REVOLUTION SAINTS – Rise (2020) Review

Hay un dicho muy castizo, a la par que obsceno, que viene a decir que, con buenos ingredientes, se cocinan buenos platos. Evidentemente, Deen Castronovo (The Dead Daisies, ex-Journey, Bad English), Doug Aldrich (The Dead Daisies, Burning Rain, ex-Whitesnake, DIO), y Jack Blades (Night Ranger) son de los mejores ingredientes que uno pueda desear para su menú a la carta.

Es uno de esos casos en los que tres son muchos, independientemente de que un álbum no es un directo y permite añadir detalles y colaboraciones que, lejos de falsear, dotan de riqueza la obra.

El caso es que estos tres ases, bien arropados por Frontiers, puesto que Serafino Perugino ansiaba un grupo con Dean a la voz y la producción es de Alessandro Del Vecchio, nos ofrecen su tercer trabajo, tras la gran acogida de los dos anteriores. Temas escritos por Del Vecchio, Aldrich y Blades, con aportaciones de Dan Rossall (Passion). Salvo la balada Eyes Of A Child, obra de Jack Blades y Tommy Shaw. En definitiva, tres en primera línea pero un gran trabajo de equipo.

Rise ha elegido muy bien su apertura, y su primer vídeo, puesto que, en mi humilde opinión, dentro de un gran nivel general, When the Heartache Is Gone es el tema estrella del álbum. Muestra las mejores cualidades del trío, con la voz de Castronovo brillando sobre su propia batería y el bajo de Blades, pero con la potencia y virtuosismo de Aldrich para configurar un corte al más puro estilo Journey. No es lo común en el disco, puesto que otros, a pesar de que la voz de Dean pudiera indicar lo contrario, no son tan cercanos a los de la banda capitaneada por Neal Schon. Composición, dulzura y fuerza de la mano. Price We Pay es el precio que todos hemos de pagar, en la vida y en el rock melódico. Voces corales, suavidad y clase contrastada. Guitarras enérgicas y base rítmica a tope para el inicio del corte que da título al álbum. Otro temazo y buena elección. Mantiene las cualidades del primero y, desde luego, sigue mostrando un Doug desatado y, en mi opinión, en el estilo y sonidos que más le hacen brillar. Si es que es posible hacer distinción en una carrera tan maravillosa.

Los teclados abren la melódica Coming Home, mientras el charles y el bajo adornan la ya de por sí fantástica voz de Castronovo. Melodía, estribillo y dulzura bien rematados por la guitarra. Closer es el segundo vídeo, en este caso lyric video, que nos presenta, con un tono melancólico, el lamento por lo perdido en el pasado. ¿Un amor? Autobiográfico o no, es creíble y encaja perfectamente en el álbum y en el estilo de la banda. Pero, tras caer, es necesario levantarse y volar alto para sobrevivir al menos un día más. Higher lo propone subiendo metrónomo y decibelios y con una voz más rotunda. El teclado y todo el tratamiento del sonido nos hacen recordar los 70 y comienzos de los 80. Doug se arranca por Schon y el bajo golpea a tope. Estribillo y coros de 10. Uno de los mejores cortes de Rise.

Talk to Me y sus efectos cambian de dirección, con la oportuna colaboración de Lunakaire en las voces. La presencia, una vez más, del teclado en It´s Not the End (It´s Just the Beginning) nos hace reiterarnos en la idea de que Alessandro es el cuarto miembro de Revolution Saints aunque no figure como tal. Temas como éste hacen más que necesaria la presencia del teclado en los directos. Se pueden defender sin él, pero no es lo mismo. Buen corte también y muy acertados los efectos de guitarra en un solo memorable. En los directos se recorren miles de millas y algunos kilómetros más. Million Miles es mucho más y es también la siguiente canción, una vez más apoyada en el teclado y las guitarras y con la voz de Dean en sus registros más altos y melódicos. Dice que caminaría un millón de millas por ti. Igual exagera un pelín, pero le queda genial. Este corte también nos trae a la memoria los de la banda de San Francisco.

Pero, camines mucho o poco en esta vida, si apuestas, o ganas o pierdes. No hay empate. Win or Lose es lo que sigue. En este caso ganas, porque el tema no desentona para nada en el conjunto y tiene un tono alto que viene muy bien en estos tiempos que corren. Cerramos los ojos e imaginamos ser unos niños. Eyes of a Child cierra el disco con la composición de Blades y Tommy Shaw, otra vez con el teclado como base. Cambiamos de voz, de detalles producción y hasta de subestilo, si quieres. Pero nos quedamos con ellos, con Revolution Saints (y sus colaboradores) y con Rise, un trabajo enorme que me ha gustado mucho rockangelin@s.

Toño Martínez Mendizábal

Track List

1 When the Heartache Is Gone

2 Price We Pay

3 Rise

4 Coming Home

5 Closer

6 Higher

7 Talk to Me

8 It´s Not the End (It´s Just the Beginning)

9 Million Miles

10 Win or Lose

11 Eyes of a Child

Comments are closed.