BLACK SWAN – Shake the world (2020) Review

¡Cómo para no agitar el mundo! Shake the World va a agitar el mundo del rock. Juntar a Robin McAuley (McAuley Schenker Group), voz y coros¸ Reb Beach (Winger, Whitesnake), guitarra y coros, Jeff Pilson (Foreigner, The End Machine, ex-Dokken), bajo, acústica, teclados y coros, y Matt Starr (Ace Frehley, Mr. Big), batería y percusión, es no jugar limpio; jugar con las cartas marcadas, tirar la moneda con dos caras…En definitiva, saber que no puedes perder porque tienes todos los ases en la manga. Músicos tan extraordinarios y en plena forma (sólo hay que ver las últimas apariciones de McAuley por España), no se unen para hacer cualquier cosa. Vamos que, hasta queriendo, es imposible que hagan algo que no supere el notable.

Shake the World comienza con el tema que da nombre al álbum y sonidos oscuros en menores para dar paso a la potencia que emana de semejante Dream Team (R.I.P. Kobe Bryant, por cierto). El bajo de Pilson y la batería de Starr se apoderan del fondo y Robin y Beach machacan el aro. Big Disaster, cuyo video acaba de estrenarse, aparece mostrando todos esos ases que decíamos antes: Robin y sus compañeros en plena forma, temas potentes y con virtuosismo bien engarzado en las composiciones, estrofas y estribillos al alcance de pocos y un sonido perfecto, en el que todos tienen su espacio y su tiempo. Hard rock potente que complacerá a fans de siempre y a los que han ido subiéndose al carro, que no son tantos como desearíamos. Johnny Came Marching arranca con caja de marcha militar y el ritmo como bandera, sigue con un estribillo con contestación de coros de lo más quedón, continúa con un solo al más puro estilo Beach, de esos de chapaeu, y remata con voces de reporteros de guerra dando las malas nuevas. Realidad.

Hay figuras inmortales, como el que hemos citado más arriba. Almas que no olvidaremos y nos acompañarán mientras nos quede aliento. Immortal Souls está dedicado a ellas y comienza por bajo y efectos para enlazar un riff marca de la casa. Un tema con matices vocales y compositivos que casa con el título y asciende con el estribillo. Su toque ecléctico, y algo más experimental a mitad de tema, no pierde contacto con la línea del mismo, sino que enriquece el corte. Make it There tiene otro enfoque mucho más ligero y esperanzado. Power ballad de corte ochentero, por concepto y sonido, pero que encaja a la perfección en nuestros actuales reproductores. Brillante.

La potente y metalera She’s on to Us llega para volver a la senda más presente en el disco y lo hace con un riff, un estribillo y unas guitarras bestiales. Eso sí, sustentadas en una base rítmica y unos coros de gran categoría. Alegría y poderío hacen su entrada con The Rock that Rolled Away y se constituye como uno de los highlights de Shake the World, añadiendo el suave toque de los teclados a una obra redonda. Un temazo de más de seis minutos, que termina por todo lo alto. A este hard rock le quedan muchas vueltas que dar. Esperemos que no sea por una larga carretera hacia ninguna parte, como dice el siguiente corte. Long Road to Nowhere no baja el nivel, tras su brillante predecesor, y sí que parecen saber hacia dónde se dirigen. Te lo estoy diciendo hace rato. Quieren llegar a ti, seas old school o recién incorporado. Lo merecen por su mezcla de caminos trillados y nuevas rutas con calidad máxima. Llegarán a un lugar sagrado con su Sacred Place, su teclado y su guitarra con pizzicatos y sonido más bluesrock. Con personalidad y maestría Robin te saqueará y repartirá todo para todos, como se supone hacía el de los bosques. Bueno, para todos no; sólo para los que se hagan con esta maravilla. Eso salvo que cambies de idea. Unless We Change es la penúltima flecha, la penúltima canasta y no es mala. Da en el blanco y entra en el cesto suave pero rápidamente, apelando a sus variaciones, sus muchos detalles y tu buen gusto. El piano aparece en el comienzo y la base de United/Divided, una composición dulce y cuidada en la que los registros de McAuley y los coros resaltan sobre una idea que vino a Pilson, tras ver Bohemian Rhapsody, y que se arranca con toques más heavies a mitad de camino. Una maravilla que nos llena de melancolía.

Así es que, en definitiva, Black Swan de patito feo nada. Cisne negro y brillante; cisne hardrockero que mueve sus alas y agita el mundo con su extraordinario Shake de World.

Toño Martínez Mendizábal

 

 

Track list

1. Shake the World

2. Big Disaster

3. Johnny Came Marching

4. Immortal Souls

5. Make It There

6. She’s on to Us

7. The Rock that Rolled Away

8. Long Road to Nowhere

9. Sacred Place

10. Unless We Change

11. Divided/United

Comments are closed.