ECLIPSE – Monumentum (2017)

Es un motivo de satisfacción celebrar que ediciones como ésta lleguen a nuestros equipos de música. Se trata de la confirmación de que la industria musical tiene y cede un pequeño espacio a esos artistas que merecen la distinción de héroes por trabajar para que esto no pare y para que nosotros gocemos con su trabajo. Debemos pensar que la música da paso a los mejores, a los que de verdad aportan algo interesante cuando se reúnen en un estudio para hacer lo que ellos disfrutan y mejor desarrollan. Esa composición de nuevas canciones se forja a base del duro esfuerzo que durante horas supone la búsqueda de esas melodías que sorprendan primero al artista y que luego, convencidos de su autenticidad, consigan hacerlo al respetable una vez que el disco sea distribuido. Este último paso es el definitivo y donde los músicos tienen depositadas sus esperanzas.

Eclipse han estado dos años trabajando duro para descubrirnos ese arduo trabajo que se destapa bajo el título de “Monumentum”. Los habituales sheriffs de la banda, Erik Martensson y Magnus Henriksson, han sido los encargados de trabajar en la composición y de gestar el sexto disco en estudio de una carrera fructífera y totalmente consolidada. Los dos artistas están asociados como hermanos de sangre en esta historia que se llama Eclipse y que sin duda alguna es su vida. Son muchos años juntos defendiendo en perfecta simbiosis lo que ellos consideran es la muestra de su autenticidad musical. En las once canciones que forman “Monumentum” está el sello y la magia compositiva de Erik Martensson. Algunas de ellas han sido compuestas junto a amigos tales como Miqael Persson y Johan Becker. En cinco temas encontrarás la clase y maestría de Magnus Henriksson.

Al lado de la enorme pareja sigue estando el bajista Magnus Ulfstedt y el jovencísimo y nuevo batería Philip Crusner. El importante trabajo del grupo en estudio para las teclas ha corrido a cargo del habitual amigo y colega Johan Berlin, aunque también el propio Erik Martensson ha grabado algunas de las teclas. Una verdadera lástima que Johan Berlin esté tan ocupado con su trabajo fuera de la música y que no pueda ser miembro de Eclipse en directo.

La grabación del disco ha sido realizada en el estudio que Erik tiene en Estocolmo. Él ha sido el responsable de las mezclas y de dar ese sonido tan rotundo al disco. Imagino que en su mesa de mezclas tendrá definido con claridad “Eclipse sound” como la programación que el grupo usa desde aquel exitoso “Bleed and Scream” de 2012. Aquel disco supuso un antes y un después para los suecos. Si bien ya el anterior trabajo “Are You Ready To Rock” de 2008 tenía la pegada y el gancho característico del grupo, fue cuando editaron “Bleed and Scream” cuando la máquina Eclipse encandiló y atrapó a los que ahora nos consideramos sus fans.

Los que nos encontramos en este nuevo “Monumentum” es Eclipse 100%. No hay duda de a qué grupo estás escuchando. Desde el primer acorde de guitarra, sonido de batería y de bajo sabes con máxima claridad que son los suecos los que deleitan tus oídos. No existe despiste posible y es que hoy por hoy la marca registrada Eclipse es perfectamente identificable. Algunos podrán decir que suena a lo mismo que últimamente y otros como yo podremos justificar que el grupo tiene suficiente personalidad y estilo innato como para que sean ellos y nadie más que ellos los que suenen a Eclipse. Dame jamón ibérico todos los días sin problema alguno y experimenta con otro el chopped y la mortadela.

La evolución en este “Monumentum” existe pero no se puede pensar que ésta tiene que ser leída a primera instancia por el oyente, ya que si eso fuese así el giro estaría siendo tan radical que desfiguraría el sentido del grupo. Creo que tendré oportunidad de preguntarles acerca de esta evolución y de dejar que ellos expliquen lo que seguro tienen más claro que nosotros. En este 2017 Eclipse han ido hacia unos temas en general más duros, más heavies. Existen las melodías tan representativas a las que nos tienen tan bien acostumbrados y que sirven de himnos que ser tarareados durante sus conciertos y tras varias horas después de haber acabado éstos.

El disco tiene es su interior once canciones compactas, directas y sentidas con la intensidad propia de una banda que es real. Son cuarenta y un escasos minutos de música en la que no se encuentran huecos que denoten falsedad, farsa o engaño alguno. Desde la inicial “Vertigo” las ideas son muy perceptibles. Magnus y su Kramer son una misma entidad. Afilada como pocas veces he escuchado, su guitarra es una prolongación de su alma rebelde y duro. Al mismo tiempo esa discrección que le caracteriza pierde su valor cuando le imaginas arqueando las piernas y apoyando el cuerpo de su instrumento sobre su pierna para acomodar mejor el riff a la velocidad de su mano derecha.

Para dar confianza al oyente han grabado “Never Look Back” que es sin duda el single más comercial que hasta la fecha han grabado. De fiesta nos vamos con Eclipse. No pares y no mires atrás si lo que te gusta es avanzar. En esas estamos con “Killing Me”. Cantada a doble voz en sus partes de voz principal, esta canción es un canto a la fiereza y a la diversión. Del mismo modo que el anterior, este tema sirve para que nadie mientras lo escucha pare quieto. Con la siguiente canción “The Downfall Of Eden” y sus melodías celtas la banda otorga ese carácter épico a un tema a ser considerado de los mejores de un álbum que no flaquea nunca. Otro nuevo hit a engrosar la extensa lista de canciones 10 que el grupo va atesorando.

Estamos en la canción número cinco y Eclipse sacan su lado más suave con “Hurt” para en forma de balada calmar los ánimos. Personalmente este tema me ha dejado algo frío. Quizás no le he sacado el gusto como si hiciese con otros del mismo editados antes. Puede que lo que más me apetezca de Eclipse sea recibir esa energía que Erik y los dos Magnus originan cada vez que asisto a sus demostraciones de fuerza y melodía por igual. Además de los tres nombrados no me debo olvidar de la aportación del nuevo batería que sustituye al carismático Robban Bäck. Tarea difícil puesto que Robban tenía pegada, estilazo y mucha personalidad. Bien, Philip Crusner tiene también mucho de lo que he dicho para ensalzar la figura de Robban. Parece que Eclipse ha puesto a un buen batería para dar ritmo y consistencia a las nuevas canciones.

Continuamos con “Jaded” que es un rock’n’roll clásico tocado por unos músicos actuales y efectivos al incorporar todo lo que hace alzar un tema hasta lo más alto. Eclipse adaptan y moldean lo que está inventado hacia un terreno propio y muy bien entendido. Algo que cala en el cada más extenso número de fans que siguen al grupo. El disco está grabado sin descanso físico entre las canciones. Es decir, la pausa es de menos de un segundo. Esta técnica hace que no te des cuenta de que el tema ha terminado. Es como si te metes en una habitación sin ventanas. Escuchar este disco es un no parar. “Born to Lead” es la siguiente y no me cabe duda que será una de las favoritas del disco. Estribillo idealmente estudiado y bien plantado por un maestro Erik que hace lo que le da la gana. Sobran las palabras para explicar los juegos que vocalmente hace este sueco de oro. Magnus Henriksson está que se sale. No tiene límites para soltar guitarrazos y riffs destinados a calmar a los más exigentes. Este hombre está llevando su variada técnica hacía esos espacios que son para números uno.

For Better Or For Worse” y “No Way Back” son Eclipse puro. Suenan como he dicho antes a patente y lo hacen marcando la línea identificativa de “Esto es nuestro, ¿alguna duda?”. Sigue “Night Comes Crawling” que empieza muy al estilo Rainbow en su introducción y que luego se transforma en un el utilizado desafío del bombo para marcar la actividad de la canción. El estribillo inventado por Erik es un acierto y el solo de guitarra de Magnus un vicio. En este disco Magnus se ha comedido un poco en la longitud de sus solos para hacer de las canciones un producto más directo. El hacha sueco no deja de sorprenderme por el torrente de notas que saca de su máquina y por la riqueza de sus recursos. Para acabar su nuevo lanzamiento han dejado el tema “Black Rain” que es quizás el más duro y heavy de todos los grabados.

Todo creo ha quedado dicho tras lo expuesto, aunque si debo indicar algo a modo de resumen es que he vuelto a quedarme eclipsado por estas grandes personas y músicos.

Luis Maria Catediano

Track List:

  1. Vertigo

  2. Never Look Back

  3. Killing Me

  4. The Downfall Of Eden

  5. Hurt

  6. Jaded

  7. Born To Lead

  8. For Better Or For Worse

  9. No Way Back

  10. Night Comes Crawling

  11. Black Rain

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Dirección y Webmaster - Carlos Destroyer
ROCK ANGELS Hard, Heavy & Melodic rock web & radio show