucho significado, con mensajes a veces cargados de cruda dureza, que hablan de aspectos sociales, episodios de tragedias personales, la faceta más oscura del ser humano, desamores, etc. ¿Por qué has optado por escoger esos temas para tus letras?

Udo Dirkschneider: No me ha gustado nunca escribir letras sobre dragones, brujas, edad media y esas cosas… Para mí es más importante hablar de lo que sucede en el mundo, tanto aspectos negativos como positivos… Pero, ojo, yo no quiero ser el profesor de nadie, ya me entiendes, no quiero ser alguien que da consejos a través de sus canciones. Hay gente que puede encontrar interesantes las letras, hay gente que no, en cualquier caso, no pasa nada, cada uno es libre de tener sus gustos… Es muy respetable. A mí me apetece tratar esos aspectos. Ya sabes, a mí no me gusta hablar de historias de cenicientas… (ríe durante unos instantes). En serio, cuando viajas por todo el mundo, ves tantas cosas que te inspiran para escribir letras… Así que, ya conoces mis preferencias.

Daniel Ortega: Los artistas dentro del Heavy Metal sois muy importantes para el público, desde gente que lo escucha de forma ocasional hasta los que disfrutamos de este género a diario. Pero, de algún modo, el Heavy Metal es muy distinto respecto a otros géneros y, por supuesto, sus artistas también son muy distintos. Por ejemplo, si me encuentro un tanto deprimido un día o he tenido un montón de problemas en el trabajo… Me gusta poner algún disco de Heavy Metal que sé, con total certeza, me elevará la moral; en definitiva, me sentiré mejor. Y U.D.O., en mis malos momentos, pero también en los de muchas otras personas, siempre ha estado ahí para elevarnos la moral cuando más lo hemos necesitado. U.D.O. ha sido, es y será un gran apoyo.

Udo Dirkschneider: Sí, entiendo lo que quieres decir, es muy interesante esto que comentas. Sois muchos los fans que decís que nuestra música, de algún modo, os ha cambiado la vida. Incluso me habéis escrito o me lo habéis dicho en persona: cuando estoy deprimido, triste o tengo problemas, me pongo esta canción o aquella otra y, poco tiempo después, me siento mucho mejor. Eso está genial. Es fantástico. Resulta muy grato para mí que mi música sirva, al menos, para ayudar a la gente en sus malos momentos, para transmitir emociones y, por supuesto, para motivarles en algún aspecto de su vida. Es algo que agradezco mucho cuando alguien me comenta estas cosas tan hermosas que puede ocasionar la música o las letras de U.D.O.

Daniel Ortega: Por ejemplo… Cuando hay que hacer un viaje largo en coche y en solitario, muchos fans escuchamos vuestra música para sentirnos acompañados durante el trayecto… ¡Con una de las mejores bandas de la escena metalera!

Udo Dirkschneider: ¡Eso está genial! ¡Muchas gracias!

Daniel Ortega: Udo, nos quedan unos minutos para concluir la entrevista…

Udo Dirkschneider: Sí, pero no te preocupes por el tiempo, aún podemos charlar un rato más… (sonríe de forma cómplice).

Daniel Ortega: Durante los últimos años hemos visto que la banda ha experimentado algunos cambios importantes en su formación. Por ejemplo, la partida del antiguo bajista, Fitty Wienhold, dejó un hueco enorme y muy difícil de rellenar. Fitty es un gran tipo, muy amigable, una persona muy especial además de ser un músico excepcional…

Udo Dirkschneider: Cierto… Fitty es una gran persona.

Daniel Ortega: Tilen Hudrap ha llegado a la banda con mucha energía, el bajista esloveno es un músico increíble con una gran trayectoria a sus espaldas… Y también Fabian Dee Dammers… Un guitarrista que nos ha sorprendido a todos con su talento que llegó para cubrir de forma permanente el hueco dejado por Kasperi Heikkinen, otro gran guitarrista que militó en U.D.O. durante varios años… Y por supuesto, Sven, a la batería… ¿Podemos asegurar que Udo es afortunado por haberse rodeado de músicos jóvenes y con gran talento?

Udo Dirkschneider: Sí… Cuando Kasperi se fue del grupo, durante el tour “Dirkschneider”, tuvimos que contar con Stefan Kaufmann para ayudarnos a terminarlo. También contamos con el apoyo de Bill Hudson durante un tiempo, también un gran guitarrista, todo hay que decirlo, pero que no terminó de encajar en la banda por motivos personales.

Daniel Ortega: Tiempos turbulentos para U.D.O., ¿verdad?

Udo Dirkschneider: Un poco… Así que tuvimos que empezar a buscar un nuevo guitarrista, eso sí, sin llegar a hacer una gran convocatoria para reclutar al candidato ideal. Optamos por hacer saber, mediante el boca a boca, que buscábamos un nuevo guitarrista, sin recurrir a ese tipo de grandes anuncios para reclamar posibles candidatos. Y funcionó. Recibimos muchas solicitudes, incluso algunas de grandes guitarristas muy conocidos a nivel internacional. Pero mi idea era otra… Yo quería contar con un guitarrista desconocido, que tuviese talento, pero no tan mediático como otros que habían contactado con nosotros. Así que, cierto día, me llegó un correo electrónico de Fabian donde se presentaba a la banda y todo eso… Tiempo después le respondí y le dije que tenía que aprenderse una serie de canciones y le convocamos a una audición para ver si podía llegar a encajar con nosotros. Menuda escena… (sonríe de forma pícara). Llegó a la audición, nosotros estábamos trabajando con la orquesta para el disco (“We Are One”)… Él estaba sorprendido al ver todo el despliegue ya que estábamos ensayando con la orquesta… Nos miró con timidez y nos dijo que había comparecido allí, para la audición, y que había traído consigo su equipo. Sin mayor demora le dijimos que se incorporase al ensayo y tocamos con él cinco temas. Y, después de la prueba, estuve hablando con él alrededor de una hora y media porque quería conocerlo mejor y, acto seguido, dije… ¡Este chico es el candidato perfecto!

Daniel Ortega: Wow, menuda anécdota…

Udo Dirkschneider: Sí, fue así, tal cual te lo cuento. Ya teníamos nuevo guitarrista. Ha encajado a la perfección en la banda. Es un músico genial capaz de componer material muy interesante e, incluso, realizó aportes fantásticos para el disco “We are One”. Fabian es muy, muy bueno.

Daniel Ortega: Cierto, muchos de los seguidores de U.D.O. hemos podido comprobar su talento a través de sus actuaciones en directo e incluso en su canal de YouTube donde realiza versiones de grandes bandas como Symphony-X.

Udo Dirkschneider: Así es… Y también tiene sus proyectos personales, al igual que Andrey con Everlost en Rusia. Eso está muy bien, que tengan intereses más allá de U.D.O., resulta enriquecedor. Siempre lo he comentado con ellos. Son libres de hacer lo que quieran siempre que no estemos a pleno rendimiento con U.D.O., como se puede comprender, así que, más allá de U.D.O., encantado de que progresen (Fabian y Andrey) con sus proyectos mientras no interfieran con nuestra actividad.

Daniel Ortega: Acerca de Sven… Recuerdo la primera vez que hablé con él, fue en Madrid, en 2013… Trabajaba entonces para U.D.O. como técnico para Francesco Jovino, el anterior batería. Sé que desde muy joven ha crecido rodeado de músicos, ha viajado acompañándote en tours, etc. Y ahora es el batería de la banda que lideras… ¿Cómo ha sido ese proceso de crecimiento personal de tu hijo?

Udo Dirkschneider: Ufff… ¡Cómo pasa el tiempo! Cuando Francesco dejó el grupo, lógicamente, comencé a tantear varios baterías… En cierto momento, estaba yo de promoción en Berlín y decidí asistir a un concierto de Saxon. Sven, en aquella época, trabajaba como técnico de batería para Saxon. Decidí pasarme por el lugar donde iban a actuar para verlos durante el ensayo y la prueba de sonido. Hablé durante un buen rato con Biff (el cantante de Saxon) y comentamos el asunto de la vacante en U.D.O. y todo eso… De repente, sin andarse con rodeos, él me dijo… ¿Por qué no incorporas a Sven a U.D.O.?

Daniel Ortega: ¡Vaya con Biff! ¡Tuvo buen ojo!

Udo Dirkschneider: Fue una anécdota divertida (se ríe). Biff, durante aquella conversación, me dijo que Sven les había ayudado con el repertorio, durante cinco o seis shows, ya que Nigel, su batería, estuvo un tiempo de baja y acudieron a Sven para que le sustituyera. De ese modo, evitaron cancelar una serie de shows en plena gira por Inglaterra. Sí, Biff estaba muy seguro de su decisión acerca de Sven y no se equivocó, al menos eso es lo que opina todavía en la actualidad (vuelve a reír). Pudieron salvar la gira y Sven tocó muy bien durante esa serie de conciertos. Biff insistió en que Sven podía ser un gran batería para U.D.O.

Daniel Ortega: Entonces… ¿Tuviste clara la opción de Sven como nuevo batería para U.D.O.?

Udo Dirkschneider: Sí. Se lo propuse… Le pregunté si quería incorporarse a U.D.O. de una forma un tanto sutil. Él no me dijo directamente que sí. Me contestó que se lo tenía que pensar durante unos días…

Daniel Ortega: ¡Menuda respuesta!

Udo Dirkschneider: Cierto, me sorprendió. Transcurrieron unos días en los que no me dijo nada. Yo sabía el motivo (ríe de forma cómplice). Entre tanto, él se estaba preparando varios temas para ver si era capaz de tocarlos con la banda. Es muy perfeccionista y sé que trabajó muy duro durante esa preparación. Finalmente, en el momento en el que menos me lo esperaba, semanas después, cuando yo estaba a punto de decirle que se olvidase de la propuesta… Vino y me dijo: OK, lo haré.

Daniel Ortega: Una historia muy interesante a la par que emotiva.

Udo Dirkschneider: Ya lo creo…

Daniel Ortega: Personalmente, Udo, creo que Sven es un gran batería y que, con el paso del tiempo, nos sorprenderá aún más… Tal vez porque ha aprendido de uno de los mejores, tu viejo amigo y compañero en Accept y U.D.O.: Stefan Kauffman… ¿No es así?

Udo Dirkschneider: Así es. Han pasado mucho tiempo juntos. No solo aprendiendo cosas de batería, sino también se ha involucrado mucho en temas relativos a los estudios de grabación, etc. Sí, Sven, que es muy perfeccionista, le ha consultado muchas veces cómo tocar partes de canciones, especialmente cuando estábamos preparando el tour “Dirkschneider”, gira en la que tocamos exclusivamente canciones de Accept.

Daniel Ortega: Es increíble lo que personas jóvenes, en concreto músicos como Sven, pueden llegar a implicarse e involucrarse para continuar aprendiendo una profesión que les apasiona, en este caso la de músico.

Udo Dirkschneider: Totalmente de acuerdo. Sí, Sven, durante el último disco que hemos grabado, “We are One”, se ha involucrado muchísimo. Ha participado también en la construcción de las letras y melodías vocales de algunas canciones. Esto es algo muy bueno. Es una generación joven, muy diferente a la mía, llegan con ideas nuevas y muy interesantes. Lo bueno que hay ahora en U.D.O. es que cuento con músicos muy jóvenes: Fabian tiene 28 años, Sven 27, Tilen 30 y Andrey 35 años.

Daniel Ortega: Sangre nueva en la banda…

Udo Dirkschneider: Así es. Me he rodeado de músicos muy jóvenes, una nueva generación, con ideas modernas, interesantes, con elementos novedosos que podemos incorporar en la creación de nuestra música. Y, sí, en definitiva yo también continúo aprendiendo música gracias a ellos.

Daniel Ortega: Dadas las distintas nacionalidades de los integrantes de U.D.O., hay un ruso, un eslovaco, dos alemanes y un tercer medio alemán-español (bromeo y río con Udo al referirme a su casi permanente residencia en Ibiza)… ¿Cómo os organizáis para ensayar? A priori se me antoja un poco complicado…

Udo Dirkschneider: Uffff…. Sí, OK, tienes razón, puede resultar un poco complicado… Vivimos muy distanciados unos de otros… Pero somos muy serios al respecto. Cuando sabemos las fechas de algún tour que está por llegar, organizamos un setlist, acordamos un calendario de trabajo y nos reunimos en nuestro lugar de ensayo en Alemania. Empleamos entre 10 – 14 días para realizar los ensayos, matizamos algunas canciones, acordamos el setlist definitivo y dejamos, por si acaso, algunos temas “en reserva” en el supuesto de que queramos variar el setlist a lo largo del tour. Así que, bueno, al final puede ser hasta fácil una vez que ya nos hemos puesto en marcha. Quedamos para ensayar por la tarde temprano, o tal vez algo más tarde, y después solemos ir a cenar juntos, momento en el que aprovechamos para hablar de todo un poco, desde música a cualquier otro tema que se nos ocurra. De algún modo conformamos un gran equipo y nos mantenemos siempre muy unidos.

 

 

Muy a mi pesar, llega el momento de abordar la recta final de la entrevista. Una verdadera lástima ya que, siempre que se mantiene una conversación con Udo, el tiempo pasa volando.

Decido lanzarle una pregunta, a priori harto complicada, pero que el alemán responde con el buen humor del que siempre hace gala y, además, resta hierro al asunto con esa mano izquierda propia de quien tiene muchas tablas en su oficio.

 

Daniel Ortega: Udo, estás muy cerca de cumplir 70 años, pero aún sigues dando conciertos y realizando tours a nivel mundial con mucha energía. La pregunta que retumba en la mente de muchos fans de U.D.O., como te puedes imaginar, es… ¿Tenemos U.D.O. para algunos años más?

Udo Dirkschneider: Mucha gente me pregunta que cuándo me voy a retirar. La verdad… ¡No lo sé! (se ríe). Mientras la salud me respete, mientras la voz funcione, mientras podamos realizar tours por el mundo y, algo muy importante, mientras tenga la motivación y fans por los que continuar con la música… ¿Tal vez por 10 años más? ¡Quién sabe! No hay nada planeado al respecto… Definitivamente no lo hay.

Daniel Ortega: En mi opinión personal, Udo, creo que el Heavy Metal es un estilo de vida… Una vez que empiezas con ello, ya no hay forma de detenerlo hasta el día en el que… Aterricemos en la tumba.

Udo Dirkschneider: Totalmente de acuerdo contigo.

Daniel Ortega: Una última pregunta o, más bien, una petición… ¿Podrías dedicar unas últimas palabras para tus fans en España, tu segundo hogar?

Udo Dirkschneider: Ojalá podamos volver pronto para dar conciertos por España cuando hagamos el tour por Europa a lo largo de 2022. Deseo, dentro de una situación de normalidad después del “bicho”, podamos vernos pronto en los conciertos. Nos encanta tocar aquí porque los fans españoles son muy entusiastas, leales al grupo, siempre amables y capaces de generar muy buen rollo con nosotros. Pero, hasta entonces, por favor… Cuidaos mucho.

Daniel Ortega: Udo, de verdad, no me canso de decírtelo, ha sido un verdadero honor charlar contigo una vez más, en esta ocasión apartados del “bullicio” del backstage… Te aseguro que ha sido una experiencia inolvidable.

Udo Dirkschneider: Muchas gracias por el apoyo.

Daniel Ortega: Espero podamos verte de nuevo a lo largo de 2022, cuando regreses con U.D.O. a España, para disfrutar de nuevas actuaciones en directo, ya que todos tus seguidores, como bien sabes, te echamos mucho de menos. Gracias por tu tiempo, Udo. Hasta la próxima vez…

Udo Dirkschneider: Nos veremos pronto. Un saludo.

 

Udo se despide con una sonrisa de oreja a oreja justo antes desconectar la cámara. La pantalla se torna negra, pero la imagen de quien acabo de entrevistar permanece nítida en mis retinas durante unos instantes que invitan a la reflexión y, de un modo introspectivo, a asumir la magia de los momentos compartidos con uno de los cantantes más carismáticos del universo del Heavy Metal.

Una vez más, el gran Udo Dirkschneider ha derrochado simpatía y buen humor desde el principio hasta el final de la entrevista, aunque, más bien, podría definirse como una charla entre viejos conocidos que deciden pasar un buen rato charlando de una de las cosas que más les gusta en esta vida a ambos: la música heavy.

Ahora que el lector, junto conmigo, ha llegado hasta el final de esta entrevista, le invito a que haga memoria y traiga al presente algún disco o alguna canción de U.D.O., o tal vez de su época en Accept, para que le acompañe durante unos minutos. Con la particular voz del artista alemán como telón de fondo… Estimado lector, estoy seguro de que, al igual que el humilde redactor que perfila estas últimas líneas, paladeará la magia sonora que nos regala con su música uno de los más grandes artistas, todavía vivos, de la escena metalera de todos los tiempos: Udo Dirkschneider.

ENTREVISTA: Daniel Ortega Del Pozo

Comments are closed.