ENTREVISTA a CARLOS ESCOBEDO (SÔBER)

Foto: Raúl Blanco

Sôber lanza el que posiblemente es el mejor y más trabajado disco de la banda en toda su carrera, “Elegía”, coincidiendo con la salida del álbum y su regreso a los escenarios hemos tenido la oportunidad de charlar con Carlos Escobedo, alma mater del grupo. Una charla muy amena y que agradecemos especialmente a Carlos que tuvo que hacer un paréntesis en su apretada agenda para charlar con nosotros.  

Rock Angels: Lo primero muchas gracias por vuestra atención, es un placer charlar un rato con vosotros. 

Carlos Escobedo: Nada, gracias a ti. 

RA: Fuisteis de los ultimo en ofrecer un concierto “normal” y volvisteis justo el día que veíamos un poco de normalidad al quitarnos la mascarilla, ya podíais haber tocado antes ¿no? 

CE: [risas] Parece que sí, nos fuimos ese día 7 de Marzo con la sinfonía del paradysso en las ventas y hemos vuelto en un momento álgido, la gente se tomó de una forma muy positiva la situación porque a pesar de estar sentados el estar al aire libre y sin mascarillas aunque fuera guardando las distancias de seguridad es lo más cercano que hemos tenido de una normalidad como antes. Nosotros lejos de venirnos abajo y hacer algo acústico a algo así hicimos un concierto muy enérgico para sacar toda esa actitud y esa represión de todo el mundo de estar sentado en una silla. 

 

 

RA: Fuera de bromas, como os sentisteis sobre el escenario del Madrid Escena el pasado sábado

CE: Tengo que decir que estupendamente, tuve un sentimiento que el día anterior habíamos hecho el último concierto por que subirte al escenario después de más de un año y ver que estaba todo perfectamente engrasado, publico, banda, sonido, fue una satisfacción impresionante. 

RA: Solo pudimos escuchar dos temas de “Elegía” el sábado, tuve la sensación de que fue como un partido de pretemporada para la banda, para pulsar un poco el ambiente y la reacción del público a los temas nuevos ¿Por qué no sonaron mas temas nuevos? 

CE: Es que era un poco arriesgado con tan solo una semana de haber salido el disco a la venta meter más temas en el repertorio. Lo que queremos es paulatinamente ir metiendo más temas para que la gente se haga participe y la gente también los asimile, que los escuche antes para ver su reacción en directo. Teníamos claro que había gente que venía con los deberes hechos pero que también había gente que venía a ver a los Sôber de siempre y aun no tenía el disco. En ese sentido queremos hacer lo de una forma paulatina para que la gente no se quede como mirando el tren diciendo “esta no me suena de nada”

RA: De todas formas, no sois de los que habéis perdido el tiempo, un directo y un disco nuevo, como ha sido hacer un disco en plena pandemia. 

CE: Bueno tengo que decir que el disco estaba prácticamente compuesto ante de la pandemia, lo que pasa es que en la pandemia lo que hicimos fue todo el tema de producción, sacar los arreglos, las partes orquestales, las voces barrocas del álbum y todo eso que posteriormente en el estudio tienes que retocar. Tampoco nos trastoco mucho los planes porque en realidad íbamos a parar justo después de Las ventas y sacar disco para final de año, quizás hemos dejado pasar estos primeros meses de este año pero no nos ha trastocado demasiado. Peor lo han tenido al sacar disco en Navidades y que tenían previsto girar al año siguiente cuando llego el parón en Marzo. Dentro de lo traumático que ha sido todo esto de la pandemia, no ha sido tan «killer» para Sôber.

 

 

RA: He visto que habéis dejado fuera bastantes temas, “Elegía” tiene 10 canciones, 11 si consideramos el bonus track del vinilo ¿Cómo se decide en Sôber eso de “este tema si, este no” y que sucede con esos temas restantes?

CE: Tenia 22 temas, están armados,  están bien pero cuando realmente se los enseñas al resto de la banda es cuando se decide los que van, dependiendo de un riff, una melodía, al final lo que haces es elegir que diez u once vas a trabajar y son sobre los que te centras. Teno que decir que en mi caso como me encanta componer pues en cuanto acabe “Vulcano” empecé a hacer temas para el siguiente disco y te juntas con mucho material que eso es algo muy bueno. 

RA: Repasando la discografía de la banda, parece que no habéis tenido suerte con las multinacionales, lo de Universal fue corto y grandes éxitos, son Sony un álbum y ahora con Warner dos álbumes en estudio que por algún motivo pasaron un tanto desapercibidos, ¿Sôber ha sido maltratada por estas compañías?

CE: No creo, lo que pasa es que las multinacionales tiene una forma de trabajar muy burocrática, yo me estoy dando cuenta ahora en esta promoción de que había mucho medios de comunicación que la propia multinacional obvia y dices “oye y por qué no ha venido a vernos tal o cual emisora o web”. Te das cuenta que la compañía tiene un punto burocrático que manda una nota de prensa donde hace cuatro cosas a nivel de promoción y poco más. A nivel de presupuesto para grabación o de libertad te diría que no, tanto Universal como Sony o Warner hicieron muy bien su labor pero la parte de promoción como buen multinacional que son trabajan la promoción de una manera mucho más corta, buscan que el fruto sea muy rápido y pasan al siguiente y en cambio compañías como Dromedario creen en un disco a largo plazo, trabajando poco a poco y dándole la importancia que tiene. No nos sentimos para nada mal porque seguimos teniendo grandes amigos en las multinacionales, lo que pasa es que es otra forma de trabajo, no tiene nada que ver a compañías un poco más independientes. 

 

 

RA: Vuelta a una independiente y os marcáis un Blu-ray muy esperado y un disco que desde mi modesto punto de vista es de lo mejor que ha hecho Sôber, a pesar del parón, ¿crees que estáis en el mejor momento actualmente?

CE: No sé si en el mejor pero si estamos en un gran momento porque lo que dice tú lo corroboro, para mi es uno de los mejores discos de Sôber, si no el mejor, a todos los niveles, no solamente en lo musical, la composición, las letras que es los discos que me he quedado más satisfecho a nivel compositivo, pero también existe la parte de la creatividad del disco que tanto el formato elegido como el artwork todo tiene una coherencia importante, tiene un punto orgánico donde escenifica de una manera más cinematográfica que otra cosa esas canciones, le dan forma a la letra que además están escritas a mano y le dan ese rollo para conseguir que el trabajo sea todo uno. Se ha cuidado mucho la estética que eso es muy importante. 

RA: Los temas de Elegia son muy oscuros musicalmente y muy nostálgicos líricamente, si además le añades que la edición del vinilo, que es la que tengo en mi poder, es soberbia pero en la misma línea como dices da una sensación de tremenda nostalgia ¿hubo varias propuestas sobre la mesa o ese cuervo fue la primera y única opción? como ha llegado la inspiración para hacer estos temas

CE: No, yo lo tenía muy claro además el resto de mis compañeros lo vieron así y me dijeron que si lo tenía tan claro tirara para delante y les pidiera ayuda si lo necesitaba o si creía que podían aportar algo interesante. Los temas del disco cuentan cada uno una historia, un fragmento de mi vida personal, y creo que en ese sentido aunque al final computan todas, cada una tiene un matiz y un rasgo diferente y hace que sean como pequeños capítulos de un libro que evoquen de alguna forma a los primeros discos de Sôber. 

 

 

RA: El disco tiene varios invitados, y todos muy grandes, Eric, Saulo, Jagoba, Tony Martínez, pero a buen seguro la que os ha hecho más ilusión fue la de La bien Querida y esa versión de Eclipse ¿Cómo surgieron todas esas colaboraciones? 

CE: Sabes lo que ocurre que esas son las cosas  buenas, por darle la vuelta a la tortilla, que ha traído la pandemia porque tienes más tiempo, vas un poco más relajado, puedes dedicarle más tiempo al arte del disco, a ver los dibujos y cuando una canción como “Eclipse” que surge de la guitarra acústica y la voz de una manera muy íntima empiezas darle forma y empieza a entrar todo el grupo para darle ese puto más épico te encaja y te gusta pero dices “Ostias, es que acústico tenía un feeling buenísimo. Y por qué no hacer este tema con ese rollo que hecho durante la pandemia con piano y voz” Ye elegir una voz, que lo obvio sería una dentro del rock, femenina y con potencia, porque no elegir todo lo contrario, lo opuesto, la sensibilidad, la sutileza, y en ese sentido si hay una cantante y compositora que tiene ese punto en la voz, que es la Jeannette del siglo XXI, y que tiene esa sensibilidad es Ana, La bien Querida. Yo se lo propuse y la verdad es que fue muy sincera porque me dijo “probamos y si sale y tiene esa química tiramos hacia delante y si no, pues lo dejamos aquí y tan amigos”, así que fuimos al estudio, pusimos un micro y aquello empezó a fluir, empezó a empastar, y como es una canción que dentro de la lírica tiene esas dos visiones, ese punto de contradicción de que uno cuenta una cosa y otro cuenta otra pensé que podíamos hacer un dueto donde ella cuente y yo cuente y en el estribillo entre los dos empujemos. Ha quedado una canción que esta todo el mundo destacando porque es sutileza pero al final es mucho sentimiento. 

RA: Lo siento, pero me niego a dejar pasar la oportunidad de hablar del quinto Beatle en Sôber, y seguro que sabes que hablo de Alberto Seara. Yo he tenido la suerte de ver trabajar a este monstruo y es impresionante. El sonido de Elegia es una auténtica barbaridad, ¿Qué sería de estos Sôber sin “Flor”? 

CE: Claro, de Alberto [risas]. Me alegra que lo nombre. Yo en este disco he querido trabajar con el de una forma diferente, porque he hecho yo toda la preproducción y la maquea en casa y en el local y él ha cogido las riendas de la parte de sonido cuando hemos llegado al estudio, de alguna manera hemos ido potenciando paso a paso lo que era la capacidad del disco. El, como no, potencio la grabación, potencio esa mezcla de sonido y luego Dave Donelly llego y le dio otro punto. Han sido pequeños espacios en el tiempo donde han ido creciendo poco a poco. Al final Alberto Seara es nuestro técnico de sonido, es nuestro amigo, lleva más de veinte años trabajando con nosotros y es una pieza clave a todos los niveles. Tener un equipo técnico durante tantos años al final ya no son amigos ya es familia y cada uno aporta lo que puede y además nos compenetramos muy bien. Además en Cube hacemos producciones para otros grupos él y yo juntos y sabemos los dos lo que queremos cada uno, tenemos un “matrimonio musical”

 

 

RA: “Elegía” suena a Sôber por los cuatro costados, me encanta hacer esta pregunta y no la puedo hacer prácticamente a ninguna banda, ¿Qué se siente al leer criticas de discos en medios definiendo a algunas bandas como “suenan a Sôber”? debe ser para sentirse muy orgulloso de haber creado un sonido tan personal e influenciable ¿no? 

CE: Eso enorgullece, te da ese punto de madurez, sin creértelo del todo porque tampoco he inventado la Coca Cola, al final lo que hemos hecho ha sido lo que nos ha gustado, hemos creído en ello, hemos puesto todo el cariño, el trabajo, el esfuerzo, la sinceridad, porque creo que uno de los momentos más sinceros es cuando tomo la decisión de tomar un descanso por ver como la banda poco a poco se estaba desvitalizando y preferí hacer una parada para cuando volviéramos que sintiéramos lo mismo. También yo creo que esa responsabilidad y esa credibilidad por parte del grupo deja ese poso y eso hace pensar a otras bandas “ostias, tienen una carrera intachable por que han sido honestos consigo mismos”. La esencia del grupo sigue siendo la misma, escuchas diez o quince segundos ya sabes que somos nosotros. En cube he hecho muchas producciones de bandas que buscaban ese concepto de sonido y ese momento de acercamiento a ese sonido. Empezamos siendo los Héroes del Silencio cañeros, o los Tool españoles, y de repente nos convertimos en un referente y eso al final pues te enorgullece, te ensancha el pecho. 

RA: Ya estamos viendo fechas de gira ¿tenéis cerradas muchas ya o vais poco a poco?

CE: Vamos poco a poco porque queremos cuidar en cada recinto que estemos, estamos en momentos delicados y de momento tenemos una cosita en la FNAC de Bilbao, luego tenemos Vitoria, el 28 en Murcia, el 7 en Baiona, el 8 en Alicante, luego las fiestas de Leganés de San Nicasio. Vamos a hacer cosas siempre midiendo todo y respetando el show que tiene que dar Sôber, el ryder, y ese tipo de cosas que siempre son importante para que la gente cuando te vea nos vea en su máximo esplendor y no de cualquier manera. 

 

 

RA: Antes de despedirnos, una curiosidad que tengo ¿podemos dar por muertos a Savia y a Skizoo? 

CE: Bueno, la palabra “muertos” yo no la diría nunca porque realmente cada banda ha hecho tres discos, las canciones siguen ahí e hicimos además una banda de veinte aniversario que fue una maravilla porque nos reencontramos todos incluido nuestro amigo Morty y Jesús, que formar parte de Savia y Skizzo y es una familia completa. Cuando quisimos contar los veinte años de Sôber no podíamos contarlos sin todo eso que pasó, entonces no se descarta que de aquí a unos años volvamos a hacer algún concierto junto y volaos a retomar esas canciones, yo nunca daría por muerto algo como canciones, algo que sigue ahí. 

RA: Muchísimas gracias por vuestra atención, me gustaría terminar con un mensaje vuestro para los fans de Sôber. 

CE: Desde aquí invitar a todo el mundo que compre “Elegía”, que siga creyendo en el formato como lo hacemos nosotros y que vayan a todos los conciertos que puedan, no solo de Sôber, si no todos los que haya para apoyar a la cultura, a muchos compañeros que han estado y que siguen estando en situación  complicada. Que apoyemos todos la música, ese es el mensaje más sincero y más honesto. 

Agradecimientos: Rober Villandiego. El Dromedario Records. 

Entrevista y fotos: Raúl Blanco

Comments are closed.