VII ANIVERSARIO ASOCIACIÓN BURGOS HEAVY METAL – Crónica

CRISIX / LEO JIMÉNEZ / AD ETERNUM / ANTECESSSOR / BUMPER
Sala Andén 56, Burgos, 7 diciembre 2019

El pasado sábado 7 de diciembre celebrábamos la Asociación Burgos Heavy Metal nuestro VII Aniversario con un buen evento de lo que más nos gusta, nuestra querida música y en nuestra querida ciudad, Burgos. Aporto mi pequeño grano de arena a esta Asociación que poco a poco va creciendo en tamaño y en la calidad de los eventos que realizamos.

Tras un 2018 dónde nos lanzamos a la piscina con un evento a doble jornada, capitaneado por REFUGE, STRIKER, LEIZE y SILVER, y un puñado de otras buenas bandas, este año volvíamos al formato de una sola jornada, con un cartel en el que sobresalían CRISIX, que llegaban a Burgos tras su exitoso paso por Japón y por Estados Unidos, y LEO JIMÉNEZ, que presentaba su “Mesías” en la capital burgalesa.

Cuando el reloj daba las 20:00, un puñado de valientes metaleros desafiaban al frío legendario burgalés haciendo cola fuera. Dentro otro puñado de valientes llevábamos más de 5 horas preparando todo y estábamos ya un pelín exhaustos, aunque que nadie lo dude, cuando empezaron los primeros riffs, recuperamos de inmediato la sonrisa y las energías.

Aceptaron el reto de abrir la jornada, sabiendo lo que eso significa, los burgaleses ANTECESSOR, que hace más o menos 1 año editaron un fantástico “Ex Libris” que ya reseñamos en Rock Angels, y que es para mí un disco sobresaliente. La banda capitaneada por David Oter nos deleitó con un repertorio basado mayoritariamente en este disco y en el que no faltaron cañonazos como “Patria”, “La memoria del agua” o el intenso “El camino”, que David dedicó a su padre, y que a mí, que conozco la letra y el tema, me puso la carne de gallina. La banda sonó potente, compacta, rocosa, con su particular mezcla de Death, Thrash, Groove… combinando partes muy potentes, con otras más melódicas, pero básicamente premiando la caña. Si alguien no ha escuchado el disco, se lo recomiendo encarecidamente y sobre todo, le recomiendo que se sumerja en las letras, que son uno de los puntos fuertes. Hicieron alguna pequeña vuelta al pasado con el brutal “Predicando en el desierto” de su disco debut “Hijos de la ira” y de su discazo “El peso del alma”, también muy recomendable, tocaron “Muerte digna” y “Fronteras de lo absurdo”. Bolazo para comenzar.

 

 

Tras ellos se presentaban en Burgos los vizcaínos AD ETERNUM, con su primer disco “Dogma” bajo el brazo. Formados por músicos que llevan tiempo en la escena metalera vasca, aunque antes tocando versiones y que en 2018 decidieron lanzarse a la aventura con un nuevo proyecto de temas propios y con una propuesta muy “clásica” de Heavy Metal. Me encantaron “Caballero inmortal”, muy potente y acelerada, casi rozando el Thrash y la más pausada “Sigo Aquí”. Seguro que les veremos más veces por estos lares y poco a poco, entrando en festivales. Fueron muchos los que nos vinieron a hablar de ellos tras el concierto, síntoma de que habían conseguido nuevos fans.

 

 

LEO JIMÉNEZ eran claramente uno de los 2 platos fuertes de la jornada y así se vio en la afluencia de público, pues aquí ya la sala lucía su mejor aspecto de la noche. Dar desde aquí las gracias a Leo que estuvo muy cercano y 100% colaborativo desde el primer día que le contactamos. “La escena la mantenemos entre todos”. El concierto gozó de un sonido espectacular y la banda que lleva, es potentísima. Para la ocasión, contó con el reconocido batería burgalés Matt de Vallejo, sustituyendo a Carlos Expósito. El setlist, fue apabullante y se surtió principalmente de sus discos más recientes como el sensacional “Mesías”, o “La factoría del contraste” y por supuesto de su tremendo “Animal solitario”.

 

 

Para los que no le hayáis visto en directo, decir que su propuesta actual está muy alejada de sus tiempos de SARATOGA. Aquí Leo, apuesta por un metal más moderno, más contundente y él mismo, en lugar de centrarse solo en las voces, toca la guitarra (se le rompió una cuerda en el primer tema y cambió su habitual guitarra blanca, que me recuerda a la mítica ESP blanca de James Hetfiled) e incluso se acompaña de otro cantante, Mr. Korpa, quién le complementa con un registro completamente distinto, tirando de guturales y un vozarrón que asusta…Me quedo con las brutales interpretaciones de “Mesías”, “Ballena negra”, “La ira”, “Hambre” o la ya mítica “No hay más canciones para ti” y la gran “Volar” con la que cerraron. Demoledor.

Tras 3 conciertazos, CRISIX amenazaban con robarnos hasta la última gota de esfuerzo y vaya si lo hicieron… ¡El concierto fue como una apisonadora pasándote por encima! Pletóricos de potencia y con una puesta en escena muy enérgica y divertida (siempre me han recordado a los primeros ANTHRAX), fue imposible no entregarse en cuerpo y alma a los pogos y circle pits de las primeras filas. No me sorprendió ver a los músicos del resto de bandas disfrutando del concierto como unos fans más, con la sonrisa en la boca ante la descarga que veían.

 

 

El setlist fue bestial, con temas de todos sus discos, dónde no faltaron mis grandes favoritos como “Ultra Thrash”, “Frieza the Tyrant”, “Leech breeder” (que abrió), “Conspiranoia” y por supuesto, el que es para mi su mejor tema “Rise… then rest”. Metieron algún tema de su último disco de versiones de clásicos del Thrash americano: el bestial “Toxic Waltz” de EXODUS sonó como un puñetazo en la cara. No faltó su habitual medley donde los miembros de la banda se intercambian las funciones. El desparrame del escenario se vio reflejado abajo, en el foso, donde un servidor se empleó a fondo también… si no recuerdo mal sonaron fragmentos de himnos como “(You Gotta) Fight for Your Right (To Party)”, “Walk” o “Seek and Destroy”,y puede que alguno más… pero mis sentidos estaban a otra cosa. Impresionante concierto que creo que contentó a todos.

CRISIX había consumido las fuerzas de casi todos y mucho público optó por retirarse a descansar, pues ya eran casi las 02:00. Pero un puñado de valientes quisimos quedarnos a apoyar al gran BUMPER, personaje clásico de la escena heavy burgalesa. Desde primeras horas de la tarde ya estaba por la sala descargando, probando y aguantó hasta el final, con la sonrisa en los labios y con ganas de hacérnoslo pasar bien. ¡Chapeau! El concierto estuvo lleno de versiones de grandes clásicos como “Ace of Spades” o el inigualable “Painkiller” que sonó demoledor con Bumper dándole a los parches como si le fuera la vida. Y también temas suyos como la conocida “Perdido en la noche” y la nueva “Sátiros”. El grupo sonó de maravilla y el cantante acabó por el suelo cantando al más puro estilo IGGY POP… pura actitud.

 

Gran evento, con buena organización, buen sonido en la maravillosa Sala Andén 56, unas bandas pletóricas (quizás para algunas fue su último concierto del año y lo cogieron con ganas) y un público que lo disfrutó. Leo me lo decía por la tarde “la escena está tocada… y hay que levantarla entre todos”. Es cierto, desde la organización contábamos con haber metido al menos 100 personas más, para que hubiera sido ya redondo. Pero ni aun así se nos quita la sonrisa de la boca.

Texto: Iñigo “Metalson” (The Lux Team)
Fotos: Jhoger Úlfhédinn

Comments are closed.