HOLLYWOOD VAMPIRES – Rise (2019) review

A los “vampiros de Hollywood” les gusta más la oscuridad y las tinieblas que la fiesta y el confeti. Reconozco que no tenía ni idea de por dónde irían las composición de 3 grandes de la música y el cine como son Alice Cooper, Joe Perry y Johnny Depp, tras un primer larga duración dónde se dedicaron principalmente a versionar grandes temas del rock de los “amigos borrachos ya fallecidos” de Alice (sus “dead, drunk friends” en sus palabras). De hecho, los “Hollywood Vampires” era el nombre de un club que fundó en los 70’ Alice con un grupo de amigos, que regularmente alternaban por algunos garitos de L.A. para beber hasta que saliera el sol. Por allí pasaba regularmente gente como Keith Moon, Ringo Starr, John Lennon, Marc Bolan y muchos más, que entiendo os resultan familiares…

Pues bien, tras la buena química de ese primer disco y un buen número de conciertos, decidieron entrar al estudio a grabar un disco principalmente de tema propios. Y he de decir que me han sorprendido positivamente. Se nota que no tienen problemas de llegar a fin de mes y que se pueden permitir el lujo de hacer la música que les plazca, sin necesidad de preocuparse si van a vender más o menos discos. Porque desde luego, lo que nos encontramos aquí, no son composiciones sencillas, radiofónicas, en la línea de las creaciones más comerciales que tanto ALICE COOPER, como AEROSMITH han hecho en muchas fases de sus carreras. Podían haber hecho un disco para petar las radios americanas. Pero no, esto va de rock duro, áspero, oscuro… de letras lúgubres, corrosivas… de drama. De rock sin concesiones.

Si ya las 3 primeras canciones que escribieron para su primer disco dejaban entrever de qué iba su rollo (“The last vampire”, “Raise the dead” y “My dead drunk Friends”), la mayoría de los temas de este “Rise” destacan por su sonido grave, algo saturado, por la voz en muchas ocasiones maliciosa de Alice, y en general por una propuesta de rock donde lo que brilla son precisamente los nombres, y no la luminosidad de las canciones. Alice Cooper y Joe Perry están magníficos durante todo el disco, destacando también la versatilidad de Johnny Depp (voces y guitarra) y del gran guitarrista Tommy Henriksen, quien además de con Alice, ha trabajado con DORO, GEORGE LYNCH… Realmente toda la banda suena compacta y bien engrasada.

El disco asusta un poco de inicio con 16 temas, pero realmente 4 son unos breves pasajes que hacen de unión entre los temas. Además han metido 3 versiones, el bien conocido “You can’t put your arms around a memory” del gran JOHNNY THUNDERS cantado con muy buena nota por Joe, el punky y en mi opinión algo repetitivo “People who died” de la JIM CARROLL BAND (si el tema lo cortan a los 3 minutos hubiera sido un pelotazo) y por último el mítico “Heroes” de DAVID BOWIE, cantado por Johnny con la suficiente intensidad como para redondear un cover más que decente. Pero creo que lo más reseñable e interesante, son los 9 temas originales que han compuesto.

El disco se inicia con un “I want my now” de 7 minutos (nada de empezar con el típico single rockero de 3 minutos), que empieza con unas guitarras tremendas de Joe y va in crescendo hasta que entran los teclados y las voces. Alice aúlla de inicio un “Dark inside the pain / lost in the mundane”, que indica que aquí, edulcorantes, los mínimos. Un buen tema de inicio, duro, rasposo y con muchas capas de música (3 guitarras, teclado, bajo y batería… dan para mucho). El inicio de bajo de “Who’s laughing now” me recuerda a los solos de bajo de Gene Simmons, aderezado por un guapo “talk-box”. Por más que sean las guitarras las que mandan en este disco, este tema está pilotado por el bajo y el tema se contonea malicioso, con un gran Alice de nuevo. Aquí brillan los 3, ya que además del genial solo de Joe (muy a los AEROSMITH más recientes), se le une un puente chulo que creo que canta Johnny. Tiene buena voz, nuestro Jack Sparrow…

Tras un buen “Boogieman suprise” en una línea similar a los dos temas iniciales y aderezado con unas instrumentaciones muy chulas, el grupo se divierte un poco con “Welcome to Bushwackers”. Invitan a Jeff Beck a hacer un genial solo y Alice canta cosas como “Girls used to jump on me when I was 23 / they still do” (pura chulería de estrella del rock). El tema es un rock n’ roll Americano, con olor a tabaco y a whiskey barato (o caro en su caso) y las risas que se escuchan al final confirman que se lo pasaron cojonudamente grabándolo. Tema muy chulo y que rompe con la línea oscura inicial. Pero unos vampiros no pueden estar mucho tiempo de fiesta y “Git from round you” nos devuelve sin contemplaciones a sus sótanos lúgubres, mugrientos, que es dónde parece que les gusta moverse a estos HOLLYWOOD VAMPIRES. A los que les guste saber lo que escuchan, les recomiendo encarecidamente que se lean las letras de los temas, porque acompañan perfectamente a la música y nos transportan por los pasadizos de todas las bajezas humanas.

Para el final del disco, nos encontramos con las que son para mí los mejores temas del disco y también los dos menos inspirados. Por un lado “We gotta rise”, es completamente prescindible en mi opinión. Parece una canción de feria, repetitiva y que no me transmite nada… mi repaso al tema, dura lo mismo que la canción en mi reproductor. Ya he comentado que el cover “People who died”, es demasiado largo y repetitivo… podría ser un temazo de 3 min, macarra, punky y cantado con mucha actitud… pero se convierte también en un tema largo y repetitivo… En cambio “New threat” sigue la línea oscurilla del disco, siendo para mi, en este caso, uno de los temas que más me gusta: chulesco, directo, bien ejecutado y con la banda sonando perfecta. Seguro que será un pepinazo en directo.

De largo mi tema favorito del disco es un soberbio “Mr. Spider”, dónde sobresale el mejor Alice Cooper de todo el disco. 6 minutos de disfrute que empieza con acústicas y la voz maléfica de Alice, que te van metiendo hipnóticamente en una especie de pesadilla que desemboca en un maravilloso estribillo (de los pocos o el único melódico del disco). A pesar de sentir el lamento y la tristeza en su letra (“Darkness for me… is all I know”), realmente el estribillo te eleva el alma y el ánimo. El tema lo corona un solo magistral de Joe, redondeado un tema realmente fantástico, de los que pagan todo el disco. Cierran con un curioso y muy interesante “Congratulations”, raro de inicio, pero que gana mucho con las escuchas. Sobre una base de guitarras acústicas, los 3 actores principales, más Tommy, van recitando 4 poesías, cada uno con su voz, con su entonación… y con unas letras que de nuevo, merece la pena ser leídas. Un final distinto y muy acertado. No llega a la intensidad y emoción sublime del “When the walls go down” de mis queridos EVERGREY, pero me ha recordado algo la idea… música y poesía recitada yendo de la mano.

Alice Cooper, Joe Perry y Johnny Depp, no necesitan presentaciones. Y no necesitan agradar a nadie. Componen y tocan rock, porque les gusta y lo que ahora les ha apetecido es bajar a los infiernos y regalarnos una buena colección de temas oscuros, rasgados, con unas letras tristes, depresivas… rock para pocas fiestas, pero para mucho disfrute. No será un disco que cambie la industria ni pase a la historia, ni mucho menos. Pero seguro que ellos se han quedado bien a gusto… y seguro que yo le seguiré dando muchas vueltas y no será de los que pasan rápido al fondo del cajón.

Iñigo «Metalson» (The Lux Team)

 

 

 

 

Dirección y Webmaster - Carlos Destroyer
ROCK ANGELS Hard, Heavy & Melodic rock web & radio show