SLASH – Crónica (26/11/2014)

SLASH + Monster Truck
Forest national, Bruselas (Belgica), 26 Noviembre 2014
Crónica: Toño Martínez Mendizábal – Fotos: Alba Martínez Semper

Y DE LA CHISTERA SALIÓ DE TODO Y BUENO

Podrá parecer curioso, desproporcionado, propio de otras épocas u otros calificativos, según el gusto de cada uno; pero nuestra primera visita a Bélgica se planeó con el objetivo de asistir al concierto que el mago del la chistera del R&R iba a ofrecer en su capital el miércoles pasado. Luego disfrutamos de un país fantástico, gozando de Bruselas y Brujas en una época en la que ambas brillan con todo su esplendor; pero se trataba del tema de si la montaña no va…, o el que da primero…, o más vale pájaro en mano…Ustedes ya me entienden. Que aunque un buen amigo, habitualmente bien informado, había dado a entender rumores sobre una posible visita del Sr. Hudson a España, eso está por ver y nosotros ya habíamos decidido ir a por él y traéroslo a Rock Angels.

forest

El recinto abrió sus puertas a las 18:30 y ya estábamos allí. Eso sí, acompañados por unos cuantos cientos de fans tempraneros, que se lanzaron, unos a la zona de merchandising, situada nada más entrar a la derecha, y otros a coger su sitio preferido en la pista o en las gradas. Todo ello, en un edificio especialmente pensado para este tipo de eventos, con una organización impecable y unos precios en las bebidas que algunos deberían copiar en salas de grandes ciudades españolas. Una cerveza costaba tres euros. Y ya conocéis las cervezas belgas. Además, sin problemas de acceso para los menores.

monstertruck

En cuanto al merchandising, precios habituales para camisetas, sudaderas, bandanas, gorras…; hasta abrebotellas. Eso sí, no había púas. Esas las reservaban para la apoteosis final.
Con puntualidad belga, a las 20 horas y con el escenario claramente preparado con condiciones para un telonero-telonero, aparecieron los Monster Truck. La banda canadiense (como Todd Kerns y Brent Fitz), revivalista como pocas en sonido y aspecto, demostró que el dúo Jon Harvey (bajo y voz) y Jeremy Widerman (guitarra y voz) llevan el peso escénico, en un grupo en el que también brillan Brandon Bliss (órgano y voz) y Steve Kiely (batería y voz). Poco más de 35 minutos de rock setentero, con buenas voces, fuerza y una música basada en el ritmo que, si bien resultó algo repetitiva, fue muy del agrado de la ya numerosa hinchada de Slash.

slash7

Pero, cuando vas a ver a alguien, vas a lo que vas, y para cuando Slash, Myles y sus Conspirators saltaron al escenario del Vorst Nationaal (en flamenco, el otro idioma oficial) la pista estaba completamente llena y las gradas abiertas (a falta del último anillo) también lo estaban. Y aquí, es necesario resaltar que, mención aparte del público de grada, que suele buscar lo mismo en todos los lugares; el de pista, lejos de mostrar la frialdad de la que algunos habían hablado, tuvo un comportamiento entusiasta y activo, que no tenía nada que envidiar al de nuestro país. Miles de fans estallaron con los primeros acordes de You Are a Lie, que daban el pistoletazo de salida a un conciertazo de 20 temas, en el que hubo de todo y bueno.

myles

Disfrutamos míticos de los Guns como Night Train, Out Ta Get Me, You Could Be Mine, que marcó el primer highlight para buena parte del respetable; o Rocket Queen, con un solazo de 15-20 minutos del amigo Saul, con toques blues, jazz, soul y funky, para aderezar su habitual estilo. También gozamos temas de su primer solitario, como Back From Cali o Ghost; otros del exitoso Apocalyptic Love, como el que abrió el set, Halo o Anastasia (con Godzilla y su doble mástil haciendo las delicias de sus incondicionales) Y, cómo no, una selección de lo mejor, que es mucho, de su World on Fire, con cortes como Avalon, Automatic Overdrive o los aclamadísimos Benath the Savage Sun y el que da nombre al trabajo; que elevaron la temperatura y las pulsaciones para lo que se venía encima: un final apoteósico.
Sin embargo, antes de eso, hubo tiempo para que Frank  Sidoris (guitarra de apoyo en las giras) y, sobre todo, Todd “Dammit” Kerns y Brent Fitz, demostraran que, no solo no conspiran contra su benefactor, sino que le apoyan en todo, sacando lustre a los temas. El primero, con un bajo y unas voces al alcance solo de los privilegiados (se marcó unos Doctor Alibi y Out Ta Get Me antológicos) y, el segundo, con una batería fina y potente, que constituye el pilar del edificio slashiano (solo hay que ver como mantiene y realza el supersolo del Rocket Queen). Finalmente, Myles, del que pocos detractores quedan (eso sí, alguno buen amigo y entendido ;)) es el superdotado que no falla nunca; el singer que transita por medios, graves y agudos a su antojo; el frontman, con personalidad propia y apariencia humilde, que no necesita la minitarima central ni los focos para captar la atención.

dammit1

Slash es de otra galaxia. Es de los pocos que, como el buen vino, mejoran con la edad. Nunca ha pretendido ser un virtuoso a lo Satriani ni Vai. De hecho, dice seguir aprendiendo cada día, tomar lecciones de Myles (que es un gran profesor de guitarra) y no saber cómo se llamaban algunas de las técnicas que utiliza, hasta que se lo dijo su compinche. Sin embargo, ha depurado de tal manera su estilo; ha trabajado y gozado tanto y ha sabido cuidar tanto sus compañías; que, probablemente,  estamos asistiendo al mejor Slash, guitarrísticamente hablando, que hayamos visto nunca de continuo.

brent1

Casi sin darnos cuenta el evento encaraba su final. Lo hizo con un Sweet Child of Mine que enfervoreció a la audiencia, la presentación de los miembros y el primer final con Slither. Después llegó la locura colectiva con Paradise City como único bis, con lanzamiento de confetis y púas, precediendo a los saludos de Slash y la banda, con el sonido de su guitarra apoyada en el suelo, como telón de fondo de un concierto inolvidable.

slash4

No hay truco, ni trampa, ni cartón. Lo que sale de la chistera está en la chistera. En la chistera y en la Les Paul. No aparece por arte de magia. Es fruto del trabajo de un autodidacta genial; de un creador nato que, al menos ahora, ama el trabajo en equipo, pero solo con los mejores, con los que responden. No puede haber trampa porque hay cosas que, al menos los tíos, no sabemos ni podemos fingir. Y esa cara y la actitud que tiene en el escenario son de placer total. Slash con Myles Kennedy & The Conspirators “prendieron fuego” el Bosque Nacional (curioso nombre por cierto) y amenazan con seguir haciendo lo mismo por el resto del orbe con su World on Fire. Puedo aseguraros que arder con ellos es el mejor sacrificio que puede hacerse en el altar del Rock & Roll.

Crónica: Toño Martínez Mendizábal – Fotos: Alba Martínez Semper

 

 

Setlist

You Are a Lie
Night Train
Halo
Back From Cali
Avalon
Automatic Overdrive
You Could Be Mine
Ghost
Doctor Alibi
Out Ta Get Me
Too Far Gone
Beneath the Savage Sun
Mr. Brownstone
Rocket Queen
Bent to Fly
World on Fire
Anastasia
Sweet Child of Mine
Slither
Paradise City

PINCHA EN LAS IMAGENES PARA AGRANDAR

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

One comment on “SLASH – Crónica (26/11/2014)

  1. Pingback: SLASH - Entradas a la venta! | Rock Angels Web & Radio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Dirección y Webmaster - Carlos Destroyer
ROCK ANGELS Hard, Heavy & Melodic rock web & radio show