YES: Fly from here (2011)

El regreso de los mastodónticos Yes sin uno de sus fundadores (John Anderson), era cuando menos mosqueante. Para reemplazar lo irremplazable Benoit David, un desconocido del que se decía imitador de Anderson. Al escuchar el disco hemos descubierto que el tal David no se conforma con imitar al más puro estilo Arnel Pineda vs Steve Perry.

Los que se han copiado a si mismo son los propios Yes, pero no se asusten, no es en todos los temas y además el resultado es magnífico. El primer episodio corresponde a la suite de cinco partes “We can fly” . Se da el caso de que hay un buen número de los componentes que grabaron el excelente “Drama”, tanto por sonido como por la comentada línea del álbum; aunque “Overture” se alimente de la sangre de “Roundabout” y “We can fly” nos transporte con sus melodías a lo mejor de “Going for the one”. Este tema me parece uno de los momentos más inspirados de Yes, refiriéndome al material de sus últimos veinte años. Lo más reconocible del caso son el bajo y guitarras de Squire y Steve Howe, mientras que las voces dobladas en el estribillo al modo John Anderson pueden llevar a la confusión y pensar perfectamente que el mítico vocalista de Accrington está interpretandola.

“Sad night at the airfield” repite con una preciosa intro de Steve Howe el “chorus” de la anterior pieza, después evoluciona hacia una balada sinfónica de lo más agradable, con una curiosidad, hay un solo hacia el final del tema en el cual Steve Howe me recuerda a David Gilmour.

“Madman at the Screens” vomita a los Yes del “The Yes album”, un emocionante rock progresivo para nostálgicos setenteros, tan trillado por ellos mismos como genial. Los pasajes de Geoff Downes reviven con acierto a Rick Wakeman o Tony Kaye con el absoluto dominio de organos Hammond, pianos, melotrones…mientras, “Bumpy ride” y “We can fly reprise” cumplen perfectamente como instrumentales y repetición de la overtura de la suite.

La otra parte del disco se desarrolla de manera diferente a la de la suite, enarbolando la bandera del álbum “Drama” con “The man you always wanted me to be” como estandarte; brillante y agradable pop sinfónico ejecutado con elegancia por todos los miembros de Yes. “Life on a film set” es muy similar al tema “In the court of the Crimson King” de King Crimson en su primera parte, progresando musical y vocalmente hacia derroteros que identifico en los surcos del “Relayer”. Los Yes más comerciales son los de “Hour of need”, tan retro como acústico y acicalado.

Notable es el instrumental “Solitaire”, en el cual Steve Howe saca la clarividencia que se le presume, inspiradísimo y clásico, si te cuentan que es un sobrante de una sesión setentera, picarias fijo. Finalmente la espacial “Into the storm”, que deja muy buen sabor de boca para un buen disco, muy bien producido por Trevor Horn, y con una portada acojonante de Roger Dean

Caído en Little Big Horn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Dirección y Webmaster - Carlos Destroyer
ROCK ANGELS Hard, Heavy & Melodic rock web & radio show