KHYMERA – Master Of Illusions (2020) Review

Ni monstruo híbrido de la mitología griega ni sueño o ilusión producto de la imaginación. Khymera es, hoy por hoy, un proyecto musical liderado por Dennis Ward (Pink Cream 69, Magnum) al que completan Michael Klein a las guitarras, Eric Ragno a los teclados y Pete Newdeck a la batería. El gran bajista y productor hace ya tiempo que se destapó y dejó de ser una voz de apoyo, para demostrar que puede liderar una banda desde el micrófono, bien acompañado por grandes músicos, desde luego.

Este Master of Illusions, que comienza con fuerza con Walk Away, tiene una característica que me encanta y que, en gran parte, es precisamente obra de la voz de Dennis. Siendo un álbum de rock melódico, y con bastantes coros, no se cae en esa excesiva dulzura que a mí, en ocasiones, termina cansándome, aunque vaya sobrada de calidad. Esa voz rockera y una composición con mucho peso de las guitarras me encantan. I’m ready to walk awayyyyyyy! Pero me quedo con The First Time. Esa primera vez necesita una entrada con teclados, guitarras y coros para pasar, de la mano del bajo, a su estribillo con coros que, como en todo el disco, son una de sus principales virtudes. I´m ready for the first time ¿Lo estás tú? Claro que sí. Temas y solos como estos abren la mente a nuevas experiencias…musicales. No es una ilusión, es Master of Illusions, la canción, que llama a la puerta a guitarrazos y con la batería de Newdeck en modo on. Suave y rebosante de clase, muestra, sin embargo, lo bien que Ward y sus bros saben combinar esas características con ingredientes más contundentes.

El Sol sale y se pone para todos y The Sun Goes Down también lo hace para ti. Su guitarra con efecto y su ritmo contundente son el prolegómeno de un corte serio, en el que teclados y voces llevan gran parte del peso y el estribillo no tarda mucho en imponerse, hasta dar paso a una de las exhibiciones de Michael Klein, que es un verdadero crack. De ahí al paraíso hay un paso. Paradise comienza, una vez más, con los teclados, pero el bajo y la guitarra van de la mano mientras la baqueta golpea el aro de la caja. Es un tema alegre y estribillero, aunque con un toque melancólico en las estrofas.

The Rhythm of My Life plantea algo muy de actualidad. ¿Qué ritmo de vida llevamos? No es una pesadilla. Es verdad. Necesitamos pararnos y pensar, o salir corriendo y volver a lo que verdaderamente es real e importante. Puedes hacerlo con esta canción, que pasa de la melancolía por el tiempo perdido al estribillo esperanzador en cuestión de segundos. Como la vida misma. Follow the Sun comienza y termina con sus pizzicatos y reina con su contundencia hard, su estribillo y su solo. Extraordinario corte y efecto terapéutico que, tan a menudo, busco y encuentro en la música. Me eleva y me hace renacer de las cenizas cotidianas. Por cierto, la producción es impecable en todo el álbum. Es buena una inyección de positividad previa porque Father to Son casi me hace daño, en estos días en los que tanto me acuerdo de él. Sus efectos de guitarra nos llevan a los Khymera más melódicos, con un Dennis que sabe moverse a la perfección en todo tipo de terrenos. Aquí no puedo evitar que me recuerde al maestro Jon. Un corte que seguro le habría gustado firmar.

After All this Time no pierde el tiempo para proclamar su mensaje positivo y presentarnos otro estribillo de categoría, en el que voz principal y coros se funden a la perfección con el solo de guitarra.

Todos somos víctimas y protagonistas de nuestras elecciones; de nuestros éxitos y fracasos y de la suerte. Victim of Your Love te traspasa la culpa por encantadora/or. Pero lo hace sin acritud; como el que repetiría pronto. Así es el amor y también la música. En este caso la de este Master of Illusions que nos está hipnotizando, mientras se acerca al final. Una perfecta mezcla y contribución de toda la banda, más que capacitada para cualquier meta, desemboca en un estribillo con voz rasgada de Ward, que me encanta. Si esto es ser víctima de tu amor, yo me doy.

Hemos de dejar que pase lo que ocurre siempre, que todo se acaba, lo malo y lo bueno. Incluso lo excelente, como este álbum, que se entrega con Just Let it Happen. Precioso. Deja que pase y deja que se quede. Si puede ser, en tu estantería de cds. Se lo merece y se lo merecen. No podemos dejar que todo haya sido una ilusión, un espejismo digital destinado a desvanecerse cuando todo se haya perdido.

Toño Martínez Mendizábal

Tracklist:

01-Walk Away

02-The First Time

03-Master of Illusions

04-The Sun Goes Down

05-Paradise

06-The Rhythm of My Life

07-Follow the Sun

08-Father to Son

09-After All This Time

10-Victim of Your Love

11-Just Let It Happen

Comments are closed.